Invasiones Bárbaras

Las invasiones bárbaras

El nombre de bárbaros proviene de los griegos quienes, con ese apelativo, englobaron a todos los pueblos extranjeros que no hablaban el idioma helénico. Y al generalizar el apelativo no tuvieron en cuenta ni el grado de cultura, ni el adelanto de las manifestaciones de la civilización de cada pueblo extranjero. Los  romanos llamaron barbaros a los pueblos que permanecieron fuera del marco de la cultura mediterránea, la romana y helénica.

El desplazamiento violento o pacifico de estos pueblos sobre las tierras dominadas por los romanos  y que constituyeron el imperio romano, realizadas en los siglos IV y V, es lo que conocemos en la historia como Invasiones Bárbaras. Los pueblos bárbaros estaban constituidos por los suevos, alamanes, lombardos, vándalos, gépidos, alanos, burgundios, esclavos, hérulos, pero especialmente los que sobresalieron fueron: los germanos y los hunos.

a)      Los germanos:

De origen indo-europeo, habitaban en el centro y el norte de Europa. Sus invasiones inicialmente fueron acciones pacificas y luego, se convirtieron en violentas  incursiones, debido al empuje que de ellos hicieron otros pueblos bárbaros provenientes del oriente europeo.

Las oleadas germánicas destruyeron numerosas ciudades y poblaciones del imperio y, finalmente, se asentaron en las tierras que escogieron para fundar sus reinos, entre ellos los siguientes:

  1.    En la Península Ibérica: El Reino Visigodo
  2.    En la Península Itálica: El Reino Ostrogodo y el Reino Lombardo.
  3.    En las Galias: El Reino Franco y El Reino Burgundio.
  4.    En la Sajonia: el Reino Alamán
  5.    En Britania: El Reino Anglosajón.
  6.    Al norte de África: El Reino Vándalo y otros.

Los reinos bárbaros más importantes en esta fase fueron:

  •  El reino ostrogodo, que abarcó Italia y Dalmacia. Los ostrogodos vivieron momentos de esplendor con Teodorico, pero fueron finalmente absorbidos por el imperio romano de Oriente.
  •  El reino visigodo, que se extendió por parte de la Galia y de la península Ibérica. Tras lograr su unidad territorial con Leovigildo y la unidad religiosa con Recaredo, se mantuvo hasta el año 711, en el que, sumido en graves disensiones internas, cayó bajo el dominio musulmán.
  • El reino burgundio,  que ocupó el centro de la Galia.
  • El Reino Franco y Su Evolución: Fundado por Clodoveo, conquistador de las Galias y su unificador político. Anterior a este monarca, el Rey Moroveo reforzó los ejércitos y entró en alianza con los romanos, con lo que pudo vencer en diversas oportunidades a pueblos invasores. Convertido Clodoveo al Cristianismo, logró el apoyo de otros pueblos con los que venció a los visigodos y con ello reforzó su gobierno. Después de un largo período de decadencia, asumió el gobierno de los francos Carlos Martel, quien venció a los invasores árabes en la batalla Poitiers, en año 732 y asi reforzó la unidad de su reino.

Pipino el Breve, hijo de Carlos Martel, sucedió a su padre en el gobierno del reino franco, una veza que su hermano Carlomán, renunció a los derechos que tenía para gobernar y entro a un convento para hacerse monje. Pipino fue, entonces coronado rey por el Papa, Esteban II. Esto fue el principio para que todos los príncipes, sus antecesores, fuesen los defensores de la Iglesia Romana.

Pipino, al morir, fue sucedido por su hijo Carlos el Grande, o Carlomagno. Este príncipe fue el más importante de los gobernantes francos: Fue un valeroso guerrero amigo de los sabios, preocupado por la educación de su pueblo, defensor de la iglesia, propulsor de las ciencias y de las artes; pero de manera especial sobresale por haber sido el restaurador del Imperio de Occidente, que se llamó Imperio Carolingio.

Para estos logros, Carlomagno hubo de pelear contra los lombardos, en Italia y los venció: así mismo también el jefe bárbaro, Witikind, y se anexo las tierras del Rhin y del Elba, donde dominaba ese monarca; se apoderó de la región de Baviera; avanzó a España, con el ánimo de anexarla a sus dominios, pero fue vencido en el paso de Roncesvalles, en la región centro oriental de la Península; pero por tierras nor-orientales pudo avanzar hasta Cataluña, estableciéndose allí la llamada Marca Hispánica o frontera hispánica.

Ese Imperio fue modelo de organización, el territorio estuvo dividido en Condados y Marcas. Las Leyes eran cumplidas por los funcionarios fielmente y para vigilar el estricto cumplimiento de las disposiciones del Rey, periódicamente visitaban todo el Imperio los enviados del Rey.El Rey estaba asesorado por una Asamblea integrada por nobles y obispos, quienes se reunían todos los años en el mes de mayo para elaborar las leyes, llamadas capitulares, pues están reunidas en capítulos.

Durante el gobierno de Carlomagno florecieron las letras; se fundaron escuelas para la niñez y juventud, las cuales eran visitadas periódicamente por el Emperador. La agricultura y el comercio lograron adelantos significativos; se reforzaron los caminos existentes y se abrieron nuevas vías. La economía del Imperio se mostró bien estructurada y firme. La iglesia, bajo la protección del Emperador, se proyecto como verdadera  fuerza de orden moral y los monasterios y conventos fueron centros donde floreció la cultura, en todos los campos.

Todos estos pueblos vivían en una vida dedicada al pillaje; algunos practicaban el pastoreo. Tenían una organización política muy elemental y obedecían al individuo que mostrase mayor valor. A este le hacían rey.

Los ancianos eran considerados influyentes. Todos los pueblos eran muy supersticiosos y  su religión politeísta, presentaba diferentes divinidades.

a)      Los Hunos:

Igualmente sobresalientes se mostraron los hunos, de origen mongol. Ocuparon el centro de Asia y en un primer intento expansionista trataron de entrar y dominar el Imperio Chino, pero fueron rechazados por los que optaron el camino hacia el oeste, en el siglo II. Eran guerreros feroces y muy sanguinarios en sus avances destrozaron a los ostrogodos que habitaban el sur de la actual Rusia y los obligaron a desplazarse hacia las tierras balkánicas.

Los hunos fueron los más salvajes de todos los pueblos: sanguinarios hasta lo increíble, lograron invadir las Galias; allí lucharon contra los francos que opusieron fuerte resistencia el más temido de todos los reyes bárbaros fue el Rey Huno Atila, cuyas huestes trataron de apoderarse  de Italia y Roma, lo que no realizó por los ruegos del Papa León el Grande. Regresó a su reino Panonia, en las orillas del Danubio y allí, finalmente, murió envenenado el año 453.

Era prácticamente invencible, aún cuando perdió la batalla de los campos Cataláunicos en el año 451, frente al rey Teodoredo, quien murió en el combate.

Causas de las invasiones bárbaras

  •  Políticas: Entendidas como la presión ejercida por los tártaro-mongoles (hunos), quienes obligaron a pueblos más débiles a huir al occidente para salvarse de las atrocidades de aquellos pueblos orientales.
  • Económicas: Surgidas de la pobreza y situación austera en que vivían los pueblos bárbaros. Vieron en los romanos y sus tierras, oportunidad para ser como ellos; de vida cómoda y abundantes cosechas, lo que  quisieron tener para sí.
  • Militares: Los bárbaros siempre estuvieron viviendo en lucha permanente, como razón de la defensa por la vida, pues a cada momento otros pueblos más aguerridos estaban en ataques imprevistos.

Las incursiones guerreras de los bárbaros no cesaron con la derrota que sufrieron los huestes de Atila, el principal jefe guerrero, en los campos Cataláunicos; sino que, en oportunidades posteriores y por diversos frentes, siguieron invadiendo el territorio del Imperio Romano, hasta cuando éste se debilitó de tal manera con los continuos ataques finalmente se derrumbó.

La Decadencia del Imperio Corolingio

Empezó a mostrarse, una vez fallecido Carlomagno, pues sus sucesores no fueron hábiles gobernantes.

Hubo disensiones y luchas en todo el imperio y, al morir uno de sus emperadores, Ludovico Pio, la tirantez política desembocó en el reparto de las tierras entre los tres hijos del fallecido monarca.

Esta división del territorio imperial se oficializó por el Tratado de Verdún, en el año 843; por ese documento surgieron tres reinos:

  1. Francia que fue gobernada por Carlos el Calvo
  2. Alemania , bajo el gobierno de Luis el Germanico
  3. Lotaringia, bajo la monarquía de Lotario.

Así desapareció el imperio Carolingio, pues esas particularidades obtuvieron completa autonomía  de acción, dando lugar a nuevos estados.

Una respuesta a “Invasiones Bárbaras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s