Independencia de los Estados Unidos.

2.-Independencia de Estados Unidos.

Desde los inicios del siglo XVII (en mayo de 1607), empezaron a formarse en el territorio norte-orienta de América del Norte, colonias de gentes provenientes de Inglaterra; perseguidos religiosos o buscadores de mejores posibilidades. Fundaron varias colonias en los sucesivos años hasta llegar a 13 en el año 1773. Esas colonias fueron: Massachusetts, Nueva Hampshire, Rhode Island, Nueva York, Pensilvania, Connecticut, Nueva Jersey, Delaware, Maryland, Virginia, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Georgia.

Estas colonias, para el año 1774, sumaban 3.000.000 de habitantes; llegaron a un estado de muy floreciente prosperidad de la que Inglaterra, país metrópoli, era el más beneficiado.

2.1.- Causas de la Independencia de los Estados Unidos

Entre las causas más determinantes de la independencia  de los Estados Unidos, tenemos:

  • Las ideas políticas de Locke, Montesquieu y Rousseau, cuyos escritos sobre los derechos y soberanía popular influenciaron mucho en las élites intelectuales de las colonias.
  • La falta de plenas libertades comerciales, en razón a la práctica del mercantilismo inglés que abordaba cualquier manifestación de prosperidad económica en los pueblos de la América inglesa.
  • Los abultados impuestos que la corona Británica impuso a las colonias para hacer frente a los gastos de Estado; uniéndose a esto el monopolio establecido por la colonia inglesa para estrangular la libertad de comercio, de parte de las gentes americanas de su jurisdicción.

Los colonos se consideraban ciudadanos británicos poseedores de los mismos derechos civiles y políticos que los ingleses peninsulares. Y como la Corona Inglesa, para hacer frente a los abultados gastos de guerra y de otros rubros, quiso implantar monopolios y altos impuestos a las colonias, que entorpecían y aún paralizaban su desarrollo, alegaron por sus derechos, pero el Parlamento Inglés rechazó sus apetencias, por lo que se presento los primeros actos de rebeldía y choques militares.

En 1975, ya estaba en actividades en el Congreso Continental, organismo que declaró la guerra a Inglaterra. Al año siguiente, el 4 de julio de 1776, ese mismo Congreso proclamó la independencia y puso en manos de Jorge Washington sus ejércitos.

Entre victorias y derrotas se llegó hasta el año 1781, cuando los ingleses fueron definitivamente derrotados.

2.2.- Los principios sustentados por la revolución inglesa

Toda acción revolucionaria se fundamenta en bases filosóficas que deben ser sustentadas firmemente para lograr algún éxito. Eso mismo sucedió en el proceso de independencia de los Estados Unidos: el pueblo que estaba bien compenetrado por las teorías liberales, escogió sus representantes para que integrasen el primer Congreso. Este se reunió en Filadelfia el 4 de julio 1776, con la representación popular y bajo el nombre oficial de Congreso Continental de Filadelfia. Se aprobó el acta por la cual se declaraba  la independencia de las colonias, y se constituía en Estados Soberanos –en federación- y aceptaron la forma republicana. La redacción del acta se debió a Thomas Jefferson.

La promulgación de la primera Constitución se tuvo en 1787. En esta Carta Fundamental se unieron los principios de igualdad, libertad, propiedad y soberanía; todos ellos como postulados integrantes de los Derechos del Hombre y del Ciudadano.

Pero además se acepto como sistema político la federación y autonomía interna de cada uno de los Estados que formaron la Nueva Unión y que se presentaron como República.

Desde entonces, los Estados Unidos de América presenta en su estructura político-administrativa los tres Poderes: Legislativo, Ejecutivo y Judicial.

2.3.- Consecuencias que se desprendieron de la independencia de Estados Unidos

Entre las más importantes resaltan:

  • Repercusión profunda en el pueblo europeo, especialmente en Francia, con lo que se robusteció en ese país la semilla de la libertad que dio lugar a la Revolución Francesa.
  • Dejo claramente establecida la posibilidad de sustituir la Monarquía por el sistema republicano, con lo que se demostró que los reyes no eran gobernantes indispensables.
  • Fueron factor influyente para que otros países (como Suiza y Holanda), se tratara de cambiar el sistema absolutista por otro más liberal y efectivo.
  • Fue esa independencia la fuente directa y apoyo fuerte para los movimientos de independencia de las colonias de Hispano-América.
Anuncios

Edad Contemporánea

Importancia de la edad contemporánea en función de los hechos más destacados

1.- Edad contemporánea

Entendemos como edad contemporánea a la etapa de la historia más cercana a nuestro tiempo y cuyo inicio se dio en la Revolución Francesa, en 1789. De allí se desprendieron hechos de carácter político que fueron determinantes en la organización política de las naciones, incluso en la actualidad.

Pero para efectos de la realidad americana, espacio geográfico al que pertenecemos, la edad contemporánea pudo tener su inicio en la independencia de los Estados Unidos, que lograron su independencia política en Inglaterra en un proceso de discrepancia y choques bélicos que se desarrollaron entre 1774 (fecha de la reunión del Primer Congreso) y 1783, año del reconocimiento de su independencia por parte de Inglaterra, por el tratado de paz firmado en Paris el 3 de septiembre de 1783.

La independencia de los Estados Unidos abrió la era de la libertad en América y fue el ejemplo vivo a seguir por las colonias españolas en el resto del territorio Americano.

 1.1.- Características de la Edad Contemporánea

La edad contemporánea presenta las siguientes características:

  1. La caída de los regímenes monárquicos absolutistas e imposición de gobierno liberales.
  2. Nacimiento de las nuevas nacionalidades, cimentadas en fundamentos étnicos y lingüísticos.
  3. Independencias de las colonias americanas británicas y españolas).
  4. Movimiento político-revolucionario que terminó con el absolutismo monárquico y planteó e impuso el respeto por los derechos del pueblo.
  5. Época de la expansión de los grandes imperialismos.
  6. Revolución económico-industrial, que trajo la incorporación al grupo social de una nueva clase: los proletarios.
  7. Revaloración de los sentimientos espirituales y de la libertad que dieron lugar al romanticismo como movimiento opositor al racionalismo.

Todas estas características se fueron formando como manifestaciones de del pueblo en busca de mayores aire de libertad y libre empresa. Ya desde comienzo de la Edad Moderna, habíamos visto nacer los sentimientos de autonomía, de reforma, de reconsideración o reemplazo de métodos y, en ese empeño, surgieron valiosos pensadores que establecieron doctrinas definidas con marcado carácter práctico.

A pesar del empeño, de las rígidas normas que apenas dejaban pequeñas posibilidades, que el absolutismo de los gobernantes no daba mayores facilidades. Las cosas, ese deseo de liberación, indeciso y débil al principio, fue tomando cuerpo, desarrollándose y fermentándose hasta cuando definitivamente la voluntad popular estalló en busca de reivindicaciones y respeto a sus derechos.

1.2.- En Consecuencias en la Edad Contemporánea.

Hubo tres poderosos movimientos en busca de libertades y plena autonomía que fueron:

  • La independencia de las colonias inglesas (asentada en la parte norte-oriental de America del Norte).
  • La Revolución Francesa.
  • Los Movimientos Independentista.

Importancia de la Edad Contemporánea en funcion a los Hechos más destacados.

Importancia de la Edad Contemporánea

1.- Edad Contemporánea

1.2.- Concepto de Edad Contemporánea

1.3.- Característica de esa época

2.- Independencia de los Estados Unidos

2.1.- Causas de la independencia de los Estados Unidos.

2.2.- Los Principios sustentados

2.3.- Consecuencias que se desprendieron de la independencia de Estados Unidos.

3.- La Revolución Francesa.

3.1.- Las causas de la Revolucion Francesa.

3.2.- Etapas de la Revolución Francesa desde la reunión de los Estados Generales hasta el Directorio.

3.3.- Consecuencias políticas, sociales y económicas de la Revolución Francesa.

4.- Los Movimientos independentista Latino-Americanos.

4.1.- Situación de las colonias y de España a principios del siglo XIX.

4.2.- Causas de las Independencias de las Colonias.

4.3.- Proceso Independentista de América.

5.- Comparación de las Revoluciones Norteamericana, Francesa y Latinoamericana.

La legitimidad de la propiedad

Principios y hechos que evidencian al Libertador como Reformador Social

La Legitimidad de la propiedad

El goce de la libertad es un derecho natural del hombre, aún cuando en la práctica ello ha sido exclusividad de minorías y oligarquías.

El Libertador entendió y aceptó que la propiedad era el derecho de gozar y disponer libremente el hombre de sus bienes y el fruto de sus talentos, industria o trabajo, de acuerdo a la prédica por los Derechos del Hombre, dentro de los postulados revolucionarios.

Así como Bolívar entiende claramente lo, que es el derecho de la propiedad, igualmente entiende que en su aplicación se han venido estableciendo grandes desajustes en los cuadros de la comunidad. Invalidan cualquier orientación tendiente a la igualdad o seguridad social. Aplicado esto al plano de la República, se evidencia numerosas fallas en torno a la interpretación de la propiedad. De allí que Bolívar, en su condición de Legislador, avance sobre audaces plataformas de interpretación del derecho de propiedad,  cuando dispone la Reforma Agraria, no solamente en el empeño de lograr mayores cosechas, sino en el intento de lograr para los desasistidos y desheredados, propiedades que garanticen para ellos y sus hijos la seguridad de una hacienda familiar de la cual extraigan su sustento diario.

Bolívar busca, con la interpretación y aplicación del derecho en todas sus formas y objetivos, beneficiar en todo a la ciudadanía. Por ello establece como base inconmovible de la propiedad tres especiales virtudes ciudadanas: la equidad o igualdad, la justicia y la moral. Bolívar expresa que al Estado, surgido de la voluntad popular, le corresponde garantizar y proteger por todos los medios el derecho de propiedad. Sólo en un Estado nacido de golpes de estado puede irrespetarse ese derecho, por cuanto que los gobernantes de un estado de esencia profundamente democrática y, por consiguiente, con todo el respaldo de las leyes surgidas de la voluntad del pueblo, pueda menospreciarse, debilitarse o vulnerarse tal derecho.

Bolívar se muestra muy identificado con la filosofía revolucionaria, pues acepta la teoría política de la Revolución Francesa del sacerdote Sieyes que dice:

“siendo las propiedades un derecho inviolable y sagrado, nadie puede ser privado de ellas sino cuando una necesidad publica, legalmente comprobada, lo exija evidentemente bajo la condición de una justa indemnización…”

Bolívar se muestra conforme a estas manifestaciones sobre el derecho de propiedad, sólo que aplicándose todas estas teorías en el campo práctico americano, en naciones completamente libres y de diferentes textura a como se presentaban en los países europeos. Él adecúa los conceptos a la necesidad real de los países para los cuales legisla; Sin embargo, por la situación política y social de los territorios que luchaban por su independencia, por estas causas u otras, encontramos que puede expropiarse una propiedad privada en caso de verdadera utilidad pública.

Quien determina la utilidad pública, ante una expropiación, es la Ley y nunca será la persona afectada.

En la época de Bolívar había muchas cosas que había que resolver de inmediato y en forma práctica.

Los grandes propietarios no querían ceder sus propiedades para que pudieran utilizarse en beneficios de los demás. No había nada y había que hacer escuelas, hospitales, canchas deportivas… y como no querían dar, esas propiedades ociosas, el Estado las expropiaba porque eran para utilidad pública y para el bien del pueblo.

Naturalmente que esos terrenos eran pagados y el precio se podía discutir con el Estado.

Jamás el Libertador, sobre las áreas del derecho de propiedad obró arbitrariamente; ni siquiera en los años en que hubo que imponer todo el peso de la autoridad; pues él, en todo momento, vio en el derecho de propiedad una de las bases inconmovibles de la justicia social y él siendo un defensor, no podía en ninguna forma pisotear o despreciar lo que en su proyecto político constituía una de las bases más firmes de su doctrina. Por ello en uno de sus proyectos propuso:

“…Nadie puede ser privado de su propiedad, cualquiera que sea, sino con su consentimiento; a menos que la necesidad pública o la utilidad en general, probada legalmente, lo exijan/. En estos casos, la condición de una justa indemnización, cando las circunstancias lo permitan, debe presuponerse”.

Con todas estas circunstancias que se han expuesto en el desarrollo este objetivo, la doctrina bolivariana, resultado del brillante pensamiento de este hacedor de naciones libres, se presenta más concorde con el proyecto político democrático que diseño y practicó Simón Bolívar.

La Justicia y La Seguridad Social

Principios y hechos que evidencian al Libertador como Reformador Social

4.- Justicia y seguridad social

No hubiera podido  darse la epopeya de la Emancipación, si en el proyecto político diagramado por Simón Bolívar para los pueblos Americanos, no apareciese como base cardinal la justicia.

La más conocida definición de justicia nos viene de los romanos, quienes en una interpretación subjetiva decían que la justicia se entendía como la aceptación de una constante y permanente voluntad de reconocer y respetar en cada ciudadano su derecho.

Aceptando esta explicación y sin entrar en detalles de índole hermenéutica, aclaramos que no hubiera podido establecerse la dignidad y soberanía de las naciones americanas, en una forma plena, si hubieran fallado los mecanismos de la justicia., uno de los cuales, la igualdad social es de los más importantes. Si revisamos todos los cuadros de la doctrina bolivariana nos encontramos con que el estado anímico del Libertador siempre estuvo alimentado del deseo por implantar la justicia en la América y así lo manifestó en numerosas oportunidades.

Bolívar siempre tuvo vigente su preocupación por la administración de la justicia; y por esta razón al referirse a la importancia de la justicia decía:

“La justicia es la reina de las virtudes y con ella se sostiene la Igualdad y la Libertad”

 Y abundando en estas reflexiones, ratificaba su conducta en Caracas en 1.813, y ante los delegados del Congreso de Angostura, el 15 de febrero de 1819, exponía su famoso discurso:

“…Las buenas costumbres y no la fuerza son las columnas de las leyes; y el ejercicio de la justicia es el ejercicio de la libertas…”.

  Bolívar hasta en el Congreso Admirable de 1.830, insistió en una u otra forma, en destacar la importancia de la administración de justicia como una actividad funcional del estado y en su proyecto constitucional en Angostura.

Paseándose por todos los ámbitos constitutivos de la justicia, explicaba al General O’Leary, el 13 de septiembre de 1829, lo siguiente:

“…La igualdad legal es indispensable donde hay desigualdad física, para corregir, en cierto modo, la injusticia de la naturaleza…”

 Entendiéndose como igualdad, al basamento de toda acción de justicia; pues de otro modo se implantaría la injusticia, lo que podría servir de detonante en la efervescencia e incomodidad sociales.

Muy ligada a la justicia está la seguridad social, ella es el respaldo pleno de la justica, de acuerdo a la interpretación del Libertador, la seguridad social consiste en la garantía y protección que la sociedad concede a cada uno de sus miembros para la conservación de su persona, derechos y propiedades.

El carácter social de la lucha obligó al libertador a establecer la justicia para tratar de dar seguridad al pueblo, ya que ahora, siente más de cerca el dolor popular y entiende sus aspiraciones.

Bolívar, en el Congreso Constituyente de Bolivia, en 1826, expone a los diputados su decidid acción en beneficio de la acción de seguridad social, cuando dice:

“…Se han establecido las garantías más perfectas; la libertad civil es la verdadera libertad; las demás son nominales o de poca influencia con respectos a los ciudadanos. Se ha garantizado la seguridad personal, que el fin de la sociedad y de la cual emana las demás…”

Esa justicia social está precisada conceptual y doctrinariamente por Bolívar, cuando n os habla y legisla sobre los derechos del hombre, la libertad, la igualdad, la seguridad. Y la más descollante manifestación de esa justicia está en su empeño por erradicar la esclavitud, la atención hacia el problema indígena, buscando mejorar su condición y dictando medidas para proveerlo de tierras, escuelas, etc.

En base a este modo de pensar, el Libertador reconoce los valores de cada quien y reivindica lo que pudo haber sido pisoteado en la conducta de los ciudadanos. El sentir revolucionario de Bolívar se afianza al convencerse de que sin pueblo no había de garantía de triunfo.

Según Bolívar, la propiedad era uno de los derechos del hombre, y se basaba para eso en los principios filosóficos y económicos sostenidos por el Liberalismo francés del siglo XVIII. En Bolívar encontramos frente a la propiedad privada, un estado regulador que debía intervenir en favor de los desposeídos.

Simón Bolívar, el reformador social, conforme a la ley, distribuyó bienes entre los hombres que hicieron posible que Sudamérica quedara libre.

La idea del reparto de la propiedad, en cuanto a los patriotas se refiere, arranca con Páez, y Bolívar la endosa con toda conciencia de que ella viene a coronar la construcción revolucionaria. Bolívar le presta todo el apoyo… y busca implementada con normas que la hagan operativa.

El apoyo a la promesa de Páez habría hecho de distribuir entre sus tropas las propiedades en el Apure que correspondiesen al Gobierno español, la realiza Bolívar mediante una serie de decretos, entre los que aparecen los que promulga en el año de 1817 en Angostura.

El 3 de septiembre de 1817 decreta que:

todos los bienes y propiedades muebles e inmuebles de cualquier especie, y los créditos, acciones y derechos correspondientes a las personas de uno y otro sexo que han seguido al enemigo al evacuar este país o tomado parte activa en su servicio, queda secuestrada y confiscada, a favor del Estado”.

 En el mismo decreto se establecía que todas las haciendas y propiedades de cualquiera especie pertenecientes a los padres capuchinos y demás misioneros que han hecho voto de pobreza, quedan confiscados a favor del Estado, y que todas las propiedades secuestradas o confiscadas por el gobierno español a los patriotas, serán embargados y administrados por el Estado, hasta que presentándose sus antiguos dueños o sus herederos, se decida si por su conducta posterior no ha desmerecido la protección del gobierno.

El 23 del mismo mes se establecía el Tribunal de Secuestros en Guayana para conocer sobre los derechos, propiedad y legitimidad de los bienes secuestrados.

El 10 de octubre se promulga la Ley sobre repartición de bienes como recompensa a los oficiales y soldados del ejército patriota.

Principios y Hechos que Evidencian al Libertador como Reformador Social

Principios y hechos que evidencian al Libertador como Reformador Social

1.- Igualitarismo: Su posición ante la población indígena y esclava.

2.- El Poder Moral: Su significado.

3.- Opinión Pública: Periodismo y Libertad de Expresión.

4.- La Justicia y La Seguridad Social.

5.- La Legitimidad de la Propiedad.