Distribución de la población por sectores y ramas de la actividad económica.

10.- Distribución de la población por sectores y ramas de la actividad económica.

La distribución de la población activa de venezolana por sectores y ramas de actividad económica ha sufrido grandes cambios en el transcurso de los últimos periodos interesales. Ello origino una transformación radical de su fórmula estructural; 1950 (I-III-II), 1961 (III-I-II), 1971 y 1990 (III-II-I).

 Cuadro 6.                      Distribución porcentual de la población activa de Venezuela

Sectores y Ramas de Actividad

Censos

1950

1961

1971

1981

1990

Sector Primario

43,90

34,60

22,10

17,50

14,12

Agrícola

41,30

32,30

20,45

16,40

13,15

Minas e hidrocarburos

2,60

2,30

1,65

1,10

0,97

Sector Secundario

15,80

18,80

26,78

27,70

24,49

Industrias manufactureras, construcción, electricidad, gas y agua

15,80

18,80

26,78

27,70

24,49

Sector Terciario

31,90

41,00

51,125

54,80

61,29

Comercio

8,80

12,70

18,63

16,80

20,70

Transporte y Servicios

23,10

28,30

32,46

38,00

40,59

No Especificado

8,40

5,60

0,03

0,04

0,01

Población Activa Absoluta (*)

1.700.600

2251.000

3.257.840

4.693768

6.238704

(*) Incluye no especificado y buscando trabajo por primer vez.

Estos cambios han significado una acentuada distorsión de la estructura ocupacional de la población activa ya que el sector terciario ha crecido de manera alarmante a expensas del primario y no como producto del crecimiento sostenido del sector secundario, que más bien se representa con escasa capacidad de absorción de mano de obra. De aquí se desprende de una serie de consecuencias negativas que se resumen en las siguientes partes:

  • La mayoría de la población trabajadora venezolana está ocupada en el sector terciario, en actividades económicas consideradas como improductivas: servicios públicos y privados, comercio, transporte, comunicaciones, finanzas, y representa más de la mitad de la población activa total (51,12%). Es realmente preocupante el aumento desbordado de los servicios públicos, califica do en un alto porcentaje como Burocracia Ociosa. Según el censo de 1981, ocupada en los servicios comunales, sociales y personales alcanzó el 25,36%, y para 1990, el 28,4%.
  • Para 1981 se dedicaban a las actividades agrícolas y a la explotación de hidrocarburos, minas y canteras. aproximadamente el 16,4 y el 1.1%, respectivamente esto significa que el sector primario solo correspondió, para el año referido, el 17,5% de la población activa ocupada.
  • En 1990 correspondió el sector primario el 14,12% porcentaje que se distribuye aproximadamente así 13,15%para la rama agrícola y 0,97% para minas e hidrocarburos. La pérdida de significación de trabajo generado por las actividades agropecuarias es de un gran riesgo para el país porque ello pone en peligro la seguridad alimentaria de la población e incrementa las importaciones y la fuga de divisas, que pondrá en una situación de mayor gravedad el endeudamiento externo de la nación.
  • En el 1981, alrededor de un millón de personas trabajaban en las industrias: manufactureras de la construcción, de electricidad, gas y agua., lo que en cifras porcentuales represento un 27.7 %. Para 1990 el sector secundario absorbió el 24,9 % de la población activa algo superior al millón y medio de efectivo distribuido así: manifactura, 16.27 %. construcción 7.27 %. electricidad, gas y agua 0.97 %. Esta situación evidencia una apreciable contracción de empleo en el sector, producto de la crisis económica general que ha venido padeciendo el país. El sector sigue presentando una escaza capacidad de empleo, en lo cual ha incidido, mucho uso de una alta y sobredimensionada tecnología en las grandes fábricas de las principales regiones industriales del país, y de recepción que ha amenazado a la industria de la construcción, que ha sido tradicionalmente una apreciable generadora de empleos.
  • En Venezuela, la proporción debla población activa con respecto a la población total es todavía relativamente baja, a pesar de haber venido aumentando significativamente en el trascurso del ultima periodo intercensal; en 1971 era de 28,1% y en 1981 de 32,33%. En 1990 se colocó en 34,5%. Estas cifras resultan aún más bajas cuando se comparan con la de los países desarrollados, cuya relación proporcional oscila entre el 36 y 50%. Por tal motivo, el país tiene el reto de alcanzar un grado de desarrollo tal que le permitía ampliar su capacidad para incorporar al trabajo en número cada vez mayor de efectivos de ambos sexos, para poder atenuar el desempleo y el subempleo.

   

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s