Reforma Universitaria de 1827

3.- Reforma universitaria de 1827

La obra educacional desarrollada por el Libertador en todas las áreas de la instrucción, primaria, secundaria, artísticas, técnica, hubiese resultado incompleta si ella no hubiese contemplado la reorganización de estas casas de estudios superiores y no hubiese revisado y actualizado los respectivos Pensum.

Pero este hombre de pensamiento superior, también dedicó parte de su tiempo a la educación universitaria. Esta venía arrastrando el pesado lastre de los programas coloniales, que mantenían las universidades estancadas con disposiciones completamente absurdas y anacrónicas, como aquella que en nuestra Universidad de Caracas prohibía que los médicos ocupasen la rectoría.

Así se deja ver a su paso por Lima, en la que reformó la vida académica de su Universidad, lo mismo se manifiesta en la reorganización de los estudios universitarios de la Universidad de Bogotá, como lo dispone el siguiente decreto:

“Simón Bolívar, Libertador Presidente de la República de Colombia, etc. Teniendo en consideración varios informes que se han dirigido al Gobierno, manifestando no ser conveniente que los tratados de Legislación Civil y Penal escritos por Jeremías Benthan, sirvan para la enseñanza de los principios de la Legislación universal, cuyos informes están apoyados por la Dirección General de Estudios. Decreto: Artículo 1°. En ninguna de las universidades de Colombia se enseñaran los tratados de Legislación de Benthan, quedando por consiguiente, reformado el artículo 168 del Plan General de Estudios…”

 En lo que atañe a la Universidad de Caracas, Simón Bolívar le dedicó buena parte de su atención. Este hombre de excepcionales dotes, sin ser universitario, dedicó buena cuota de interés a la solución de los problemas de nuestra universidad, y esta atención duró hasta el término de su vida, pues ya en el m omento de hacer su testamento, como epílogo de su preocupación por el acontecer universitario, dejo en preciosa herencia algunos libros de su biblioteca:

“Es mi voluntad – dice en esa última voluntad- que las dos obras que me regaló mi amigo el señor general Wilson, y que pertenecieron antes a la biblioteca de Napoleón, titulados El Contrato Social de Rousseau y El arte militar de Montecucull, se entreguen a la universidad de Caracas…”

 Resalta su preocupación por esta casa de Estudios, en 1827 cuando en su estadía en Venezuela, por razón de los sucesos de La Cosiata, redactó y publicó la Constitución para la Universidad.

Un Decreto del Libertador de Grande Importancia para la Universidad de Caracas

SIMÓN BOLÍVAR

Libertador Presidente…

Opuesta al interés y fomento de los estudios la prohibición que impone los estatutos de la Universidad de Caracas en cuanto nunca pueda reelegirse la misma persona para rector ni elegirse doctor alguno de estado regular, ni el que sólo lo sea en medicina; y en cuanto a que hayan de alternar precisamente en las elecciones de rector se guie exclusivamente el claustro de dicha Universidad por la aptitud y ventajas que se promete en bien de los mismos estudios.

DECRETO

 Articulo 1°. Cesa desde hoy la prohibición que impone los antiguos estatutos de la Universidad de Caracas de elegir para el Rectorado de la Universidad a los doctores en Medicina a los de estado regular.

Artículo 2°. Cesa también la obligación de que alternen en dicho Rectorado un doctor secular y un eclesiástico.

Artículo 3°. Son, por consiguiente, elegibles para el encargo de Rector de la Universidad todos los doctores de que se compone el claustro, y aún reelegible la misma persona que esté al terminar el bienio por el cual fue elegida.

Artículo 4°. Quedan revocados los estatutos de dicha Universidad en cuanto sean contrarios al presente decreto.

Artículo 5°. Mi Secretario General Libertador de Caracas, a 22 de enero de 1827, 17 de la Independencia.

Firmado por el Libertador Presidente

                             SIMÓN BOLÍVAR

El Secretario de Estado y general de S.E. –J.R. Revenga.

 

 Sobre este aspecto citamos una vez más al historiador Salcedo Bastardo quien nos expone que con esa nueva Constitución para esa institución, “se derogaron normas arcaicas, se remozó y modernizó debidamente la institución, se sentaron las bases de un nuevo orden que bien podría estimarse como punto de partida para una reforma universitaria. Gracias a las nuevas reglas, la Universidad consolidó su autonomía, se le adjudicaban bienes y rentas propias para atender de modo independiente a sus requerimientos. En esa Constitución Bolivariana se proclama una política universitaria de puertas abiertas; enfáticamente se establece que en calidad de asistente “no se impedirá a ninguno a oír las lecciones de un catedrático”. A los estudiantes se le reconoce participación en el comando del instituto disponiendo que “además de las visitas que el Rector hará a las clases cuando se lo sugiera su celo, elegirá en cada bimestre dos estudiantes de cada clase, para que informen sobre la conducta del catedrático”.

En beneficio a los estudiantes se consigna categóricamente la exención del servicio militar y de cualquier tarea que los aleje de su función específica.  Los estudiantes son solidariamente responsables con los profesores del prestigio del instituto; en los actos públicos llamados “certámenes” junto a cada profesor participaran obligatoriamente en un número de dos, “ninguno de los cuales podrá excusarse”, para que enteren al país de “los progresos que hacen los jóvenes  y el estado que tienen los estudios en la Universidad”. Se abre la vía para un sistema justo de equivalencias y reválidas que unifique a las diversas universidades; se reconoce la igualdad de títulos con todas las universidades de Colombia. Para la provisión de cátedras se consagra el sistema de libres concursos de oposición, y se recuerda expresamente a los jurados “obrar con justicia sin afición ni pasión”.

A los profesores los quiere como maestros integrales, les prescribe que no solamente deben ser transmisores de conocimientos, sino también “el modelo de los jóvenes confiados a su enseñanza: la decencia, el decoro, la urbanidad, la cultura en el idioma, todo debe relucir en los maestros, a fin de que con  estas lecciones prácticas, formen buenos discípulos”.

Considera que, en interés de la majestad misma del cuerpo colegiado, es muy importante la presencia de los profesores en los actos del instituto, y prevé sanciones severas para los inasistentes consuetudinarios. Se funda un sistema de jubilaciones “con renta entera” a los veinte años de servicio, y como estimulo a la producción de obras de texto, se permitía especialmente con reconocimiento de meritos computables para la jubilación anticipada a quien escriba o traduzca libros fundamentales.

Ratifica Bolívar su confianza en la alternabilidad republicana, y al propio tiempo, mirando el interés universitario en el sentido de dar oportunidad a mayor número de personas en la conducción del instituto, establece que el Rector durará tres años en su cargo. Dentro de este nuevo orden se apunta como ideal el tipo de universitario culto o humanista; hacia esa meta se dirige el propósito bolivariano cuando, para los futuros médicos se indica textualmente que con preferencia la enseñanza “será más bien práctica que teórica”.

 También una buena síntesis de esas Reformas, contenidas en el reglamento de 289 Artículos, es la que nos presenta Ildefonso Leal:

  • Destacó la importancia de la formación científica de los catedráticos universitarios. La decencia, el decoro, la urbanidad, la cultura en el idioma, todo debe recluir en los maestros, a fin de que con estas lecciones practicas formen buenos discípulos”.
  • Consagro el sistema de jubilaciones “con renta entera” a los veinte años de servicio, ordeno premiar especialmente con reconocimientos de meritos computables para una jubilación anticipada a quien escribiera o tradujera libros fundamentales.
  • Eximió a los estudiantes del servicio militar, para garantizar una buena marcha de la enseñanza.
  • Consideró indispensable la enseñanza de las matemáticas, los idiomas modernos.

4 Respuestas a “Reforma Universitaria de 1827

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s