Efemerides del 19 de Febrero

19 de Febrero de 1876: Entrega del Capitolio Federal

Capitolio_de_Caracas

Guzmán Blanco, conocido también como “El Ilustre Americano” decreto el 11 de octubre de 1872 la construcción del cuerpo sur del Capitolio Federal, como símbolo de la estabilidad de Venezuela y emblema de la “Revolución de Abril”. Guzmán Blanco fue conocido por su afán civilizador, marcado por una notable influencia de las ideas, costumbres y arquitectura francesa, país al cual admiraba como cuna de la civilización moderna. Como parte de un plan de gobierno para renovar el país Guzmán Blanco concibió una serie de obras públicas de importancia; entre las cuales se cuenta el Capitolio Federal, obra que además posee un valor político e institucional pues le ha dado sede a los principales poderes y continua siendo el lugar por excelencia de la vida política de la república.

Por medio de un decreto se ordenó expropiar un solar o terreno del convento de las Hermanas de la Concepción entre las esquinas de La Bolsa y San Francisco, para la construcción del cuerpo sur del Capitolio Federal creándose para tal fin una Junta de Fomento del capitolio a la cual le otorgó poder para administrar e inspeccionar las obras concernientes a tan importante construcción. Juan Röhl y el ingeniero Luciano Urdaneta sobrino del magno prócer de la independencia Rafael Urdaneta acordaron la construcción del edificio por la cantidad de 42.893 bolívares suma esta que sería pronta y enormemente excedida. (171.580 bolívares).

El inicio de los trabajos data del 21 de septiembre de 1872 y los mismos cuentan con la supervisión y dirección de Luciano Urdaneta y sus asistentes los ingenieros Manuel María Urbaneja y Juan Hurtado Manrique. La obra debía ser entregada para el 1ero de febrero de 1873 lo cual les daba poco tiempo a los ingenieros, quienes debieron aplicar métodos militares y novísimas estrategias de subcontratación de empresas y trabajos para ejecutar áreas para lo cual no tenían capacidades. La urgencia de terminar para esa fecha la construcción se debe a que para ese momento se cumplían el XIV aniversario del inicio de la Guerra Federal y se requería de un lugar apropiado que alojase al Primer Congreso surgido de la Revolución de Abril de 1870.

José María Rojas, delegado de la Compañía de Crédito, dirigió el 13 de enero de 1873 una singular proclama que decía, entre otras cosas: «Operarios del Capitolio: Al pie de estas murallas, la ciudad entera os contempla para daros una silba horrorosa, si no acabáis la obra para febrero. Apenas os quedan 30 días hábiles para dar esta batalla… » En lugar de «silba» o rechifla, los obreros recibieron aplausos y fueron condecorados por Guzmán Blanco.

El avance en el ritmo de construcción de la obra fue utilizado como muestra de la eficiencia del régimen de Guzmán Blanco llamado también de “La Regeneración”. Un periódico oficialísta, “La Opinión Nacional” del escritor Nicanor Bolet Peraza comparaba al autócrata; con Pericles, ilustre gobernante ateniense que impulso el desarrollo de la civilización Helena. La construcción fue entregada al gobierno el 19 de febrero de 1873, constituida por una fachada de orden dórico con un cuerpo ático central. El día 27 de febrero de 1873 sesionaron las Cámaras Legislativas siendo elegido Presidente del Senado y del Congreso Antonio Leocadio Guzmán padre de Antonio Guzmán Blanco y de los Diputados el General Jesús María Paúl.
En junio de 1873 se reanudaron los trabajos de construcción del resto de la edificación a cargo del Ing Urdaneta, mientras tanto fue contratado Martín Tovar y Tovar para pintar un retrato al óleo del presidente del cuerpo legislativo y de treinta próceres y ciudadanos ilustres de Venezuela. El 8 de junio Jesús Muñoz Tebar jefe del recién creado Ministerio de Obras Públicas contrata a la empresa británica The Crumlin Works & Co Ltd para la elaboración de la gran fuente central y demás obras de hierro fundido y forjado diseñadas por el Ingeniero Urdaneta y en donde aun se pueden ver las siglas “GB” de Guzmán Blanco.

El 10 de febrero de 1876 se iniciaron los trabajos de cuerpo norte o Palacio Federal estando presidida la compañía esta vez por Henry Lord Boulton, continuando como director el Ingeniero Urdaneta. El conjunto en su totalidad se concluyó el 20 de diciembre de 1877. Pero a pesar de su conclusión se siguió trabajando en el mejoramiento de detalles y ornamentación, así como en lo bulevares adyacentes. El patrimonio del Capitolio Federal se enriqueció con la donación de un cuadro del Libertador del artista peruano José Gil de Castro, con los murales encargados a Martín Tovar y Tovar ” La Batalla de Carabobo”, “La Batalla de Boyacá”, y “La Batalla de Ayacucho”, “El Tríptico Bolivariano” de Tito Salas y el Libro de Actas del Congreso de 1811. Entre 1890 y 1892 el Ingeniero Antonio Malaussena dirigió la colocación de la sobrecúpula traída de los Estados Unidos con el fin de proteger las obras de arte, se instaló la luz eléctrica y por un proyecto del Ingeniero Urdaneta se remodeló el interior del cuerpo sur dándole forma de hemiciclo. El nombre de Capitolio Federal sirve para designar el edificio en su conjunto, sirviendo como sede del Poder Legislativo y símbolo de la institucionalidad democrática en Venezuela.

__________________________________________________________________________

19 de Febrero de 2014: Muere Simón Díaz

SIMONDIAZEl 19 de febrero de 2014, Simón Díaz a sus 85 años, muere en su casa de Caracas, tras sufrir por varios años alzheimer, enfermedad que deterioró progresivamente la salud del querido “Caballo Viejo”.

Simón Díaz conocido cariñosamente como ·”El Tío Simón”, se hizo acreedor del cariño de Venezuela por sus innumerables tonadas resaltando las bellezas y las simplezas de su tierra natal. Este músico, compositor y cantante venezolano, oriundo del estado Aragua, deja un legado de folclore y elaboradas piezas musicales.

Desde 1963 -fecha en que grabó su primer disco- Simón Díaz ha hecho más de 70 volúmenes a lo largo de su carrera, ha compuesto innumerables canciones, tonadas, pasajes, boleros, gaitas, joropos, baladas, entre muchos otros.

Con su liqui-liqui y su sombrero dio a conocer su música en otras naciones, inspirada en la vida del campesino venezolano y colaborando con grandes artistas como Mercedes Sosa, Caetano Veloso, Ivan Lins y Joyce, Joan Manuel Serrat, Danny Rivera, Ednita Nazario, Cheo Feliciano, Gilberto Santa Rosa, Franco De Vita, entre otros. Así mismo, destacados directores y compositores de la música académica han llevado las tonadas de Simón Díaz al lenguaje de la orquesta sinfónica y arreglos corales.

Entre las obras musicales del “Tio Simon”  se destacaron “Mi querencia”, “Tonada de luna llena”, “Sabana” “Amor de Peña y Carapa”, “Arbolito Sabanero”, “Arroyito-Arroyito”, “Caballo Viejo”, “Barbacoas”, “Bettsimar”, “El Alcaraván“, “El Becerrito” (La Vaca Mariposa), “El Loco Juan Carabina”, “Mercedes”, “Cristal”, “Que vale más”, “Tonada de Cabrestero”,“El Super Bloque”, “Despedida“, “Pasaje del Olvido“, “El Niño Jesús Llanero

Ha recibido los premios más importantes que otorga su país en materia musical. Fue distinguido con la más alta condecoración que otorga el estado venezolano, como lo es la “Orden del Libertador en su Orden de Gran Cordón”, constituyéndose en el único artista nacional al que se le haya impuesto dicha distinción. Ha representado a su país en Francia, Inglaterra, España, Polonia, Hungría, Irak, Estados Unidos, México, Panamá, Puerto Rico, Ecuador, Chile, Brasil, Cuba y Colombia.

Conocido internacionalmente por su canción “Caballo viejo” (también llamada Bamboleo) que cuenta con 350 versiones en distintos idiomas, interpretada al margen de la tonada, por artistas como Ray Connif, Celia Cruz, Gilberto Santa Rosa, Armando Manzanero, José Feliciano, Julio Iglesias y Placido Domingo, Julio Iglesias, Rubén Blades, Gipsy Kings, Tania Libertad, María Dolores Pradera, Barbarito Diez, Ry Cooder, Martirio y Oscar de León. Recientemente fragmentos de la canción también fueron presentados en la serie musical norteamericana “Glee”.

Simón Díaz también interpreto otras canciones que no fueron de su autoría como “El Negro y El Catire” una composición de Manuel Graterol Santander, “Aquel” de José M. Falcón, “Flor de Mayo” de Otilio Galindez, nuestra “Alma Llanera” de Pedro E. Gutierrez, “Romance en la Lejanía” de Pedro E. Sánchez, así como el tango “Nostalgias“(de Gardel) escrito por poeta Enrique Cadícamo y música de Juan C. Cobián y la que no puede faltar nuestra “Venezuela” de Luis Silva.

De este modo, Simón Díaz, además de ser el personaje icono de la venezolanidad, es también uno de los compositores populares más valiosos y universales de América Latina, convirtiéndose así en una referencia obligada y pieza indiscutible de la historia de la música popular, tanto en Venezuela como en el resto del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s