Los diferentes escenarios posibles después de las elecciones del 6D

El Universal- 02 de diciembre de 2015.

En manos de quienes obtengan la mayoría del Parlamento, de 167 escaños, recaerá el poder con el que se podría amenazar o consolidar la llamada revolución bolivariana

Las elecciones de la Asamblea Nacional (AN) del próximo domingo pueden poner sobre la mesa diferentes escenarios, algunos de los cuales podrían cambiar la dinámica política del país tal como se conoce en los últimos 15 años.

En manos de quienes obtengan la mayoría del Parlamento, de 167 escaños, recaerá el poder con el que se podría amenazar o consolidar la llamada revolución bolivariana, el proyecto político ideado por el fallecido Hugo Chávez, y liderado ahora por su hijo político, el presidente Nicolás Maduro.

Al margen de algunas listas independientes, en la liza compiten principalmente dos claros bandos. De un lado los opositores, ansiosos por hacerse un espacio dentro del poder y generar cambios políticos, pero que no han logrado mayores victorias desde que el chavismo llegó al poder en 1999.

Del otro lado, los oficialistas, que desde que este órgano legislador se creó en 2000, tras un proceso constituyente convocado por Chávez y que disolvió el antiguo Congreso, han impulsado desde allí todo su respaldo al Ejecutivo, que no conoce una Cámara en la que no ejerza la mayoría.

El abogado constitucionalista Hermánn Escarrá explicó que el de Venezuela no es exactamente un sistema parlamentario “pero tampoco es un presidencialismo exacerbado”, justamente porque “tiene un sistema de controles, de competencia y atribuciones muy fuertes” en el poder legislativo y de ahí la importancia de estos comicios.

En un primer escenario, si la oposición obtuviera la mayoría simple, que implica la mitad más uno de los 167 diputados, es decir 84 escaños, podría designar la junta directiva de la cámara, que tomará posesión el 5 de enero de 2016, y de la que nunca ha formado parte.

Es precisamente con esta mayoría que la oposición podría aprobar una ley de amnistía que extinguiría la responsabilidad penal que pesa sobre varios opositores presos, entre ellos el líder de Voluntad Popular, Leopoldo López, condenado a casi 14 años de prisión tras las protestas de febrero de 2014.

Asimismo, podría autorizar al Tribunal Supremo (TSJ) el enjuiciamiento del primer mandatario, así como proponer un voto de censura al vicepresidente ejecutivo y a los ministros, planes estos últimos que ya ha dicho tener en su agenda la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Con mayoría simple también se puede designar a los magistrados del TSJ, al fiscal general, al contralor y, en algunos casos, al defensor del Pueblo, aunque, estos cargos ya han sido elegidos recientemente y su remoción solo sería posible si antes hubiera una solicitud expresa del alto tribunal.

El segundo escenario es el de lograr los tres quintos de los escaños, o una mayoría calificada de 100 diputados, que permitiría aprobar un voto de censura del vicepresidente y los ministros, lo que implicaría su destitución.

El tercer escenario, el que confiere mayor poder, sería la mayoría de dos tercios de los asientos, o 111 diputados, con los que podrían llevarse a referendo aprobatorio los proyectos de ley, los tratados, convenios o acuerdos internacionales.

Esa mayoría permite igualmente destituir a los magistrados, en el caso de que cometieran faltas graves que fueran calificadas previamente por el Poder Ciudadano (integrado por el fiscal, el defensor del pueblo y el contralor).

El chavismo, que ya ha gozado de todos estos poderes, especialmente en este último periodo con la mayoría calificada de tres quintos, espera alcanzar al menos una mayoría simple para poder mantener el orden como hasta ahora.

Con esa cuota de respaldo podrían seguir aprobando los créditos adicionales con los que el Ejecutivo cumple buena parte de sus programas sociales y que, por lo general, representan alrededor de 50 % del presupuesto de la nación.

De lo contrario, cabría aún otro hipotético escenario que sería usar la actual mayoría de 100 diputados oficialistas para que el Parlamento apruebe poderes habilitantes al presidente antes de que se constituya el nuevo, lo que le permitiría dictar leyes y decretos sin necesidad de que esos instrumentos pasen por la Cámara por hasta un plazo de año y medio.

Este paso tendría que concretarse antes del 4 de enero, el último día en el que el actual Parlamento está autorizado para aprobar leyes.

Esta opción, sin embargo, puede ser derogada por la mayoría que constituya el nuevo Parlamento al día siguiente de su toma de posesión.

Escarrá, que formó parte del equipo constituyente que elaboró la actual Carta Magna venezolana en 1999, señala que aunque “todos los poderes son importantes sin lugar a dudas, este -el legislativo- es un poder especialísimo de la democracia”.

Respecto al referendo revocatorio del mandato presidencial -una opción dejada entrever por algunos opositores-, el jurista precisó que solo sería posible con la decisión popular y no a través de una iniciativa legislativa.

En cambio, sí “podría iniciar el juicio político, o podría iniciar el proceso de vejación constitucional, que es lo que llamamos aquí en Latinoamérica el abandono constitucional del cargo”, explicó.

 

Anuncios

Venezuela implementa ley contra el tabaquismo en sitios cerrados

Venezuela celebró el 31 de mayo el Día Mundial sin Fumar con la entrada en vigor de una ley que prohíbe el consumo de consumo de cigarrillos y tabacos en espacios cerrados, ya sean públicos o privados.
 
Esa normativa forma parte de la política gubernamental de declarar entornos libre de humo, promover hábitos saludables y prevenir enfermedades como el cáncer de pulmón, el tipo más frecuente.La resolución del Ministerio de Salud anulará esa práctica en áreas interiores de centros laborales, comerciales, recreativos y medios de transporte, entre otros.
 
Estipula que los propietarios y/o administradores de esos sitios deben colocar en un término de 90 días un aviso público que declare al lugar libre de humo de tabaco y refleje la veda.
 
Incluso contempla multas de hasta 190 mil bolívares (más de 44 mil dólares) y el cierre temporal de los establecimientos para quienes infrinjan la medida.
Con la implementación de la ley, Venezuela ratifica el cumplimiento al convenio marco de la Organización Mundial de la Salud (OMS), firmado en 2003 con vistas a reducir el consumo de tabaco y sus derivados.
 
Asimismo, se suma a países como Cuba, Colombia, Perú, Nicaragua, Honduras, Uruguay y México, China, España, Nueva Zelanda, Alemania, Francia e Italia, entre otros, que adoptaron políticas similares para combatir esa práctica en sus territorios.
 
En esta jornada, el Ministerio de Salud y la Oficina Nacional Antidrogas distribuirán mensajes preventivos sobre los riesgos del vicio y calcomanías alusivas al tema en las calles y avenidas de estados como Miranda, Vargas y el Distrito Capital.
 
Entre otras acciones, intercambiarán cigarrillos por frutas para generar hábitos más saludables, efectuarán sesiones de bailo-terapias, además de conversatorios y promoción de un concurso de dibujos sobre esa problemática en varios centros escolares.
 
En los últimos días el Ministerio realizó cine-foros, jornadas científicas y debates para reflexionar sobre el consumo de esta clase de productos y sus efectos negativos para el ser humano.
 
Según datos recientes de esa cartera, el cigarrillo es causante de 16 mil muertes cada año en el territorio, de las cuales al menos 52 son por tabaquismo pasivo.
Por otro lado, la OMS indica que cada año fallecen cinco millones de personas en el planeta a causa del mal.
 
Esa agencia de Naciones Unidas pronostica que la cifra se duplique en 2030, con una mayor incidencia en países pobres.

10 razones para la Enmienda

1.   ¿Qué es una enmienda constitucional?


La enmienda tiene por objeto la adición o modificación de uno o varios artículos de la Constitución, sin alterar su estructura fundamental.

 

2.    ¿Es igual la reforma constitucional votada en 2007 que la enmienda propuesta ahora?

 


A diferencia de la reforma consultada el 2 de diciembre de 2007, que proponía el cambio o modificación de 69 artículos y tenía por objeto una revisión parcial de la Constitución y la sustitución de varias de sus normas, la enmienda constitucional sugerida ahora apenas plantea la modificación de cinco artículos sobre un mismo tema.

 

3.    ¿Cuál es el objetivo de esta enmienda constitucional?


Eliminar la restricción que impide al pueblo elegir al Presidente de la República, a gobernadores, alcaldes y diputados (nacionales y regionales) cuantas veces sea posible si esa es la voluntad popular.

 

4.    ¿Quién la promueve?

La iniciativa parte de la Asamblea Nacional, y ha sido respaldada por millones de firmas del pueblo.

 

5.    ¿Es democrática y constitucional?


La propuesta de enmienda se ajusta plenamente a lo establecido en la Constitución y permite ampliar los derechos democráticos del pueblo.

 

6.    ¿Por qué convocar el referendo por la enmienda ahora si a Chávez le quedan otros cuatro años en el gobierno?

Porque:
Despejaría el camino hacia el futuro; permitiría trabajar en paz en los próximos cuatro años y concentrarnos en resolver los problemas del pueblo.

Frente a los posibles impactos de la crisis económica mundial para Venezuela, se necesita unidad de comando, dirección, organización y firmeza para tomar decisiones adecuadas, oportunas, que no afecten al pueblo, como ya lo hace el Presidente Chávez.

Ante las derrotas en algunas gobernaciones y alcaldías la derecha fascista mostró sus garras, atacando a las misiones y agrediendo a los bolivarianos; un adelanto de lo que pasaría en el país si llegaran al poder.

Neutralizaría al adversario en sus intenciones de convocar un posible referendo revocatorio contra el Pdte.

 

Chávez el próximo año o en el uso de cualquier variante anticonstitucional o desestabilizadora.
Cuando se va ganando el juego no se cambia al pitcher.

 

7.         ¿Por qué incluir a todos los cargos de elección popular en la propuesta?

Porque:

La Revolución precisa de un liderazgo colectivo.

 

El Presidente solo no puede asumir la gran responsabilidad que implica la continuidad del proceso de transformación de la sociedad venezolana. Para cumplir con las expectativas y necesidades del pueblo requiere del apoyo y la participación de todos los dirigentes que son respaldados democráticamente por el pueblo.

 

El líder de la Revolución necesita estar acompañado por los mejores cuadros a todos los niveles. Nada más alejado de la intención personalista y totalitaria que se pretende achacar al Presidente.

Todos los ciudadanos tenemos los mismos derechos consagrados por la Constitución.

Se rectifica el concepto anterior por uno más incluyente lo cual nos fortalece, hace más coherente la democracia revolucionaria. No hay temor a admitir cuando nos equivocamos.

 

8.          ¿Votar a favor de la enmienda significaría reelegir por siempre a Chávez y a los demás cargos?

      La enmienda constitucional propuesta no garantiza la reelección automática del Presidente. Chávez debería medirse con los candidatos que se postulen para las elecciones presidenciales de 2012.

      Votar a favor de la Enmienda permitiría a Chávez postularse como candidato a Presidente en el año 2012 y el pueblo decidiría si continúa o no en la Presidencia. De igual manera sucedería con el resto de los gobernadores, alcaldes, diputados y concejales.

 

9.          ¿Por qué votar Sí?

Porque:

En caso contrario no podríamos votar por Chávez en el 2012, perderíamos desde ahora a Chávez.

Fortalecería y consolidaría la unidad interna de las fuerzas bolivarianas en torno al líder de la Revolución, sería un mensaje contundente frente a los enemigos de la Patria, dentro y fuera de Venezuela.

Permitiría continuar haciendo los cambios necesarios para tener una sociedad mejor y derrotar los males entronizados en muchos años de gobiernos adeco-copeyanos: pobreza, desigualdad, corrupción, ineficiencia, inseguridad.

 

Ampliaría los derechos democráticos establecidos en la Constitución, y sería el pueblo y no el tiempo lo que decidiría quién podría ser postulado para un cargo de elección popular.

Cuando alguien ostenta un cargo público y lo hace bien debería tener derecho al reconocimiento; de la misma manera que cuando lo está haciendo mal debería ser sustituido a través de un referendo revocatorio, según lo establece la Constitución.

  

10.      ¿Qué pasaría de no ganar el Sí?


La oposición percibiría que se abre su gran oportunidad para activar el referendo revocatorio contra Chávez.

 

Sería el comienzo de una auténtica guerra de desgaste con el objetivo de volver ingobernable el país, y obligar al Presidente a resistir todo género de agresiones en los cuatro años que le restan de mandato.

 

Sería volver a los años del golpe de Estado y el sabotaje petrolero.

 

El envalentonamiento de la oposición estimularía a los enemigos internos y externos de la Revolución para planificar, organizar, financiar y ejecutar acciones de todo tipo para acelerar no solo “el fin de Chávez”, sino el de todo vestigio revolucionario.

 

Se activarían las más variadas formas de retaliación y venganza política contra el pueblo por parte de los oligarcas, cuyas verdaderas esencias fascistas permanecen agazapadas esperando su momento. Solo la fuerza del pueblo revolucionario organizado con su líder al frente ha permitido contener los instintos violentos, discriminatorios, explotadores de grupos económicos y políticos que militan en la oposición.

El enemigo utilizaría todos sus recursos y métodos para debilitar la Revolución y dividir sus filas, fomentando la traición…

 

Patriarcado

Por: Marta Fontenla / Agenda de las Mujeres

En su sentido literal, Patriarcado, significa gobierno de los padres. Históricamente el término ha sido utilizado para designar un tipo de organización social en el que la autoridad la ejerce el varón jefe de familia, dueño del patrimonio, del que formaban parte los hijos, la esposa, los esclavos y los bienes. La familia es, claro está, una de las instituciones básicas de este orden social.

Los debates sobre el patriarcado tuvieron lugar en distintas épocas históricas, y fueron retomados en el siglo XX por el movimiento feminista de los años sesenta en la búsqueda de una explicación que diera cuenta de la situación de opresión y dominación de las mujeres y posibilitaran su liberación.

Las feministas han analizado y teorizado sobre las diferentes expresiones que ha ido adoptando a largo de la HISTORIA y las distintas geografías, estructurándose en instituciones de la vida publica y privada, desde la familia al conjunto de la social. También fueron definiendo los contenidos ideológicos, económicos y políticos del concepto que, conforme a Carol Pateman (1988), es el único que se refiere específicamente a la sujeción de las mujeres y singulariza la forma del derecho político que los varones ejercen en virtud de ser varones.

En los relatos sobre el origen o la creación de los sistemas de organización social y política, del mundo público y privado, hallamos historias conjeturales, considerando algunas que la sociedad emerge de la FAMILIA patriarcal, o las más actuales, que se origina en el contrato. El PODER en el patriarcado puede tener origen divino, familiar o fundarse en el acuerdo de voluntades, pero en todos estos modelos, el dominio de los varones sobre las mujeres se mantiene.

Gerda Lerner (1986) lo ha definido en sentido amplio, como “la manifestación e institucionalización del dominio masculino sobre las mujeres y niños/as de la familia y la ampliación de ese dominio sobre las mujeres en la sociedad en general”. Sus investigaciones se remontan a la Mesopotamia, entre los años 6.000 y 3.000 A.C. “En la sociedad mesopotámica, como en otras partes, el dominio patriarcal sobre la familia adoptó multiplicidad de formas: la autoridad absoluta del hombre sobre los niños, la autoridad sobre la esposa y el concubinato”.

María Milagros Rivera Garretas, señala como estructuras fundamentales del patriarcado las relaciones sociales de parentesco y dos instituciones muy importantes para la vida de las mujeres, la heterosexualidad obligatoria y el contrato sexual. La institución de la heterosexualidad obligatoria es necesaria para la continuidad del patriarcado, ya que expresa la obligatoriedad de la convivencia entre varones y mujeres en tasas de masculinidad/feminidad numéricamente equilibradas. Junto con estas dos categorías se encuentra la política sexual o relaciones de poder que se han establecido entre varones y mujeres, sin más razón que el sexo y que regulan todas las relaciones.

En el patriarcado no todas las relaciones son familiares, por tanto no se puede entenderlo
literalmente sino a riesgo de dejar fuera las demás instituciones sociales que realmente comprende.

La forma de entenderlo como poder de los padres, llega hasta la modernidad, donde el ascenso de una nueva clase, la burguesía, necesita dar otro fundamento al ejercicio del poder para adaptarlo a los cambios producidos. Este nuevo fundamento es el pacto o acuerdo social, mediante el cual se organiza el patriarcado moderno.
Algunas autoras consideran que en la constitución del patriarcado moderno, los varones también pactan su poder como hermanos. Los ideales de igualdad, libertad y fraternidad remiten a este pacto entre fraters.

Celia Amorós, citada por Rosa Cobo (1995), apunta a la constitución de la fratria como un grupo juramentado, aquel constituido bajo la presión de una amenaza exterior de disolución, donde el propio grupo se percibe como condición del mantenimiento de la identidad, intereses y objetivos de sus miembros.

Con la formación de los Estados modernos, el poder de vida y muerte sobre los demás miembros de su familia pasa de manos del pater familias al Estado, que garantiza principalmente a través de la ley y la economía, la sujeción de las mujeres al padre, al marido y a los varones en general, impidiendo su constitución como sujetos políticos.
Las teorizaciones sobre el patriarcado fueron esenciales para el desarrollo de las distintas corrientes del feminismo, en sus versiones radical, marxista y materialista, entre otras.
Desde los primeros trabajos de Kate Millet (1969), para el feminismo radical la sexualidad de las mujeres se considera prioritaria en la constitución del patriarcado. La autora con el término, se refiere a las relaciones sexuales como relaciones políticas, a través de las cuales los varones dominan a las mujeres. Shulamit Firestone (1976) postula como base de la opresión social de las mujeres, su capacidad reproductiva.
Anna Jonásdottir plantea el problema básico de este sistema como: “una cuestión de lucha de poder socio–sexual específica, una lucha sobre las condiciones políticas del amor sexual”. Sigue a Millet y a Firestone al centrarse en la sexualidad y el amor al “cuestionar la forma presente de heterosexualidad dominada por el hombre y las articulaciones del poder sexista en la sociedad moderna en general” (Jonásdottir 1993),

Otras corrientes consideran que las relaciones de reproducción generan un sistema de clases sexual, que se basa en la apropiación y el control de la capacidad reproductiva de las mujeres, y que existe paralelamente al sistema de clases económico basado en las relaciones de producción.

Dentro del denominado feminismo materialista, Lidia Falcón considera a las mujeres como clase social y económica, siendo los padres–maridos quienes controlan el cuerpo femenino y se apropian del trabajo productivo y reproductivo de aquellas. Por su parte, Christine Delphy afirma la existencia de una “relación de producción entre marido y mujer en la familia nuclear moderna, consistente en la relación de una persona o jefe, cuya producción se integra al circuito mercantil, con otra que le está subordinada, porque su producción, que no se integra a ese circuito, es convertida en algo invisible”. En virtud del matrimonio y del trabajo doméstico gratuito, las mujeres comparten una posición común de clase social de género.

En la línea del feminismo marxista, una de sus exponentes más importantes, Heidi Hartmann (1981) sostiene la teoría de los sistemas duales definiendo el patriarcado “como un conjunto de relaciones sociales entre los hombres que tienen una base material, y aunque son jerárquicas, crean o establecen interdependencia y solidaridad entre ellos que los capacitan para dominar a las mujeres”. No es sólo el sistema, sino los varones como tales quienes oprimen a las mujeres. La restricción de su sexualidad, junto al matrimonio heterosexual, como formas de control sobre la fuerza de trabajo de las mujeres son elementos cruciales del patriarcado, que no descansa sólo en la en la familia, sino en todas las estructuras que posibilitan este control.

Para Audre Lorde (2003) las mujeres están expuestas a distintos grados y tipos de opresión patriarcal, algunas comunes a todas y otras no.
En la América conquistada por los españoles, la subordinación de las mujeres se consolida especialmente a través de las Leyes de Partidas, la familia patriarcal y la influencia y poder de la Iglesia católica, continuándose en las leyes de los Estados–Nación que se van constituyendo a lo largo del siglo XIX.

En términos generales el patriarcado puede definirse como un sistema de relaciones sociales sexo–politicas basadas en diferentes instituciones públicas y privadas y en la solidaridad interclases e intragénero instaurado por los varones, quienes como grupo social y en forma individual y colectiva, oprimen a las mujeres también en forma individual y colectiva y se apropian de su fuerza productiva y reproductiva, de sus cuerpos y sus productos, ya sea con medios pacíficos o mediante el uso de la violencia.
Los estudios feministas sobre el patriarcado, y la constatación de que se trata de una construcción histórica y social, señalan las posibilidades de cambiarlo por un modelo social justo e igualitario.
Marta Fontenla

BIBLIOGRAFÍA
Rivera Garretas: “Nombrar el mundo en femenino” Editorial Icaria, 1994
Jonásdottir, Anna G.:”El poder del amor –Le importa el sexo a la democracia?” Ed. Cátedra, 1993.
Pateman, Carole: “El contrato sexual” Editorial Anthopos, 1995
Cobo, Rosa: “Fundamentos del patriarcado moderno” Ediciones Cátedra, 1995
Lerner, Gerda “La creación del patriarcado” Editorial Crítica, 1990
Heidi Hartmann: “El infeliz matrimonio entre marxismo y feminismo (“Cuadernos del Sur Nº 5, 1987)
Audre Lorde: “La hermana, la extranjera” Editorial horas y HORAS. 2003
Millet, Kate:Política sexual” 1975. Editoral Aguilar.
Historia de la Mujer Argentina. Tº III

La Venezuela de hoy… la que soñamos y la que queremos…

Por: Martín Guedez.

 

La Venezuela socialista, entiéndase por ello la Venezuela igualitaria, justa, sin explotadores ni explotados, transición hacia el comunismo verdadero, originario y paradisíaco que aún está muy lejos de alcanzarse. Por un lado, el proyecto cuenta con un enemigo clásico, un enemigo de clase conformado por quienes históricamente han medrado en el infierno de la explotación y los privilegios. Ese enemigo aún tiene una extraordinaria fortaleza, es fuerte y decidido a no desaparecer, sabe que su existencia depende de que el camino al socialismo se detenga o desaparezca, se borre o extirpe, poniendo todos sus recursos en juego. Ese enemigo es formidable, increíblemente inmoral y decidido, sin embargo es un enemigo visible. Es un enemigo que se sabe donde está, cuales son sus armas y cuales sus debilidades y fortalezas.

Hay otro enemigo que se antoja más letal y peligroso. Es el enemigo que llevamos dentro. Lo nuevo no es enteramente nuevo sino síntesis de lo viejo y lo revolucionario. Así como el niño recién nacido es alguien distinto, original, único y nuevo pero contiene la información genética heredada de los padres, así el momento revolucionario tiene mucho de lo viejo. Este “viejo” tan presente en lo nuevo es sin duda un enemigo letal en tanto subsista en el proceso. Se trata de quienes han acompañado la andadura pero van perdiendo la tensión moral -o acaso nunca la tuvieron- necesaria para abrazar un nuevo modo de vida realmente socialista.

Son aquellos camaradas o compañeros que de a poco han ido siendo conquistados por el dulce encanto de la burguesía que, por cierto, tiene sus encantos. Han sido, por así decirlo, burgueses en potencia que nunca antes tuvieron la oportunidad de serlo y ahora han encontrado la vía al ansiado aburguesamiento. Son aquellos a quienes tan pronto el ejercicio del gobierno se los ha permitido se han abrazado con furia y entusiasmo al modo de vida aburguesado porque nunca tuvieron que poner a prueba el abismo y la exigencia entre la palabra, la apariencia y la vida, entre la ortodoxia y la ortopraxis.

Estos burgueses de nuevo cuño son infinitamente más letales que el burgués clásico porque con su mal ejemplo se convierten en sembradores de sombras y ladrones de sueños. Enseñan, desde la pura apariencia, el camino hacia los antivalores que deben ser superados por lo nuevo. Lo hacen desde la trinchera revolucionaria y por tanto generan un cruel desencanto entre quienes los observan. Colocan la utopía realizable de una Venezuela comunal y socialista en términos de una fantasía social haciéndola inalcanzable, siembran el agotamiento y esa sensación terrible del fracaso como destino. Hacen dudar acerca de la accesibilidad de la utopía y promueven con ello el retorno vigoroso de los viejos conceptos.

Desde las experiencias comunales más sencillas el pueblo debe responder con firmeza: La utopía, el sueño de una Venezuela socialista es una categoría crítica de anticipación explícita y no un sueño. Es alcanzable si puede construirse desde ese misterio a un tiempo colectividad e individualidad que es el hombre nuevo. Es materializable si al hacerla real en las cosas más humanas y sencillas, en las cosas pequeñas y cotidianas se comienza a construir la comunidad nueva. La espiritualidad socialista en su más puro concepto es la esencia, el alma y corazón de la comuna socialista. El aporte marxista pondrá a salvo el núcleo racional de la utopía. El carácter milenarista que desde sus orígenes tuvo el concepto de utopía (el establecimiento del reino de Dios en el mundo) deviene, mediante la razón, en construcción de comunidad de paz, de amor, de solidaridad y compromiso, mediante la utilización de los mejores valores humanos. De modo que ni estos ladrones de sueños ni aquellos explotadores de todos los tiempos podrán impedir que la humanidad alcance una sociedad de igualdad y justicia a la que está llamada por su humanidad misma.

En otras palabras, desde las comunas se puede y se debe concretar en armonía entre los valores espirituales y los medios la Venezuela socialista. Es cierto que la experiencia histórica pareciera indicar la imposibilidad de alcanzar el espíritu de la utopía sin la mediación del mesianismo, sin embargo, hoy puede afirmarse que la esperanza espiritual es un elemento mediador entre la irrenunciable utopía y el socialismo real y verdadero. El socialismo practicado y vivido desde las cosas más sencillas se hace palpable, abierto, aún no realizado pero realizable. El marxismo entrega el método que ha sido capaz de trascender los estrechos horizontes del pensamiento tradicional y abre la posibilidad cierta de transformar las condiciones existentes. Con Marx, la filosofía traspasa el universo que le era propio desde Platón como herramienta para explicar las cosas y pasa a ser herramienta para transformar el mundo. En la Comuna debe anidar el espíritu comunal dando a luz al hombre nuevo, el método hará que trascienda. Así como el tren clásico requiere de dos rieles para discurrir y avanzar, la comuna socialista requiere del riel del espíritu comunitario, ético, solidario y nuevo, del mismo modo que el riel del método que vaya haciendo encajar las piezas e impedir el agotamiento.

Sin infraestructura económica socialista no habrá socialismo; sin la espiritualidad propia del hombre nuevo tampoco se alcanzará el socialismo sino nuevos y más dolorosos fracasos. El hombre nuevo terminará aplastado por la explotación y los valores capitalistas y las acciones transformadoras en el ámbito de las acciones de gobierno terminarán siendo una miserable morisqueta y una repetición inequívoca de viejos vicios.