Distribución espacial de la población activa

11.- Distribución espacial de la población activa

La población activa, al igual que la población total nacional, esta desigualmente distribuida en el territorio venezolano. La población en capacidad de trabajar busca residenciarse en aquellas regiones o entidades políticas que reúnen las mejores condiciones para conseguir un trabajo estable y lucrativo. Es así como la región Costa montaña-montaña concentro, para 1990, el 78,1% de la población activa, mientras que las regiones de los Llanos y Guayana concentraron apenas el 21,4%. Las cuatro entidades de la región central (Dtto. Federal, Miranda , Carabobo , Aragua) absorbieron el 40% ya que son las que presentan un mayor crecimiento de la industria, el comercio y los servicios y , por lo tanto , las que disponen de un mercado de trabajo mucho más amplio. Por estas razones dichas entidades son las únicas que poseen una proporción de población activa ocupada superior al promedio nacional, que para ese año fue de 32,3%.

 Cuadro 7.      Población Económicamente Activa (1993)

 

Regiones

Población  Nacional

% del Total Nacional

Costa Montaña

4.837.089

78,05

Llanera

1.010.199

16,4

Guayana

308.226

5,0

Venezuela

6.155.513

33,9

Cuadro 8.         Distribución porcentual de  Población

Regiones

Población Nacional

% del Total Nacional

Costa Montaña

76,10

78,5

Llanera

18,62

16,4

Guayana

5,28

5,0

Venezuela

100,00

99,9

Población rural y urbana De acuerdo con su lugar de residencia, la población se clasifica en rural es la que habita centros poblados localizados en el campo. La población urbana es aquella que esta domiciliada en las ciudades.

Para definir a los centros poblados como rurales o urbanos, generalmente se utiliza un criterio cuantitativo. En este sentido, en Venezuela se ha clasificado como rurales los centros de 1000 a 2500 habitantes; y como urbanos, los que superan los 2500 habitantes. Para el estudio de este aspecto se considerarán como rurales los centros de 2.500 habitantes o menos.

El hábitat rural se caracteriza por tener funciones fundamentalmente agropecuarias, que se originan por la agrupación de personas en torno a algunos servicios básicos (mercado, educativo, sanitario, asistencial). El hábitat urbano está representado por el lugar en donde se emplaza una ciudad, la cual esta cateterizada por funciones industriales, comerciales, administrativas y de servicios, que se extienden a una región más o menos extensa y que constituye su área de influencia.

Distribución de la población por sectores y ramas de la actividad económica.

10.- Distribución de la población por sectores y ramas de la actividad económica.

La distribución de la población activa de venezolana por sectores y ramas de actividad económica ha sufrido grandes cambios en el transcurso de los últimos periodos interesales. Ello origino una transformación radical de su fórmula estructural; 1950 (I-III-II), 1961 (III-I-II), 1971 y 1990 (III-II-I).

 Cuadro 6.                      Distribución porcentual de la población activa de Venezuela

Sectores y Ramas de Actividad

Censos

1950

1961

1971

1981

1990

Sector Primario

43,90

34,60

22,10

17,50

14,12

Agrícola

41,30

32,30

20,45

16,40

13,15

Minas e hidrocarburos

2,60

2,30

1,65

1,10

0,97

Sector Secundario

15,80

18,80

26,78

27,70

24,49

Industrias manufactureras, construcción, electricidad, gas y agua

15,80

18,80

26,78

27,70

24,49

Sector Terciario

31,90

41,00

51,125

54,80

61,29

Comercio

8,80

12,70

18,63

16,80

20,70

Transporte y Servicios

23,10

28,30

32,46

38,00

40,59

No Especificado

8,40

5,60

0,03

0,04

0,01

Población Activa Absoluta (*)

1.700.600

2251.000

3.257.840

4.693768

6.238704

(*) Incluye no especificado y buscando trabajo por primer vez.

Estos cambios han significado una acentuada distorsión de la estructura ocupacional de la población activa ya que el sector terciario ha crecido de manera alarmante a expensas del primario y no como producto del crecimiento sostenido del sector secundario, que más bien se representa con escasa capacidad de absorción de mano de obra. De aquí se desprende de una serie de consecuencias negativas que se resumen en las siguientes partes:

  • La mayoría de la población trabajadora venezolana está ocupada en el sector terciario, en actividades económicas consideradas como improductivas: servicios públicos y privados, comercio, transporte, comunicaciones, finanzas, y representa más de la mitad de la población activa total (51,12%). Es realmente preocupante el aumento desbordado de los servicios públicos, califica do en un alto porcentaje como Burocracia Ociosa. Según el censo de 1981, ocupada en los servicios comunales, sociales y personales alcanzó el 25,36%, y para 1990, el 28,4%.
  • Para 1981 se dedicaban a las actividades agrícolas y a la explotación de hidrocarburos, minas y canteras. aproximadamente el 16,4 y el 1.1%, respectivamente esto significa que el sector primario solo correspondió, para el año referido, el 17,5% de la población activa ocupada.
  • En 1990 correspondió el sector primario el 14,12% porcentaje que se distribuye aproximadamente así 13,15%para la rama agrícola y 0,97% para minas e hidrocarburos. La pérdida de significación de trabajo generado por las actividades agropecuarias es de un gran riesgo para el país porque ello pone en peligro la seguridad alimentaria de la población e incrementa las importaciones y la fuga de divisas, que pondrá en una situación de mayor gravedad el endeudamiento externo de la nación.
  • En el 1981, alrededor de un millón de personas trabajaban en las industrias: manufactureras de la construcción, de electricidad, gas y agua., lo que en cifras porcentuales represento un 27.7 %. Para 1990 el sector secundario absorbió el 24,9 % de la población activa algo superior al millón y medio de efectivo distribuido así: manifactura, 16.27 %. construcción 7.27 %. electricidad, gas y agua 0.97 %. Esta situación evidencia una apreciable contracción de empleo en el sector, producto de la crisis económica general que ha venido padeciendo el país. El sector sigue presentando una escaza capacidad de empleo, en lo cual ha incidido, mucho uso de una alta y sobredimensionada tecnología en las grandes fábricas de las principales regiones industriales del país, y de recepción que ha amenazado a la industria de la construcción, que ha sido tradicionalmente una apreciable generadora de empleos.
  • En Venezuela, la proporción debla población activa con respecto a la población total es todavía relativamente baja, a pesar de haber venido aumentando significativamente en el trascurso del ultima periodo intercensal; en 1971 era de 28,1% y en 1981 de 32,33%. En 1990 se colocó en 34,5%. Estas cifras resultan aún más bajas cuando se comparan con la de los países desarrollados, cuya relación proporcional oscila entre el 36 y 50%. Por tal motivo, el país tiene el reto de alcanzar un grado de desarrollo tal que le permitía ampliar su capacidad para incorporar al trabajo en número cada vez mayor de efectivos de ambos sexos, para poder atenuar el desempleo y el subempleo.

   

Repercusiones de la juventud de la población para la sociedad venezolana

9.- Repercusiones de la juventud de la población para la sociedad venezolana

  • La edad de a la población es un indicador básico para la determinación de la fuerza de trabajo muy útil para el establecimiento de la política económica a medianos o largo plazo y particular mente para la elección de los programas de inversiones.
  • Los grupos jóvenes representan la generaciones de relevo en la conducción del país y son las que le imprimen el requerido dinamismo al progreso en los órdenes sociales, económicos, políticos, y cultural que hace deslumbrar u futuro promisor llenos de prosperidad y bienestar.
  • Pero esta juventud de la población se dice que también representan una pesada carga para la economía en virtud de que requiere educación, alimentación y la creación de diversos servicios y nuevos empleos. La marcada incidencia de esta población joven en el desenvolvimiento socioeconómico del país es muy conocida. Todos los años las familias venezolanas sufren el drama de la falta de cupos a nivel de la educación básica, media y, sobre todo, universitaria. Los centros que prestan servicios médico-asistenciales no poseen capacidad suficiente para atender la demanda de los usuarios. La población que no logra las aspiraciones de encontrar trabajo aumenta día a día.
  • Esta situación a obligado al estado a realizar fuertes inversiones requeridas por el sistema educativo, inversiones sociales, tales como obras de infraestructura, mejoramiento técnico de la población trabajadora, ampliación de diversos tipos de servicios.
  • La demanda de empleo de la población joven ha tenido que ser atendida por el estado lo que ha repercutido en el incremento de la burocracia.
  • La población joven entre 18 y 30 años emigra en Venezuela, inducida por la perspectiva real o imaginaria de empleo en los principales centros comerciales, industriales o agroindustriales del país.

 Debemos recordar que este fenómeno demográfico de las migraciones internas es lo que ha producido el crecimiento poblacional y urbanístico incontrolado de las ciudades venezolanas.

 La juventud  ¿una carga social? Es casi un lugar común afirmar que los grupos de jóvenes representan una pesada carga , tanto para el estado como para las familias venezolanas , en virtud de que deben hacerse considerables inversiones en los diversos campos de la vida social que restan capacidad para efectuar inversiones reproductivas en los distintos sectores de la economía del país. Asimismo, la población joven improductiva, a nivel familiar, exige la satisfacción de una serie de necesidades (alimento, vestido, vivienda, salud, colegio, diversiones) que deben ser atendidas por la población adulta productiva.

Sin embargo, es conveniente que los grupos de jóvenes representan las generaciones de relevo en la conducción del país y son los que le imprimen el necesario dinamismo al progreso en los diversos órdenes del quehacer nacional; por tal motivo, todo lo que se haga en favor de su capacitación  es imprescindible, en vista de los valiosos aportes y beneficios que seguramente traerá a la Venezuela del futuro.

Población activa o económicamente activa.  Es aquella que atreves del trabajo de utilidad y valor a los recursos naturales que el medio ofrece, garantizando así mismo la posibilidad de consumo de los bienes y servicios que produce. También se incluye dentro de este concepto a la población que no trabaja, pero que está en capacidad de hacerlo en alguna actividad económica especifica.

Composición por edad y sexo de la población venezolana

8.- Composición por edad y sexo de la población venezolana

Se le presenta gráficamente por medio del procedimiento llamado pirámide de edades, donde se indica, en las ordenadas, y en las accisas la cantidad de población correspondiente. Los sexos se ubican uno a cada lado del gráfico.

En una población joven (propia de los países sub-desarrollados), la pirámide es ancha en la base, lo cual hace inferir que se trata de una población de fuerte natalidad y mortalidad.

Una población envejecida (más común en los países desarrollados, ofrece un gráfico de bases menos anchas. Es propia de los países que representan mortalidad, o cuando los que miran son jóvenes.

Venezuela se ubica en el primero de los casos presentados: país de población joven, con salvedad de que sus índices de mortalidad ha descendido considerable y progresiva mente en lo últimos 40 años.

El predominio en Venezuela de los grupos de edades que se ubican por debajo de los 20 años, proporciona una pirámide de base amplia, la cual se reduce progresivamente hacia arriba.

piramide de edades

Antes de 1940, los grandes grupos de edades no presentaron cambios sustanciales. Es a partir de la década de los años 40 cuando la situación se modifica radicalmente el cual se expresa en el vertiginoso crecimiento de los grupos de edades que componen la población joven.

Ya para el censo de 1961 la población menor de 15 años supera el 15% y la menor de 30 años el 70% según el censo de 1971 esta última cifra sobrepaso el 72% para 1981 la población menor de los 30 años alcanzo el 71,3% y la edad de 44 años y menos el 86,06% para el censo de 1990 , esta relación fue de 66,1% y 84,9% respectivamente la participación porcentual de ambos sexos ha presentado cierto equilibrio con altibajos de escasa significación segunde desprende de las cifras aportadas por los 3 últimos censos.

Lo joven de la población venezolana, y el desequilibrio existente entre los grupos de ambos sexos (altos índices de mujeres en capacidad de procrear), da como resultado un alto índice de natalidad esta situación unida a la baja progresiva de mortalidad es lo que ha producido el vertiginoso incremento de la población en las cuatro últimas décadas. La población vieja, por el contrario es insignificante en comparación con otros países ya que tiene menos de 6 viejos (60 y más años) por cada 100 personas sin embargo a venido aumentando como consecuencia del mejoramiento de los servicios médicos–asistenciales.

                                Cuadro 4.      Distribución de la población por  edades (%)

Edades

1961

1971

1981

1990

Menos de 15 Años

45,80

45,20

42,00

37,30

De 15 a 29 Años

24,50

26,82

29,30

28,80

De 30 a 44 Años

18,50

14,82

14,76

18,80

De 45 a 59 Años

8,80

8,45

9,17

9,00

De 60 y más Años

4,40

4,71

4,77

6,10

Cuadro 5.      Distribución de la población por sexo (%)

Sexo

1961

1971

1981

1990

Hembras

49,18

50,03

50,04

50,19

Varones

50,82

49,97

49,96

49,81

 

Estructuras demográficas de Venezuela

7.- Estructuras demográficas de Venezuela

Generalidades El estudio de cualquier aspecto de la población o relacionado con ella encierran un gran interés para los Estados que requieren de abundante información demográfica para trazar planes de desarrollo social y económico. En este sentido , el análisis de las estructuras como son: composición por edad y sexo, población activa y pasiva, población rural y urbana, tienen una gran significación y virtud de los valiosos datos que aportan, los cuales permiten conocer las características socioeconómicas de cada grupo humano o aclarar ciertos hechos de importancia económica, como los relacionados con los grupos de edades productivos e improductivos, o social, tal como los requerimientos de cupos educativos o de nuevas plazas de trabajo. Esto es aún más necesario en un país de población eminentemente joven como Venezuela, caracterizado por una dinámica demográfica intensa.

Los desequilibrios espaciales de Venezuela

6.- Los desequilibrios espaciales de Venezuela

Cuando se habla de desequilibrio espaciales se hace referencia a una serie de elemento: Económico, sociales, educativo, culturales, que no se encuentran uniformemente repartido. La distribución espacial de dichos elemento presenta un acentuado desequilibrio entre la diversas regiones que conforman las regiones de Venezuela, en virtud de que mientras una pocas se ven favorecido por buenas condiciones económicas – sociales , la mayorías de ella atraviesa un estado caracterizado por pésima condiciones de vida.

Los desequilibrio espaciales se expresan por los diferentes estadios de desarrollo económico y social de la regiones del país lo cual atrae aparejado que una, la de mayor desarrollo están densamente poblada y otras, las deprimidas tengan una densidad demográfica relativamente bajas. En la de mayor de desarrollo económico y social (Regiones centro – norte – Costera , Zuliana y centro – Occidental ) Se aprecia un notable progreso de las actividad económicas propiamente urbana: Industria, Comercio , Servicios , mientras que en las restante predominan las actividades del campo:  Agricultura , Ganadería… , por lo tanto son las más ruralizadas.

Los factores que explican esta situación y tipifican los desequilibro espaciales del país, se pueden resumir así: 

En cuanto a lo urbano -Rural

  • El empleo ganadero se concentra fuertemente en las áreas urbanas, principalmente en las regiones capital , central , zuliana y centro-Occidental.
  • En las zonas urbanas un alto porcentaje de las familias obtienen ingresos superiores al mínimo de su subsistencia, en tanto que la mayor parte de las familias rurales no alcanzan dicho ingreso.
  • La más alta proporción de la población que se encuentra fuera del sistema educativo se localizan en las áreas rurales.
  • Inadecuada distribución espacial de recurso humano profesional con respecto a la localización de la población lo que se refleja en la alta concentración del personal médico y paramédico, por ejemplo, en zonas urbanas, especialmente en la región capital.

En cuanto a las regiones administrativas.

  • Fuerte centralización del proceso de toma de decisiones (centro de caracas), que beneficia marcadamente a las regiones capital y central.
  • Elevada concentración espacial del ingreso en el cual destaca la región capital .En el área centro–norte-costera del país se concentra el 40% de la población nacional debido a las mejores condiciones generales de vida y, especialmente, a los mejores sueldos  y salarios que se ofrecen en el área.
  • El ingreso familiar medio de la región capital es dos veces mayor que el de la región de los andes y 50% superior al promedio nacional.
  • Más de 70% de las inversiones y colocaciones de la Banca comercial se realizan en la región Centro-Norte-Costera.
  • Casi el 80% del valor agregado de la industria (excluida a la refinación) es generado en las regiones Capital y Central por el 75% de los trabajadores industriales.
  •  En la región Capital el alfabetismo abarca el 6% de la población mayor de 10 años en tanto que los Andes asciende al 25% y en el país es del orden del 16%.
  •  La dotación camas hospitalarias para la región Capital, por mil habitantes duplica a la de las regiones Insular y de los Andes. Tiene 1,5 médicos por cada mil habitantes, habiendo solo 0,7 para la región Nor-Oriental.
  • En Telecomunicaciones , del total de suscritores del servicio telefónico más del 70% se localiza en la región Capital.

Desbalance entre la distribución de los recursos y el poblamiento

5.- Desbalance entre la distribución de los recursos y el poblamiento

En Venezuela existe una clara distorsión entre la distribución de los recursos y el poblamiento. Venezuela es un país de grandes espacios vacíos, resultado tanto de la aplicación de un modelo de crecimiento espontaneo, así como de la ausencia de una clara definición de la política de mediano y largo plazo referida a la localización de la población y de la actividad económica.

El 40 % de la población se concentra en un área que apena llega a cubrir el 2,4 % del territorio nacional, integrado por el distrito federal y los estados miranda, Aragua, y Carabobo, mientras que vastos espacio agrícola de los llanos y Guayana se encuentra des habitado o subutilizado. El territorio al sur del Orinoco que representa el 45% de las áreas nacional, apenas posee el 5% de la población. En esto último han incidido la forma de tenencia de la tierra y las relaciones de producción que caracterizan el campo venezolano, con amplia concentración del suelo en pocas manos y extensas áreas incultas y subutilizada (Latifundio) y paupérrimas condiciones de vida.

Debido a la distorsión existente entre poblamiento y recursos aparecen regiones poca extensa y muy poblada donde se observan un sobre -aprovechamiento del medio ambiente , originando contaminación del suelo , agua, aires…, mientras que otras muestran muy escasa densidad demográfica , con un sub-aprovechamiento de los recursos ofrecidos : Suelo agrícola y corrientes de agua.

En las primeras regiones los espacios agrícola se ven desplazado por la urbanización y por el desarrollo de las industria , que contribuyen aún más a la concentración de la población; por lo cual presentan serie limitaciones en la ofertas de recursos hídricos y de servicio , de territorio ambiental, crisis de espacios, problemas socioeconómicos (Desempleo , delincuencia , drogadicción , déficit de vivienda … ). En las regiones poco poblada ni las tierra ni las aguas son empleada en su verdadero potencial de creación de riqueza.

Lo que se viene exponiendo podría ser aplicado también a recursos como los forestales y algunos de subsuelo., Así mismo a los recursos humanos que en muchas áreas en el país es sub-utilizado o no aprovechado de la forma que lo requiere en el desarrollo del país. Cuando el recurso humano, y con los demás recursos localizado en un espacio determinado no son empleado en la medida de su potencial de creación de riqueza ni la localidad ni la región, y por consiguiente, ni el país, están en condiciones de alcanzar prosperidad.