Proceso político de Venezuela entre 1830-1936 (Rasgos Generales)

Proceso político de Venezuela entre 1830-1936

1.- Rasgos Generales

Una vez separada Venezuela  de la Gran Colombia, la vida política del país siguió bajo la jefatura del General José Antonio Páez, nombrado Presidente Provisional en 1830 y Presidente Constitucional para el período 1831-1835. Durante este gobierno se organizó  la administración de la República de acuerdo con la Constitución sancionada por el Congreso de Valencia. El proceso político iniciado en 1830, se caracterizó por la pugna entre los caudillos salido de la guerra de la independencia, los cuales van a representar a menudo, a los grupos políticos antagónicos que empezaron a definirse después de 1830. Estas pugnas entre los caudillos se resolvieron en última instancia por medio de las armas. Por eso podemos decir que las guerras civiles fueron la expresión política de nuestro desarrollo durante ese período.

En los primeros treinta años de la república, la escena estuvo dominada por los dos caudillos más importantes de esa etapa: José Antonio Páez y José Tadeo Monagas. Después de 1863, año en que termino la Guerra Federal, surgieron y se sucedieron en el poder nuevos caudillos rurales hasta 1935 en que murió el último de ellos y el de más larga hegemonía en nuestra historia: Juan Vicente Gómez.

Durante este período, la alternabilidad a que se refiere las constituciones, no fue otra cosa que la alternabilidad entre los caudillos. Algunos de ellos se mantuvieron, directa o indirectamente, muchos años en el poder; otros pasaron por períodos breves. A través del estudio del proceso político de Venezuela podremos observar que quienes ejercieron el poder durante el siglo pasado hasta las primeras décadas del presente, fueron los caudillos: Páez, Monagas, Guzmán Blanco, Castro y Gómez que gobernaron más de ochenta años de los primeros cien de nuestra historia.

Proceso Político de Venezuela entre 1830 y 1936

Proceso Político de Venezuela entre 1830 y 1936

1.- Rasgos Generales

2.- Presidentes de Venezuela desde 1830 hasta hoy

3.- Los Comienzos de la República de 1830

a).- En lo Demográfico

b).- en lo Económico

c).- En lo Social

d)- En lo Político

4.- Primer Gobierno de Páez (1830-1835)

a).-Hechos de gravedad que se presentaron durante el gobierno de Páez

b).-Otros dos aspectos importantes acaecidos en la gestión de Páez

5.- Periodo de José María Vargas

a).-  Revive la pugna entre caudillos

b).-  Derrocamiento de Vargas

c).- Fin de la Revuelta, se fortalece la hegemonía de Páez.

6.- Gobierno Provisional del Dr. Andrés Narvarte (1836-1837)

7.- Gobierno Constitucional del Presidente Carlos Soublette (1837-1839)

8.- Segunda Presidencia de Páez (Surgimiento del Partido Liberal)

a).- Partido Liberal

b).- Sectores Sociales que Nutrieron las Filas del Partido Liberal

c).- Programa del Partido Liberal

d).- Los Conservadores

e).- Base Social de los Conservadores

f).- Lucha entre Liberales y Conservadores

9.- Presidencia del General Carlos Soublette 1843 a 1847. (Segundo Mandato)

10.- El Gobierno de José Tadeo Monagas 1847 a 1851 y el Fin de los Conservadores.

a).- 24 de Enero de 1848

b).- Consecuencias del 24 de Enero de 1848

c).- Balance de los Gobiernos de los Monagas

d).- Caída del Gobierno de José Tadeo Monagas- Causas.

e).- La Revolución de Marzo (Julián Castro al Poder)

f).- Vuelven los Conservadores

11.- De la Convención de Valencia a la Guerra Federal

a).- Caída de Julián Castro (Gobierno de Pedro María Gual)

b).- Renuncia de Julián Castro

12.-  Gobierno de Manuel Felipe Tovar

13.- Dictadura de Páez (Segundo Gobierno)

14.- La Guerra Federal (Antecedentes)

a).- Causas de la Guerra Federal

b).- Características de la Guerra Federal

C).- Consecuencias de la Guerra Federal

d) Texto del Convenio de Coche

15.- Proceso Político después de la Guerra Federal

16.- Gobierno de Falcón

17.-  Revolución Azul

a) Gobierno de los Azules (José Ruperto Monagas.

18.- Gobierno de Guzmán Blanco (La Autocracia)

a).-  Obra Politice de Guzmán Blanco

b) Economía durante el Gobierno de Guzmán Blanco

c).- Guzmán Blanco y las Relaciones Internacionales

d).- Guzmán Blanco y la Iglesia

e).- Guzmán Blanco y la Instrucción Pública

19.- Juan Pablo Rojas Paul

20.- Gobierno de Raimundo Andueza Palacios

21.- Gobierno de Joaquín Crespo (Segundo)

22.- Gobierno de Ignacio Andrade

23.- Gobierno de Cipriano Castro

a).- La Liberadora

b).- El Bloqueo

c).- Situación económica en la época de Castro

d).- Características del Gobierno de Castro

23.- Juan Vicente Gómez

a).- Características del Gobierno de Gómez

b).- La Oposición a Gómez

c) Evolución Económica durante la Dictadura de Gómez

d).- Gómez y la Estructura Latifundista del País

e).- Gómez y el Capital Imperialista

Constituciones de Venezuela desde 1811-1999

Constituciones de Venezuela desde 1811 a 1999

La más explícita demostración de inestabilidad política de la República es precisamente su evolución constitucional; desde 1811 hasta el día de hoy, nuestro país ha tenido veintiséis constituciones.

Nuestras Constituciones han sido victima frecuente de los desmanes de gobiernos personalistas y autocráticos que han hecho inoperables los principios y derechos consagrados en su texto. La inestabilidad política convirtió en letra muerta los períodos constitucionales y muchos presidentes no llegaron al final de su mandato. Las revueltas, alzamientos y guerras civiles dieron al traste con muchos gobiernos, y la alternabilidad no ha sido otra cosa que la sustitución entre los caudillos, cuyas pugnas han determinado nuestro proceso político, durante largo tiempo.

En la historia de la República se repiten unos pocos caudillos cuya hegemonía cubre gran parte del período: Páez, Monagas, Guzmán Blanco, Castro y Gómez, que representan apenas el 10% del número de personas que han ejercido la presidencia, gobernaron más de 80 años de los más de 150 años del período republicano. Y el despotismo que entronizaron, hizo que naufragaran los más caros principios constitucionales.

Se prohibían las torturas, pero en las cárceles se aplicaban tormentos a los enemigos políticos. Se proclama solemnemente la abolición de la pena de muerte, pero se liquida físicamente a los rivales.

Por último, nuestras Constituciones han surgido, casi todas, de golpes de Estado, guerras civiles o intentos continuistas de los gobernantes de turno; y han servido para legalizar el nuevo orden o para perpetuar al caudillo de turno

Constitución  de                 1811

La Constitución de Venezuela de 1811 fue la primera Constitución de Venezuela y de América Latina, promulgada y redactada por Cristóbal Mendoza Juan Germán Roscio y sancionada por el Congreso Constituyente de 1811 en la ciudad de Caracas el día 4 de diciembre de 1811. La misma establecía un gobierno federal, pero fue derogada el 21 de julio de 1812 por la capitulación de Francisco de Miranda en San Mateo. La Constitución tuvo una vigencia de un año.

Constitución de Angostura de 1819

Fue propuesta por el Libertador Simón Bolívar ante el Congreso de Angostura con el fin de organizar políticamente la República luego de la reconquista por el Ejército Libertador. .Sancionada por el Congreso de Angostura el 11 de agosto de 1819, La Constitución de 1819 es la Segunda Carta Fundamental de la República de Venezuela, aprobada el 15 de agosto de 1819 por el Congreso de Angostura, que había iniciado sus sesiones el 15 de febrero de ese año en Angostura (hoy ciudad Bolívar).

Constitución de  Cúcuta  de 1821

(República de Colombia)

La Constitución de 1821 fue el resultado del Congreso  General de Cúcuta que se instaló el 6 de mayo de 1821;   El 12 de julio de 1821 se ratifica la Ley Fundamental de la Unión de los Pueblos de Colombia cuyo objetivo principal fue crear la República de Colombia mediante la unificación de Nueva Granada (Colombia y Panamá) y Venezuela. Posteriormente Ecuador se unió a esta enorme Nación.  Fue promulgada por Simón Bolívar el 6 de agosto de 1821 y se desarrolló el 30 de agosto de 1821. Esta estuvo vigente hasta la disolución de 1830. La misma permitió el alcance de nuevas reformas de contrato para la libertad social, económica y político de los países.

    Constitución de

1830

La Carta Magna surge como consecuencia de la separación del Departamento Venezuela de la Gran Colombia para constituir el Estado de Venezuela. Sancionada por el Congreso Constituyente de Valencia el 22 de septiembre de 1830 y promulgada por el presidente José Antonio Páez el 24 del mismo mes y año. Se establecía la elección indirecta. Se mantiene división de poderes. Se consagra principio Uti Possidetis Juris. Para gozar de derechos ciudadanos se necesita: “ser venezolano, casado o mayor de veintiún años, saber leer y escribir, dueño de una propiedad raíz cuya renta anual sea de cincuenta pesos, o tener una profesión, oficio o industria útil que produzca cien pesos anuales sin dependencia de otro en clase de sirviente doméstico o gozar de un sueldo anual de ciento cincuenta pesos”. Para ser diputado se requiere “una propiedad raíz cuya renta anual sea de cuatrocientos pesos, o tener una profesión, oficio o industria útil que produzca quinientos pesos o gozar de un sueldo anual de seiscientos pesos”. Y para senador requiere “ser dueño de una propiedad raíz cuya renta anual sea de ochocientos pesos, o tener una profesión, oficio o industria útil que produzca mil pesos o gozar de un sueldo anual de mil doscientos pesos”. Duro vigente 27 años lo que la convierte en la segunda Constitución de más larga duración después de la de 1961.

Constitución  de 1857

Constitución sancionada por el Congreso de la República el 16 de abril de 1857 y promulgada por el presidente José Tadeo Monagas el 18 del mismo mes y año, el propósito de la misma era aumentar el período presidencial a 6 años y el presidente puede ser reelegido, centralizar la organización del Estado, se eleva. Abolió la pena de muerte por delitos políticos (Art 98). Abolió la esclavitud, jamás podrá restablecerse la esclavitud en Venezuela (Art 99). Concedió los derechos políticos a todos los venezolanos y la condición de tener bienes, de redujo a los candidatos a elector, diputado, senador o presidente de la república. La constitución de 1857 fue derogada el año siguiente, a raíz del derrocamiento del Presidente José Tadeo Monagas.

Constitución de 1858

Fue promulgada por la Convención Nacional de Valencia el 24 de diciembre de 1858  y promulgada por el jefe provisional del Estado, general Julián Castro, el 31 del mismo mes y año. Esta nueva Constitución otorga más autonomía a las Provincias, la elección del presidente, vicepresidente y otros funcionarios por votación universal, directa y secreta; con períodos presidenciales de 4 años, prohíbe la reelección. Esta constitución mantuvo las modificaciones introducidas por la de 1857, relativas a derechos políticos, esclavitud y pena de muerte.  Estuvo vigente por poco tiempo ya que estalla la Guerra Federal el 20 de febrero de 1859.

Constitución de  1864

Aprobada por la Asamblea Constituyente de la Federación el 28 de marzo de 1864 y promulgada en Santa Ana de Coro por el general en jefe y presidente de la República, Juan Crisóstomo Falcón el 13 de abril de 1864 y refrendada por los ministros en Caracas el 22 del mismo mes y año. Consagra el sistema federal vigente hasta nuestros días, en el que los Estados serían independientes y se unirían para formar la nación con el nombre de Estados Unidos de Venezuela. Dividió el territorio en 20 Estados y creó el Distrito Federal. Los Diputados eran elegidos por el pueblo; los Senadores por las Legislaturas. El presidente sería elegido por votación directa y secreta. Duraría 4 años en el poder. Abolió la pena de muerte por delitos comunes. Prohibió el reclutamiento forzoso. Creo la educación gratuita.

Constitución de  1874

Sancionada en Caracas el 23 de mayo de 1874 y promulgada por el presidente, Antonio Guzmán Blanco el 27 del mismo mes y año. Redujo el período constitucional a 2 años. Estableció el voto público y firmado. Suprimió los Designados a un Senador y dos Diputados por cada estado que elegirán al Presidente de la República. Se prohibió la reelección. Mantiene la Denominación de Estados Unidos de Venezuela.

Constitución de 1881

Esta Constitución federal es sancionada en Caracas por el Congreso de Estados Unidos de Venezuela el 4 de abril de 1881 y promulgada por el presidente Antonio Guzmán Blanco el 27 del mismo mes y año. Era semejante a la de 1874, con pocas modificaciones, tales como: obliga a los sufragantes a firmar el voto, suprime los designados, reduce a 2 años el periodo constitucional, prohíbe la reelección presidencial. Redujo los 20 Estados de la Federación a 9 y creó el Gran Consejo Federal encargado de elegir al Presidente.

Constitución de 1891

Esta Constitución federal fue sancionada por el Congreso de los Estados Unidos de Venezuela en Caracas, el 9 de abril de 1891 y promulgada por el presidente Raimundo Andueza Palacio el 16 del mismo mes y año. Sus reformas contenían modificaciones, cuyos objetivos fue prolongar el período constitucional a 4 años y favorecer así el mantenimiento en el poder del presidente en ejercicio y eliminar el Consejo Federal, volviendo a la elección directa del presidente.

    Constitución de

1893

Esta Constitución federal, fue sancionada en Caracas el 12 de junio de 1893 por la Asamblea Nacional Constituyente y promulgada el 21 de junio del mismo año por el presidente Joaquín Crespo, donde se lleva el período presidencial a 4 años. Estableció por primera vez el voto directo, universal y secreto para la elección del Presidente de la República. Elimina el Consejo Federal y se crea un Consejo de Gobierno, compuesto de 9 vocales (uno por cada Estado), cuyo presidente  actuaba como vicepresidente de la República. Volvió el período constitucional a 4 años.

Constitución de 1901

Esta Constitución federal fue sancionada por la Constituyente del dictador Cipriano Castro, en la misma se elimina el Consejo de Gobierno, se eleva a 6 años el período presidencial, elimina el sufragio universal y directo, pone en manos de los Concejo Municipales la elección del Presidente de la República y se dividió el Territorio en 20 Estados. Se promulga el 29 de marzo de 1901.

Constitución de 1904

Constitución federal sancionada por el Congreso Constituyente de los Estados Unidos de Venezuela, en Caracas el 27 de abril de 1904 y promulgada el mismo día por el presidente Cipriano Castro, donde se lleva el período presidencial a 6 años. Redujo el número de Estado de 20 a 13. Creó el Gran Consejo Electoral, con representantes de los Estados, para elegir al Presidente y dos Vicepresidentes. La elección del Presidente y los Vicepresidentes se encomendó al Consejo Electoral.

Constitución de 1909

Periodo de Gómez

Sancionada por el Congreso de Estados Unidos Venezuela, adoptado en Caracas el 4 de agosto de 1909. Esta Constitución federal fue promulgada el 5 de agosto de 1909 por el Presidente Juan Vicente Gómez, marca el inicio de la dictadura gomecista donde se altera el régimen electoral, sustituyendo la elección directa del presidente de la República por una elección indirecta hecha por el Congreso, Retorno al período de 4 años. Restableció los 20 Estados. Creó de nuevo un Consejo de Gobierno presidido por el Vicepresidente.

Constitución de 1914

(Estatuto-Provisorio)

Sancionada por el Congreso de Diputados Plenipotenciarios en Caracas, el 13 de junio de 1914 y promulgada el 19 de junio del mismo año por el presidente provisional Victorino Márquez Bustillos, donde el período presidencial aumenta a 7 años, con posibilidad de reelección. La duración del Legislativo fue de tres años. Usa la denominación Estados Unidos de Venezuela. Dispuso que la pena máxima de presidio fuera de 20 años. Fue período legal provisorio que duró hasta ser sancionado el nuevo Pacto Federal de los Estados de la Unión y tomaran posesión de sus puestos los funcionarios constitucionales, hecho que ocurrió en 1922.

Constitución de 1922

Esta Constitución federal fue sancionada en Caracas por el Congreso de Estados Unidos de Venezuela el 19 de junio de 1922 y promulgada al día siguiente por el presidente provisional Victorino Márquez Bustillos. La nueva Constitución por el Congreso de Unión deroga el Estatuto Constitucional Provisorio de 1914, la misma recogía y amparaba las necesidades dinásticas de Gómez, donde crea los cargos de primer y segundo vicepresidente y elimina el cargo de comandante en Jefe del Ejército.

Constitución de 1925

Constitución federal sancionada por el Congreso de los Estados Unidos de Venezuela en Caracas, el 24 de junio de 1925 y promulgada por el presidente Juan Vicente Gómez el 1 de julio del mismo año. Se consagraba la centralización de la Administración Pública, echando las bases de una República unitaria de corte presidencialista, donde se amplió las facultades del Presidente para suspender las garantías constitucionales. Creó la Secretaria General de la Presidencia. Redujo a 2 años la Vicepresidencia a una sola. Por el hito que marcó en la evolución de los principios institucionales del país, puede ser considerada como una de las constituciones (Gomecista) más importantes que ha tenido Venezuela en el siglo XX.

Constitución de 1928

Esta Constitución federal fue sancionada por el Congreso de los Estados Unidos de Venezuela el 22 de mayo de 1928 y promulgada el siguiente día por el general Juan Vicente Gómez. Autorizó al Presidente a encargar del Ejército a alguno de los Ministros. Creó el cargo de Comandante Supremo del Ejército y separó las funciones del Presidente de las República.  Las faltas temporales del Presidente son llenadas por el Ministro que él designe, y las absolutas por el Ministro que escoja el Presidente o el Gabinete, mientras nombre el Congreso nuevo magistrado, además el Presidente puede recibir a los Ministros Plenipotenciarios de otras naciones en cualquier sitio de la República donde se encuentre. Con esta constitución se empieza a Prohibir en el territorio de la República la propaganda comunista y se declara traidores a la patria a los que proclamen, propaguen o publiquen, limitando así la libertad de expresión del pensamiento; disposición que se mantuvo en las Constituciones posteriores a la dictadura de Gómez, hasta 1961. El origen de esta medida represiva está en la insurgencia estudiantil de 1928 contra la Dictadura, cuyas causas según el Ministro de las Relaciones Interiores de Gómez, Dr. Pedro M. Arcaya, eran la agitación comunista que se había desatado aquel año.

Constitución de 1929

Sancionada por el Congreso de los Estados Unidos de Venezuela, en Caracas, el 29 de mayo de 1929 y promulgada el mismo día por el presidente Juan Bautista Pérez.

 Constitución Federal  del 9 de julio de 1931

Sancionada, en Caracas, por el Congreso de los Estados Unidos de Venezuela el 7 de julio de 1931 y promulgada por el presidente encargado Pedro Itriago Chacín el día 9 de julio de 1931. La última Constitución del período gomecista, eliminó de nuevo la Comandancia Suprema del Ejército, cuyas funciones quedaron una vez más en manos del Presidente de la República. La creación y eliminación de este cargo dependía de la conveniencia del Dictador. “Cuando encargaba a alguien de la Presidencia, se creaba el cargo y lo ejercía desde Maracay”, pero cuando Gómez asumía la Presidencia directamente, entonces eliminaba el cargo de Comandante Supremo, porque de hecho mantenía la autoridad civil y militar en sus manos; por lo que mientras no tome posesión el Presidente electo seguirá el Comando Militar en manos del Comandante en Jefe. Esta es la última reforma que se realiza en la dictadura de Gómez debido a su muerte en 1935.

Constitución Federal

del 20 de julio de 1936

Sancionada el 16 de julio de 1936 y promulgada por el presidente de la República, General Eleazar López Contreras, el 20 del mismo mes y año a raíz de la muerte de Gómez, contiene una serie de restricciones antidemocráticas y autoriza la aplicación de medidas represiva contra los partidos. Proscribe al comunismo y autoriza al Ejecutivo para expulsar a sus partidarios, sin formula de juicio. Al amparo de esta disposición reaccionaria, el Congreso gomecista insurgía contra el movimiento popular que comenzaba a organizarse políticamente en partidos modernos. Los diputados se elegían por votación de segundo grado.  Está Constitución contiene algunas disposiciones sobre el trabajo y materia agraria favorables a los trabajadores, como medida de apaciguamiento. Limita el período constitucional a cuatro años. Este documento fue refrendado durante el gobierno de Eleazar López Contreras, y suplanto la última constitución vigente durante la dictadura de Juan Vicente Gómez. La misma fue reformada parcialmente en 1945.

Constitución de 1945

Texto constitucional sancionado el 23 de Abril de 1945 por el Congreso de la República,  y promulgado por el presidente de la República, General Isaías Medina Angarita, el 5 de mayo del mismo año. Esta constitución contiene algunas disposiciones tendentes a eliminar la herencia del gomecismo vigente en la constitución de 1936. Se garantiza la libertad de pensamiento, manifestado de palabra, por escrito, por medio de la imprenta u otros medios de publicidad. No es permitido el anonimato, ni se permite ninguna propaganda de guerra, ni encaminada a subvertir el orden político o social. Concede el derecho de sufragio a todos los venezolanos mayores de 21 años, que sepan leer y escribir. Le da derecho al sufragio a la mujer para elegir y ser elegido en los Consejos Municipales. Los Diputados eran elegidos por votación directa a razón de uno por cada treinta y cinco mil habitantes de los Estados y el Distrito Federal. El Presidente de la República lo elegían las Cámaras reunidas en Congreso. Esta Constitución  tuvo una vigencia de 6 meses y fue derogada como consecuencia de una Revolución el 18 de Octubre de 1945.

Constitución de 1947

Constitución federal aprobada y promulgada el 5 de julio de 1947 por la Constituyente, durante la presidencia de Rómulo Betancourt en la Junta Revolucionaria de Gobierno creada en 1945. Esta Constitución contiene una serie de innovaciones que reflejan el cambio político ocurrido en el país en los diez años transcurridos desde la muerte de Gómez. Introduce en su texto una serie de materias nuevas: derecho social, economía nacional, familia, salud, educación, trabajo. La Constitución de 1947 innova virtualmente la base social y electoral del Poder, su organización, los derechos individuales y las garantías. De modo especial hace énfasis al derecho social, el cual se incorpora de modo muy amplio al  derecho político. Las Constituciones anteriores habían sido fundamentalmente inspiradas en el derecho liberal clásico, la de 1947 se desprende de esa tradición. El Presidente, los Congresistas, Miembros de Asambleas, Legislativas y Concejales debían elegirse por el voto universal, directo y secreto. Tuvo una vigencia de 1 año y 4 meses y  sus postulados quedaron prácticamente sin efecto como consecuencia del golpe de Estado que derrocó al gobierno el 24 de noviembre de 1948.

Constitución de la República de Venezuela de 1953

Constitución Federal aprobada el 11 de abril de 1953  y promulgada el 15 del mismo mes y año por la Constituyente, durante la presidencia del Gral. Marcos Pérez Jiménez, modificó fundamentalmente el contenido de la de 1947. Trató por primera vez el problema de la plataforma continental y el lecho submarino. Declaró el sufragio como función pública privativa de los venezolanos. Faculta al Presidente de la República para decretar créditos adicionales a la Ley de Presupuesto de Ingreso y Gastos Públicos. Cambió la denominación de Estados Unidos de Venezuela, por la de  República de Venezuela  reconociendo así la efectiva desaparición de la forma de Estado federal en Venezuela, aunque en el propio texto constitucional se continuó manteniendo tal forma como definitoria del Estado venezolano.  La edad para votar es de 21 años. Tuvo una vigencia de 5 años y fue derogada como consecuencia de la Revolución del 23 de enero de 1958.

Constitución de la República de Venezuela del 23 de enero de 1961

Aprobada el 23 de enero de 1961  y promulgada ese mismo día por el Congreso de la República durante la presidencia de Rómulo Betancourt. Declara la República de Venezuela como Estado Federal, bajo un gobierno democrático, representativo, responsable y alternativo. Delimita el territorio nacional como el que correspondía en 1810 a la Capitanía General de Venezuela; y consagra la soberanía de la nación sobre el mar territorial, la zona marítima y contigua, la plataforma continental, así como el dominio y explotación de sus bienes y recursos en ellos contenidos. Prohíbe la reelección inmediata a quien haya ejercido la presidencia por un periodo constitucional o por más de la mitad del mismo, ni desempeñar dicho cargo dentro de los diez años siguientes a la terminación de su mandato. Faculta al Presidente para nombrar Ministros de Estado sin asignarles Despacho determinado, estos Ministros de Estado participaran en el Consejo de Ministros y asesoraran al presidente en los asuntos que éste les confié.  La Constitución de 1961 se refiere expresamente a los graves problemas económicos y sociales que afectan el desarrollo y la independencia total del país: el latifundio y la cuestión agraria; la penetración del capital imperialista en Venezuela y su ingerencia directa e indirecta en la vida nacional; la necesidad de una política nacionalista que rescate nuestra riqueza y la ponga al servicio de los venezolanos; amplía los derechos políticos y sociales; propugna la integración de Venezuela con los países latinoamericanos. A esta Constitución le fue aprobada la Enmienda N° 1 por el Congreso Nacional, fue Sancionada el 9 de mayo de 1973, promulgada el 11 del mismo mes y año, y publicada en la Gaceta Oficial N° 1585 del 11 de mayo de 1973. Su objetivo fue inhabilitar al ex-dictador Marcos Pérez Jiménez de ser electo Presidente de la República o desempeñar cargos parlamentarios ante el Congreso.

En 1983 se aprobó la Enmienda N° 2 Aprobada por el Congreso, fue Promulgada el 16 de marzo del mismo año, contempló varios aspectos innovadores. Entre otros: la reforma del sistema electoral para los Concejos Municipales y las Asambleas Legislativas. La enmienda fue sancionada tras dos años de discusiones del proyecto original, el cual no fue aprobado en su totalidad. Una propuesta de ampliación de los derechos políticos de los venezolanos por naturalización y permitir la intervención de los Concejos Municipales por parte del Congreso Nacional fueron rechazadas.  Esta Constitución estuvo vigente 38 años hasta que fue derogada por la aprobación de la Constitución de 1999 mediante Referendum popular el 15 de diciembre de 1999, Establece el principio de inviolabilidad de la Constitución.

Constitución de 1999

República       Bolivariana de Venezuela

Texto constitucional vigente y único que ha sido aprobado mediante referéndum popular el 15 de diciembre de 1999 y promulgado por una Asamblea Constituyente el 30 de diciembre de 1999, durante la presidencia de Hugo Chávez. Establece que Venezuela es un Estado Social de Derecho y de Justicia, Democrático, federal descentralizado con una sociedad participativa, protagónica, multiétnica y pluricultural. La gaceta Oficial Número extraordinario 5453, del 24 de marzo de 2000, publicó la Edición definitiva de la Constitución De la República Bolivariana de Venezuela.

La Constitución de 1999, consagra el adjetivo de Bolivariana para nuestra República. Agrega dos poderes: El Electoral y el Ciudadano, inspirado en el pensamiento bolivariano. Un aspecto relevante de gran avance de este texto constitucional es el relativo a los derechos humanos que incluye todo el conjunto de derechos civiles, sociales, económicos y políticos derivados de los acuerdos internacionales sobre la materia. La constitución venezolana de 1999 se convirtió en la primera en reconocer los derechos de los pueblos indígenas, estableciendo como oficiales sus lenguas y reconociendo derechos sobre los territorios ocupados ancestralmente. A pesar de las novedades incorporadas en el nuevo texto constitucional, esta Constitución de la República Bolivariana de Venezuela conserva, en mucho, formulas y principios fundamentales de la Constitución de 1961.

A esta Constitución acuerdo se la modificación de 5 artículos de la Constitución de 1999 (160, 162, 174, 192 y 230) con el fin de permitir la reelección inmediata de cualquier cargo de elección popular de manera continua o indefinida; modificaciones que fueron rechazadas en un referendum revocatorio por el pueblo venezolano pero que luego fueron aprobadas en un nuevo referendum, donde quedó definida la reelección presidencial y todos los cargos de elección popular. Esta Constitución se compone de un Preámbulo, 350 artículos, divididos en 9 Títulos, Capítulos, las Disposiciones Derogatorias, Transitorias y Finales.

Decreto de Reglamento de Elecciones de 23 de Enero de 1830

DECRETO – REGLAMENTO DE ELECCIONES DE 13 DE ENERO DE 1830

JOSÉ ANTONIO PÁEZ, JEFE CIVIL Y MILITAR DE VENEZUELA

¡Pueblos de Venezuela! Habéis manifestado que queríais separaros del gobierno de Bogotá, y no depender más de la autoridad de S.E. el Libertador General Simón Bolívar. Os habéis pronunciado al mismo tiempo porque se establezca en Venezuela un gobierno soberano, popular, representativo, alternativo y responsable; y ha sido tal la decisión de vuestros votos, tal la unanimidad con que lo habéis emitido, que faltaría a mis deberes para con la patria si no aceptase el honroso encargo que me habéis hecho de sostenerlos y hacerlos efectivos, reuniendo el Congreso que ha de sancionar la Constitución de Venezuela. Correspondo, pues, a vuestra confianza expidiendo el siguiente:

DECRETO

Artículo 1: En cada parroquia, cualquiera que sea su población, habrá una asamblea parroquial que se convocará para el primero de marzo del presente año; en cuyo día y en los siete siguientes tendrán derecho los sufragantes parroquiales de concurrir a votar por los electores que correspondan al cantón.

Artículo2: Para usar de este derecho se requiere ser vecino con residencia actual en el lugar donde se verifiquen las elecciones, y además ser venezolano, casado o mayor de 21 años, y dueño de una propiedad raíz que alcance al valor libre de cien pesos, supliendo este defecto el ejercitar algún oficio, profesión, comercio o industria útil, con casa o taller abierto, sin dependencia de otro en clase de jornalero o sirviente. En consecuencia, podrán votar los sargentos y cabos del ejército permanente y los de la milicia auxiliar en actual servicio, y todos los individuos de ésta que, no estándolo, reúnan las cualidades antedichas.

Artículo 4: Aún reuniéndose todas las circunstancias anteriormente dichas, no podrán sufragar los que hubieren sido sentenciados a sufrir penas aflictivas o infamantes ni los que hubieren vendido su sufragio o comprado el de otro para sí o para un tercero; ni los locos furiosos o dementes; ni los deudores fallidos y vagos declarados como tales; ni los que tengan causa criminal abierta hasta que sean absueltos o condenados a pena no aflictiva ni infamatoria; ni los deudores a caudales públicos con plazos cumplidos.

Artículo 7: Las elecciones se harán en lugar público, nadie podrá presentarse con ninguna clase de armas; y las que se verifiquen a virtud de alguna coacción o violencia, se declaran por el mismo hecho  nulas. La junta parroquial tiene derecho para suspenderla  momentáneamente, para trasladarlas a otro lugar para exigir de la autoridad competente  que remueva cualquiera fuerza u obstáculo que perjudique su libertad.

Artículo 11: Cada sufragante parroquial votará  por los electores que correspondan  al cantón, expresando públicamente los nombres de otros tantos ciudadanos vecinos del mismo, los cuales se inscribirán a su presencia en un registro destinado a este solo fin (…) Después  de hecho este asiento, y antes de registrarse el sufragante, se leerán los nombres de las personas por quienes se hayan votado.

Artículo 14: Todo cantón nombrará un elector por cada dos mil  almas de su población, y otro más por un residuo de mil.

Artículo 15: Si algún  cantón no alcanzare a dos mil almas, tendrá siempre un elector.

Artículo 16: Ninguna provincia, por limitada que sea su población, podrá tener menos  de diez electores. Así, aquellas cuyos cantones no alcancen a producir este número, según la base dada en el artículo 14, deberá repartir proporcionalmente el nombramiento de los diez que toquen. Esta operación se practicara por el Gobernador de la Provincia, con acuerdos del Corregidor o corregidores del cantón  de la capital.

Artículo 17: No podrán ser electores los que carezcan de las cualidades prevenidas para ser sufragantes parroquial; se requiere además, saber leer y escribir, tener veinticinco años de edad, ser vecino del cantón en donde se hacen las elecciones, con una  residencia de un año por lo menos; ser propietario de alguna finca raíz  de  valor libre de quinientos pesos, o gozar de un renta o usufructo  que alcancen a trescientos pesos anuales, o tener algún grado científico.

Artículo 22: Aquellos ciudadanos  que reúnan  mayor número de votos, después  de recogidos de todos los  de las  asambleas parroquiales,  se declararan  legalmente nombrados como electores. Las dudas  que ocurran  por igualdad   de sufragios  se decidirán  por suerte.

Artículo 23: Si en alguna parroquia no se celebraren  las elecciones parroquiales, o si la junta escrutadora del cantón no hubiere recogido los registros después de ocho días, de aquel en que debieron haberse concluido, estos no serán obstáculos para que se declaren por legítimos electores los que hayan obtenido mayor número de sufragios en los registros que se hayan recogidos.

Artículo 25: Las juntas escrutadoras de los cantones dirigirán a la de la capital de la provincia el resultado de los exámenes y calificaciones  que hagan de los que aparezcan nombrados electores, y darán pronto aviso a estos para que concurran a la capital de la provincia en el día prevenido por el reglamento.
Artículo 26: Los electores que por impedimento físico u otro grave, a juicio de la junta escrutadora del cantón, no puedan concurrir, serán reemplazados por la misma con las que tengan mayoría de votos en el registro.

Artículo 27: El presidente de la junta escrutadora compelerá a los electores para que ocurran a la capital de la provincia el día treinta y uno de marzo, a la reunión de la asamblea electoral, pudiendo imponerle multas gradualmente, desde veinticinco hasta doscientos pesos de modo que se haga efectiva la concurrencia del elector.

Artículo 28: El día primero de abril de este año se reunirán las asambleas electorales en las capitales de sus respectivas provincias, estando presentes por lo menos las dos terceras partes de los electores. Presidirán su reunión la junta escrutadora de la capital, mientras la asamblea elige un presidente y un secretario entre sus miembros a pluralidad de votos. La junta entonces entregará a la asamblea electoral los reglamentos que haya recibido de las elecciones de los cantones de la provincia, y con esto terminarán sus funciones.

Artículo 29: El objeto de las asambleas electorales es votar por los diputados que correspondan a la provincia, para representarla en el Congreso Constituyente de Venezuela.

Artículo 30: Cada provincia de las comprendidas en el territorio de la antigua Venezuela nombrará tantos diputados cuantos deban corresponderles, a razón de uno por cada quince mil almas de su población; si quedase un residuo que alcance o exceda a la mitad de este número nombrará un diputado más.

Artículo 31: Toda provincia, cualquiera que sea su población, tendrá siempre derecho a nombrar un diputado.

Artículo 32: El cálculo de la población se hará con arreglo a los censos que han servido para las últimas elecciones.

Artículo 37: No podrán ser diputados los que carezcan de los requisitos necesarios para ser elector, con arreglo al artículo diecisiete; los que no sean vecinos o por lo menos nacidos en el departamento al que corresponda la provincia que hace la elección, los que no tengan tres años de residencia en el territorio de la antigua Venezuela; los que no sea dueños de una finca raíz que alcance el valor libre de dos mil pesos, o en su defecto no tengan una renta o usufructo de quinientos pesos anuales o hayan recibido algún grado mayor científico.

Artículo 42: Concluidas las elecciones, los presidentes de las asambleas electorales pasarán inmediatamente un aviso a los diputados principales nombrados para que se dispongan a concurrir el día 30 de abril del presente año 1830 a llenar sus funciones en le Congreso Constituyente de Venezuela que se reunirá en la ciudad de Valencia (…)

Artículo 46: El Congreso Constituyente Venezolano se instalará por sí mismo en la ciudad de Valencia el 30 de abril de este año. Si para ese día no estuvieren reunidas las dos terceras partes del número total de diputados, se definirá la instalación para el instante mismo en que se hayan consagrado; y si para el 15 de mayo aún no lo estuvieren, se instalará el congreso con la mayoría absoluta de representantes electos.

Artículo 47: Los miembros del Congreso Constituyente gozarán de inmunidad en sus personas y en sus bienes durante las sesiones y mientras vayan a ellas y vuelvan a sus casas; excepto en los casos de traición o de otro grave delito contra el orden social; y no serán responsables por los discursos y opiniones que manifestaren en el Congreso ante ninguna autoridad ni en ningún tiempo

De José Antonio Páez

Autobiografía

Derechos Políticos más resaltantes en las Constituciones de 1830; 1857 y 1961

Derechos Políticos  Más Resaltantes en las Constituciones de 1830; 1857 y 1961

Los Derechos Políticos En La Constitución De 1830

  

 

 

Artículo 14

Para gozar de los derechos de ciudadano se necesita:1°) Ser hombre libre, nacido en el territorio de Venezuela.

2°) Ser Casado o mayor de 21 años.

3°) Saber leer y escribir; pero esta condición no será obligatoria hasta el tiempo que designe la ley.

4°) Ser dueño de una propiedad raíz cuya renta anual sea de cincuenta pesos o tener una profesión, oficio o industria útil que produzca cien pesos anuales sin dependencia de otro en clase de sirviente doméstico, o gozar de un sueldo anual de ciento cincuenta pesos.

  

Artículo 18

La primera autoridad civil de cada parroquia… formará una lista de los individuos que, en el distrito de su parroquia, tenga derecho de sufragantes parroquiales…; y otra de los que reúnan las cualidades de electores, y la remitirá a la primera autoridad civil del cantón. Esta formará  de la lista de las parroquias una de todos los ciudadanos que tengan las cualidades para electores en un cantón, y las mandará fijar en todas las parroquias un mes antes de cada período de elecciones.

Artículo 19

Estas listas servirán de regla para la administración de los venezolanos en las próximas asambleas parroquiales y electorales.

Los Derechos Políticos En La Constitución De 1857

  

Artículo 12

Para gozar de los derechos de ciudadano se necesita:1°) Ser venezolano.

2°) Ser casado o mayor de 18 años.

3°) Saber leer y escribir; pero esta condición no será obligatoria hasta el año de 1880.

 

 

Artículo 15

Para que un ciudadano pueda ser nombrado elector,  se requiere:1°) Que sea mayor de 25 años.

2°) Sepa leer y escribir.

3°) Que tenga una propiedad raíz que valga mil pesos por lo menos, o una renta o sueldo que le produzca cuatrocientos pesos o más.

Los Derechos Políticos En La Constitución De 1961

Artículo 110

El voto es un derecho y una función pública. Su ejercicio será obligatorio, dentro de los límites y condiciones que establezca la ley.

Artículo 111

Son electores todos los venezolanos que hayan cumplido dieciocho años de edad y no estén sujetos a interdicción civil ni a inhabilitación política.

Artículo 112

Son elegidos y aptos para el desempeño de funciones públicas los electores que sepan leer y escribir, mayores de veintiún años

Introducción al Estudio de la República de 1830 (Venezuela en la Gran Colombia)

INTRODUCCIÓN AL ESTUDIO DE LA REPÚBLICA DE 1830

Venezuela en la Gran Colombia

Creación y Organización Constitucional de la Gran Colombina

La Gran Colombia es el nombre que se le da al Estado existente entre 1820 y 1830 cuyo nombre oficial fue República de Colombia, pero para evitar confusiones con la actual Colombia, se llamó “Gran Colombia” Fue una creación de Simón Bolívar formalizada en el Congreso de Angostura el 17 de diciembre de 1819.

Antecedentes:

Entre los años 1820 y 1830 Venezuela formó parte de la República de Colombia o GRAN COLOMBIA, creada en 1819 por la LEY FUNDAMENTAL, del Congreso de Angostura y organizada por el Congreso de Cúcuta según la Constitución de 1821. La Gran Colombia unificó la Capitanía General de Venezuela y el Virreinato de Nueva Granada, cuyos territorios quedaron divididos en tres secciones con los nombres de Departamentos de Venezuela, Cundinamarca y Quito. La Gran Colombia fue una República Central, con un presidente que duraba cuatro años en sus funciones y podía ser reelegido por una sola vez.

La idea de unificar a Venezuela y Nueva Granada para formar una sola nación con el nombre de COLOMBIA, fue propugnada y sostenida por El Libertador Simón Bolívar, quien la consideraba como la mejor garantía del triunfo independiente.  En la Carta de Jamaica predijo la unificación de los dos países, el nombre de Colombia que adoptarían y la forma de gobierno que tendría el nuevo Estado. Después de 1815, el desarrollo de la guerra de independencia forjó nuevos lazos entre los patriotas venezolanos y neogranadinos. Esos vínculos se fortalecieron a partir de 1817 con la ocupación de Guayana y el Orinoco por los patriotas, lo que aseguró las comunicaciones entre ellos por los Llanos de Apure y Casanare.

El empeño de crear esta nueva nación se vio coronado el 17 de diciembre de1819, fecha en la cual el Congreso de Angostura, a solicitud del Libertador victorioso en Boyacá, dictó la LEY FUNDAMENTAL DE LA REPÚBLICA DE COLOMBIA, que consagró jurídicamente la formación de una sola República con el territorio de la antigua Capitanía General de Venezuela y el Virreinato del Nuevo Reino de Granada.

Importancia de la Creación de la Gran Colombia

La creación de la República de Colombia significó un acontecimiento crucial en el desarrollo de la guerra de independencia. Con este hecho quedaron planteados nuevos objetivos estratégicos y políticos, y adquirió mayor fuerza la causa independiente.

En efecto, con la unión de Venezuela y Nueva Granada, se modificó el teatro de la guerra y se ampliaron los objetivos  militares y políticos de la contienda. Hasta ese momento los patriotas venezolanos y neogranadinos venían luchando por la independencia de sus respectivos países. Ahora, unidos en un solo esfuerzo, iban a luchar por la independencia de un territorio mucho más amplio. Una parte de ese territorio había sido ya liberado del dominio español: Guayana, el Oriente de Venezuela y el Norte del Virreinato. Ahora había que continuar la guerra para establecer la República independiente en los territorios de Venezuela y del Sur del Virreinato que aún seguían en poder de los realistas, y redondear en esa forma las fronteras de la nueva nación. Esas circunstancias son las que van a motivar las campañas militares de 1821 (Batalla de Carabobo) y 1822 (Batalla de Pichincha), con las cuales se completa el proceso de liberación del territorio de Colombia. A raíz de estos acontecimientos, la Gran Colombia entra en etapa de su consolidación institucional.

Organización Constitucional de Colombia

La Constitución de Cúcuta

 Al crearse la República de Colombia en la propia Ley Fundamental se convocó el Congreso que debía promulgar la Constitución del nuevo Estado. La Constitución de Angostura no podía aplicarse a Colombia, pues había sido elaborada para Venezuela por los representantes de las provincias venezolanas.  La nueva nación comprendía otros territorios, cuyos habitantes debían estar representados en la elaboración de su Carta Fundamental.  Este Congreso Constituyente se instaló en Cúcuta el 6 de mayo de 1821.

El Congreso de Cúcuta ratificó la Ley Fundamental de Colombia. En este sentido dictó el 12 de julio de 1821, la LEY FUNDAMENTAL DE LA UNIÓN DE LOS PUEBLOS DE COLOMBIA, en cuyos primeros artículos, declara:

“Los pueblos de la Nueva Granada y Venezuela quedan reunidos en un solo cuerpo de nación, bajo el pacto expreso de que su gobierno será ahora y siempre popular representativo”
“Esta nueva nación será conocida y denominada con el título de República de Colombia”

El 6 de agosto del mismo año, el Congreso de Cúcuta promulgó la Constitución de la nueva República, que estuvo vigente hasta la disolución de la Gran Colombia en 1830.

Principales Aspectos del Congreso de Cúcuta y de la Constitución de 1821

*La ley fundamental de Colombia determinaba que el Congreso debía reunirse en la Villa del Rosario de Cúcuta el primero de Enero de 1821, para discutir y aprobar la constitución que regiría los destinos de la nueva República de Colombia. Esto no ocurrió así, debido a que se prestaron algunos imprevistos, y solo pudo instalarse el 6 de Mayo, con los 57 de los 95 diputados electos.

*El poder Legislativo lo representaba el Congreso, que estaría constituido por dos cámaras: la de Representantes y la de senadores.

*El poder Ejecutivo lo ejercía un Presidente y un Vicepresidente, que durarían cuatro años en sus funciones y seria nombrados por las Asambleas Provinciales. Podrían ser reelectos después de un período legislativo. Estos contarían con un consejo de Gobierno, que actuarían como cuerpo consultivo.

*El poder Judicial estaría presidio por la Alta Corte de Justicia, las Cortes Superiores y los Tribunales Subalternos. Los Jueces permanecían indefinidamente en sus funciones.

La Política Internacional de la Gran Colombia

 La política internacional de la Gran Colombia, bajo la dirección del Libertador, estuvo orientada a conseguir la unidad de los países hispanoamericanos que luchaban por su independencia; crear con todos estos países un sistema de seguridad y de defensa para oponerse a cualquier intento de España por volverlos a la condición de colonias; asegurar las condiciones necesarias para el establecimiento de instituciones republicanas que garantizaran el progreso y bienestar de estos países; y por ultimo ayudar a la independencia de aquellos que aún seguían bajo la denominación colonial de España.

Con miras a estos objetivos, la Gran Colombia suscribió un pacto de confederación y ayuda mutua con el gobierno del Perú en 1822. Y el año siguiente, en virtud de un tratado militar entre los dos países, Colombia envió tropas al Perú. Estas fuerzas, bajo la dirección del Libertador y Sucre, derrotaron a los españoles en las batallas de Junín y Ayacucho, terminaron exitosamente la independencia del Perú e hicieron posible la creación de la República de Bolivia.

De igual manera, el gobierno de Colombia suscribió un tratado de confederación y ayuda mutua con México.

Sin embargo, las ideas internacionales del Libertador no se conformaban con la firma de estos pactos bilaterales. Su propósito era establecer una autoridad suprema que dirigiera la política de las repúblicas hispanoamericanas y establecer un sistema de garantías de los nuevos Estados. Tal autoridad debía residir en una Asamblea de Plenipotenciarios nombrados por cada una de nuestras Repúblicas.

En esta forma surgió la idea del Congreso de Panamá, convocado por el Libertador, como el primer intento serio de unificar los países hispanoamericanos y garantizar su mutua colaboración. El Libertador quería integrar en un solo bloque a las naciones de origen español para defender su independencia y oponerse con éxito a cualquier intento de potencias extranjeras en contra de su soberanía y libertad.

El Congreso de Panamá no pudo lograr sus objetivos y con él fracasó este intento de integración hispanoamericana que es una de las ideas internacionales de mayor trascendencia en el pensamiento bolivariano.

 Crisis Interna de la Gran Colombia

 En el orden interno la Gran Colombia vivó sacudida por rivalidades regionales u pugnas políticas. Sus diez años de existencia fueron de crisis interna, de pronunciamientos y reacciones diversas contra la Constitución de Cúcuta, contra el gobierno central de Bogotá y contra la autoridad del Libertador. Todo lo cual condujo a la disolución de la Gran Colombia y a la formación de tres nuevas Repúblicas a partir de 1830: Venezuela, Nueva Granada y Ecuador.

 Causas que provocaron la disolución de la Gran Colombia

Las causas de la disolución de la República de Colombia fueron de naturaleza política, económica, social, y geográficas.

1.- Causas políticas:

Los problemas que causaron la disolución de la gran Colombia fueron causados, porque después de la creación de esta empezaron haber diferencias de  ideales entre los grandes representantes de esta gran nación como lo eran Simón Bolívar, Francisco de Paula Santander y José Antonio Páez.

a.- La adopción del centralismo como régimen político de la Gran Colombia. El centralismo constituía un serio obstáculo para las oligarquías regionales y para los caudillos locales, los cuales se oponían a todo intento de establecer un poder nacional. Prevalecía la tradición regionalista y el sentimiento federalista.

b.- La sede  del gobierno nacional quedó establecida en Bogotá y no en Caracas como su Capital. De acuerdo con la Constitución (de Cúcuta), Venezuela pasó a ser un Departamento de la Gran Colombia, bajo autoridades subalternas, dependientes de las autoridades nacionales radicadas en Bogotá, capital del Departamento de Cundinamarca.

c.- Descontento de los caudillos regionales con la supremacía de Bogotá

d.- La Municipalidad de Caracas había jurado condicionalmente la Constitución de Cúcuta.

e.- Los venezolanos querían mayor autonomía en su territorio

f.- Bolívar creador y sostenedor del proyecto Grancolombiano, tuvo que ausentarse varias veces durante la campaña de Liberación del sur, mientras los separatistas, como Santander en Colombia y Páez en Venezuela, impedía la consolidación republicana. Acentuación en la rivalidad política.

2.- Causas económicas,

El cuadro de las causas económicas tiene relación con la centralización administrativa en Bogotá. Este hecho hace difícil la solución de los diferentes problemas. Estas causas son las siguientes:

a.- La situación precaria de cada una de las naciones que comprendía la Gran Colombia, como consecuencia de la guerra. En efecto, había una economía de subsistencia debido a que gran parte de la mano de obra para la agricultura, que era de campesinos jóvenes, había muerto en la guerra. Había escasez de ganado porque  éste, principal alimento del ejército por su carne, había sido consumido en gran parte.

b.- La falta de renta suficiente por parte del Estado, lo mismo que la insuficiencia de impuestos municipales. Esto dio como consecuencia,  por una parte, los bajos sueldos  de los empleados públicos y, por otra, la morosidad en pagar  por parte de la administración central o regional.

c.- El reclamo que los militares hacían de que se les compensase por los sacrificios hechos durante la guerra.  Muchas veces se hacía justicia por su  propia mano  con el acaparamiento de tierras

d.- La deuda externa contraída por la República de Colombia para sostener los gasto de la guerra.

e.- La producción y el comercio estaban casi paralizados

3.- Causas sociales

Un gran sector del pueblo venezolano, nunca se sintió identificado y relacionado históricamente con el pueblo colombiano o de la Nueva Granada, primordialmente la clase burguesa y oligarca quienes desde un principio se opusieron a la Constitución de Cúcuta, por lo que la sociedad  para la época de la Gran Colombia, continuaba tan  dividida como en la época colonial. Las desigualdades contribuyeron a hacer insostenible la unidad grancolombiana. Los estratos sociales en Venezuela eran los siguientes:

 a.- Una oligarquía de terratenientes esclavistas, formadas por militares que se habían hecho fuertes en las diversas regiones durante la guerra. Eran en sí los que ocupaban el rango que antes  había correspondido a los blancos criollos.

b.- Un estrato de empleados, comerciantes, artesanos, obreros y de gente que ejercía  profesiones liberales.  A este estrato pertenecían, en gran parte,  los empleados públicos. Los ingresos de esta capa eran escasos y los impuestos numerosos.

c.- Peones de haciendas y antiguos soldados mal pagados o en gran mayoría desempleados. La situación de esta capa era de miseria.

d.- Los indios, que antes vivían en comunidades, y ahora independientes, por haber sido eliminadas estas. Eran un estrato marginado.

e.- Los esclavos y libertos. Como la esclavitud no fue suprimida sino sustituida por la “libertad de vientre” por la cual los hijos de esclavos a partir de 1821 eran libres, mientras el resto mientras el resto continuaba en la esclavitud. Se creó un fondo para manumitir, es decir, comprar la libertad de los esclavos; también fueron creadas juntas de manumisión, pero, a fin de cuentas, la esclavitud quedó. Ni los fondos de manumisión  ni las juntas, funcionaron en forma efectiva. Los libertos engrosaron la masa que vivía en situación precaria.

4.- Causas geográfica

 El factor geográfico influyó de manera decisiva en el proceso de disolución de la Gran Colombia, ya que como ha sido la falta de comunicación y las largas distancias de la capital hacia el resto del territorio la constante en nuestro país.

 a.- El extenso y accidentado territorio de la república, debido a las condiciones de atraso económico y social de aquella época, dificultaban su administración.

b.- Con el aislamiento de regiones tan distintas y alejadas entre sí como las que conformaban la Gran Colombia, era imposible mantener un régimen integrador como el centralismo.

Estos fueron algunos de los argumentos que expusieron los intereses regionales para pugnar contra la Constitución central de Colombia, para disolver la República y volverla a las formas federativas de 1811. Tales circunstancias fueron utilizadas como pretexto por los enemigos de la unidad Grancolombiana para fomentar rivalidades y minar las bases del nuevo Estado.

 Disolución de la Gran Colombia

El año de 1826, se produjo en Caracas y Valencia el movimiento de La Cosiata, a raíz del cual Venezuela quedó de hecho separada de Colombia. El grupo separatista proclamo a Páez como el jefe de gobierno de Venezuela y pidió la convocatoria de la Convención Nacional y la reforma de la Constitución.

Estos sucesos determinaron la venida del Libertador para impedir que se consumara la separación de Venezuela. El Libertador no se llamaba a engaño en cuanto a las posibilidades de hacer cambiar la situación, pues Páez y sus seguidores estaban dispuestos a llegar a todos los extremos para sostener los acuerdos tomados. En vista de estas circunstancias. El Libertador optó por el empleo de medidas diplomáticas y conciliatorias. Al efecto, decretó una amnistía general y garantizó las personas, bienes y empleo de los comprometidos en el pronunciamiento. Al mismo tiempo, ratificó a Páez como Jefe Superior de Venezuela y ofreció convocar la Convención Nacional para que decidiese la suerte de la República. Estas medidas no eran otra cosa que la confirmación de los acuerdos tomados por los separatistas.

A partir de entonces, la unidad de la Gran Colombia solo dependía de una posible reforma de la Constitución de Cúcuta, que modificara el régimen central y mantuviera los vínculos entre los antiguos departamentos. Con este propósito se convocó la Convención Nacional que se reunión en la ciudad de Ocaña, en 1828.

Sin embargo, el intento de conciliar a federalistas y centralista fracasó también en la Convención de Ocaña y El Libertador asumió la dictadura en un esfuerzo final para mantener la unidad.

La dictadura del Libertador no pudo detener el proceso de disolución de la Gran Colombia. En Venezuela, Páez y los separatistas se fortalecieron en el gobierno y se encaminaron abiertamente a constituir un estado aparte, sobre la base de la República de 1811. Ya no se trataba de la Constitución de Cúcuta, que no existía en la práctica; ni de la jefatura de Santander que había sido desplazado del gobierno de Bogotá. El obstáculo a sus designios era El Libertador; y por esa razón procedieron a desconocerlo y a convocar un Congreso venezolano que separara a Venezuela de Colombia.

Acontecimientos relevantes que sucedieron durante la integración de la Gran Colombia

 La Cosiata o Revolución de los Morrocoyes

 Fue un movimiento civil y militar que se produjo en Venezuela el 30 de abril de 1826 contra la autoridad de El Libertador contra el gobierno de Bogotá y contra la Constitución Centralista de 1821. Tuvo como protagonistas principales a la Municipalidad de Valencia, la Municipalidad de Caracas y el General José Antonio Páez.

 La Convención de Ocaña:

 Fue convocada por el Congreso Nacional de Colombia, se reunieron en la ciudad de Ocaña e iniciaron sus sesiones entre el 9 de Abril y el 10 de junio de 1828. El objetivo fundamental era modificar la Constitución de Cúcuta, pero el mismo se desvió y terminó en un enfrentamiento definitivo entre los partidarios de Bolívar y del régimen centralista, con los partidarios de Santander y del régimen federalista. Por lo que el Libertador asumió la dictadura en un esfuerzo final para mantener la unidad.

 El Congreso Admirable o Asamblea Constituyente de Colombia

Fue  una asamblea constituyente, convocado por Bolívar, el 24 de Diciembre de 1828, y se instaló entre el 20 de Enero y 11 de mayo de 1830 bajo la presidencia del Mariscal Antonio José de Sucre y de Monseñor Esteves, Obispo de Santa Marta. El objetivo esta asamblea era intentar conciliar las diferencias políticas que amenazaban con disolver  la Gran Colombia. El libertador lo llamó “Admirable” por la calidad de los participantes.

 Consecuencias de la disolución de la Gran Colombia

a.- Ideológico:

Significó el fin del ideal Bolivariano de crear una sola nación al norte de la América del Sur.

• Existen algunos conflictos y descontentos a nivel general ya que de cierta manera persiste en un régimen colonial en las naciones.

b.- Político:

• El General José Antonio Páez, quien ya había combatido bajo las órdenes de Bolívar, se convirtió en el primer presidente del nuevo estado venezolano y gobernó hasta 1863.

Páez pidió la expulsión del Libertador (Bolívar) del territorio de Venezuela y del territorio colombiano.

• En 1830, se promulgó la primera constitución de la República de Venezuela, en la cual se estableció un gobierno centro-federal, para tratar de buscar un punto de equilibrio entre las exigencias de los centralistas bolivarianos y los federalistas. El período constitucional se estableció en cuatro años y el presidente no podía ser reelecto para el período inmediato.

c.- Económico:

• Se reestructura una economía inestable que para ese momento no había logrado recuperarse de los desastrosos efectos de las Guerras de Independencia y de la crisis general de la economía mundial que se desarrolla a partir de 1820.

• Los pueblos se encontraban en miseria y existía una escasez de mano de obra para el trabajo de la tierra.

La agricultura y la cría fueron destruidas por las acciones de guerra y por la necesidad de mantener grandes ejércitos permanentes.

• No había producción.

• Las principales actividades económicas giraban alrededor de la producción de cacao, tabaco, café, añil y de manera secundaria, a la cría de ganado vacuno, caballar y mular.

La producción agropecuaria, se encontraba destinada principalmente a la exportación; el comercio internacional consistía fundamentalmente en la exportación de los productos agropecuarios y en la importación de productos elaborados (manufacturas).

El latifundio continúa siendo la forma de propiedad territorial más difundida; el surgimiento de una élite militar adinerada acentuó este fenómeno.

El mercado interno es casi inexistente. El marcado carácter provincial y regionalista del período colonial, lejos de desaparecer se acentuado por los efectos de la guerra (disminución de la población, destrucción de caminos, etc.)

• Se abren o fortalecen otras conexiones comerciales con Gran Bretaña, los Estados Unidos, Francia, Holanda y las ciudades Hanseáticas.

El desarrollo industrial de la nación es casi nulo; la escasez de capitales para la inversión, la falta de combustibles (carbón principalmente) y de mano de obra calificada, unido a la debilidad del mercado interno arriba señalada, no permitió el establecimiento de industrias que sobrepasaran el nivel artesanal.

d.- Social:

• La población se separa de una comunidad nacional.

Las naciones sufrían de una crisis social debido a las guerras con los españoles; es decir, la población estaba descontenta porque buscaba paz y buenos gobernantes.

• Existe rivalidad entre los pobladores ya que unos están convencidos de un centralismo absoluto mientras que los demás buscan un gobierno más democrático.

 Problemas de Venezuela al Separarse de la Gran Colombia (Ver Consecuencias)

Con la disolución de la Gran Colombia, ocurrida en 1830, surge Venezuela como Estado independiente, siendo José Antonio Páez su primer presidente electo. La nueva nación deberá hacer frente a una serie de problemas de distinta naturaleza (económica, social, política, demográfica, territorial, etc.), cuyo origen se derivan de las consecuencias anteriormente nombradas y de los cuales se debe tener el discernimiento que no siempre estos han sido nuevo sino más bien heredado, tanto del período colonial como de las Guerras de Independencia.

A continuación se hace hincapié en la  problemática económica desarrollada en Venezuela a raíz de la separación de la Gran Colombia, la cual también explica de una forma generalizada la situación política, social y territorial por la que tuvo que pasar Venezuela al fundarse como República independiente.

 Problemas Económicos

El 13 de enero de 1830 el General José Antonio Páez asume de facto la Presidencia del Estado de Venezuela que, junto a los estados de Ecuador y la Nueva Granada, conformaba la República de Colombia (creada en 1819 por el Libertador); este acontecimiento cierra un ciclo dentro de la Historia Hispanoamericana, el de la Independencia, y da inicio a uno nuevo, el ciclo de las nacionalidades, que estará dominado por el signo del caudillismo Militar.

En esta Venezuela de 1830, el General Páez y sus aliados deben hacer frente a un doble problema: primero, reorganizar el país desde el punto de vista de las instituciones (forma de gobierno, división de los poderes públicos, etc.) y segundo, reestructurar una economía que para ese momento no ha logrado todavía recuperarse de los desastrosos efectos de la Guerra de Independencia y de la crisis general de la economía mundial que se desarrolla a partir de 1820.

 Congreso de Valencia de 1830

 El 13 de enero de 1830, Páez declaró la autonomía de Venezuela y promulgó el Reglamento de Elecciones para la reunión del Congreso Constituyente. El Congreso se instaló en Valencia el 6 de mayo de 1830, con la asistencia de 33 diputados, de los 48 que se habían elegido en representación de las provincias de Cumaná, Barcelona, Margarita, Caracas, Carabobo, Coro, Maracaibo, Mérida, Barinas, Apure y Guayana. Este Congreso se caracterizó por su tendencia antibolivariana y su oposición a todo intento de restablecer la unión grancolombiana. Para formarlo los más notables ciudadanos de la nueva oligarquía de propietarios; y también militares, comerciantes y profesionales identificados políticamente y económicamente con aquellos.

“Los congresales del Constituyente eran presumibles enemigos del Libertador y muchos de ellos – Carlos Soublette, j. Grau, Miguel Peña, José María Vargas, Ángel Quintero, Pulido, Unda, Picón, Ruiz, Febres Cordero, Diego Bautista Urbaneja, Labastida, Tellería. Alejo Fortique, Andrés Narvarte, Osio, Santos Michelena, etc. – tenían historia política o figurarían durante largo tiempo posterior en el primer plano de la vida pública venezolana”

 El Congreso de 1830, sirvió para legalizar la separación de Venezuela de Colombia; y fue el punto de partida para la organización jurídica y política de la República al promulgar la Constitución del nuevo Estado que con el nombre de República de Venezuela se proyecta hasta nuestros días.

Características del Congreso de 1830

1.- Este Congreso se caracterizó por su tendencia antibolivariana. El diputado José Luis Cabrera, al proponerse un pacto con Colombia, declara: «Que el enunciado pacto no puede tener lugar, mientras exista en el territorio colombiano el General Simón Bolívar».

 2.- En este Congreso murió definitivamente la Gran Colombia y nace el nuevo Estado Venezolano.

3.- Se estableció que el territorio nacional comprendía todo aquel que hasta 1810 se denominó la Capitanía General de Venezuela

3.- Se aprobó la Constitución del Estado de Venezuela de 1830, de carácter centralista que tuvo una vigencia de 27 años.

4.-  Se otorgaron derechos ciudadanos, y se adoptó la división de los poderes del Estado en Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

5.- El Poder Legislativo lo constituyen las Cámaras de Senadores y la de Diputados. Debían reunirse cada año, a partir del 20 de enero, en la capital de la República, por 30 días prorrogables por 30 días más, cuando fuera necesario.

 6.- La primera magistratura judicial reside en la Corte Suprema de Justicia, en las Cortes Superiores de justicia que se instalan en 3 distritos judiciales; y en los tribunales y juzgados de lugares importantes de la República

7.- José Antonio Páez fue el primer presidente constitucional de Venezuela después de la separación de la Gran Colombia.

La Constitución de 1830

El Congreso de 1830 procedió a discutir y sancionar a la Constitución Nacional, que estuvo concluida el 22 de septiembre. Los aspectos más importantes de esta constitución son los siguientes:

1.- Consta de un preámbulo y 228 artículos, distribuidos en 28 títulos.

2.- Organizo la República bajo un régimen centro-federal, dividido en provincias, cantones y parroquias regidos por gobernadores, perfectos y jueces de paz, respectivamente. Esta división política territorial se mantuvo hasta 1864, cuando se adoptó la denominación de Estados Unidos de Venezuela y la división en estados, distritos y municipios mantenida hasta hoy. Desde 1953 se volvió a la denominación oficial de República de Venezuela.

El régimen centro-federal de la Constitución de 1830 marcó una diferencia importante con las constituciones anteriores de Venezuela y Colombia. En efecto, estas constituciones habían sido federales o centrales (la de 1811, federal; las de 1819 y 1821, centrales); mientras que la de 1830 fue una Constitución mixta de federalismo y centralismo. Dada la composición del Congreso de 1830 dominado por los separatistas, quienes se habían opuesto siempre al centralismo, era de esperarse que se pronunciaran al favor del régimen federal. Sin embargo no fue así. El congreso rechazó el centralismo por considerarlo “ruinoso para el país”; y rechazó también el federalismo, porque no obstante ser “el mejor y el complemento del sistema republicano, creían que por la falta de luces y población, y por algunas otras causas, no debía, por ahora, pensarse en ello”.

Optaron pues por un compromiso entre las dos tendencias y se pronunciaron a favor de un sistema mixto, que “asegurara la necesaria ligazón entre los altos poderes de la nación y de las provincias”, y que diera al pueblo “la posibilidad de proveer a su bienestar cuidando directamente de sus intereses locales”.

3.- Recogió por primera vez el principio de uti possidetis, y al efecto determinó como territorio nacional el que había correspondido a la Capitanía General de Venezuela en 1810. El artículo 5. Dice:

“El territorio de Venezuela comprende todo lo que antes de la transformación política de 1810 se denominaba Capitanía General de Venezuela”

Esta definición de nuestro espacio territorial se repite casi textualmente en las constituciones posteriores hasta hoy. La constitución vigente, en su artículo 7, la expresa así:

“El territorio nacional es el que corresponde a la Capitanía General de Venezuela antes de la transformación política iniciada en 1810, con las modificaciones resultantes de los tratados celebrados válidamente por la República”

4.- Mantuvo el sistema electoral indirecto de la Constitución de 1811. Las elecciones se realizaban en dos grados. Las de primer grado las hacían los votantes de cada parroquia para elegir a los electores del cantón. Estos electores reunidos en la capital de cada provincia, llevaban a cabo la elección de segundo grado, mediante la cual elegían a los miembros del Ejecutivo Nacional, del Congreso y las Asambleas Legislativas de las Provincias.

5.- Otorgó los derechos políticos sólo a los hombres libres y propietarios. Para elegir y ser elegido, se requería ser hombre libre, venezolano, casado, mayor de 21 años, que sepa leer y escribir, dueño de alguna propiedad raíz, con renta mínima anual de cincuenta pesos, o en ejercicio de profesión, oficio o industria que produjera no menos de cien pesos al año. De esta manera la Constitución de 1830 excluyó de la vida política a las mujeres, a los esclavos y a la gran mayoría de los sectores populares desposeídos.

Al conceder los derechos políticos sólo los dueños de tierra, la Constitución de 1830 creó una República para los propietarios y rentista, estableciendo una desigualdad que no se correspondía con la igualdad proclamada como principio universal en la propia Constitución. Esta condición patrimonial de ser dueño, rentista o profesional, era indispensable para elegir y ser elegido en todos los niveles del Estado; y el monto de los bienes exigidos iba en aumento según el grado de la elección. Así, por ejemplo para ejercer el voto en la parroquia, se requería una renta anual de cincuenta pesos; para ser elector y poder elegir a los miembros del Congreso, o al Presidente de la República, la renta debía ser de doscientos pesos. Para ser Diputado, cuatrocientos pesos; y para ser Senador o Presidente de la República, ochocientos pesos.

Estas disposiciones hicieron de la Constitución de 1830, un instrumento político de la Oligarquía territorial.

6.- La Constitución de 1830 proclamó la igualdad natural del hombre y los demás principios contenidos en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. En esta forma eliminó el criterio étnico de la colonia que daba privilegios a los blancos y discriminaba a los indios, negros y pardos. Pero estableció otro tipo de desigualdad, basada en los bienes de fortuna. La oligarquía criolla que había promovido y dirigido el movimiento de independencia, conservó en la República la propiedad territorial y aseguró su derecho exclusivo a gobernar el nuevo Estado. Al mismo tiempo mantuvo la tremenda desigualdad de la esclavitud.

7.- la Constitución de 1830 conservó la división tradicional del Poder Público en Legislativo, Ejecutivo y Judicial.

El Poder Legislativo estaba representado por el Congreso Nacional, compuesto de la Cámara de Representantes y el Senado. Sus funciones duraban cuatro años. Los Colegios Electorales elegían los Representantes a razón de uno por cada 20.000 habitantes; y dos Senadores por cada Provincia.

El Poder Ejecutivo lo ejercía el Presidente de la República, cuyas funciones duraban cuatro años y no podían ser reelegidos para el periodo inmediato. También formaban parte del Ejecutivo el Vicepresidente y el Consejo de Gobierno, compuesto por cinco Consejeros y los Secretarios del Despacho. Las faltas temporales del Presidente las suplía el Vicepresidente; y en caso de muerte, dimisión o destitución del Presidente, el Vicepresidente se encargaba del Ejecutivo hasta concluir su período constitucional. Las fallas temporales del Presidente y del Vicepresidente las llenaba quien ejerciera la presidencia del Consejo de Gobierno.

8.- La Constitución de 1830 garantizó a los venezolanos la libertad civil, la seguridad individual, la propiedad y la igualdad ante la Ley; la inviolabilidad del hogar y de la correspondencia. El derecho de publicar sus pensamientos y opiniones de palabra o por medio de la prensa, sin previa censura. La libertad de reunión; de tránsito, de industria.  Proscribió las torturas. Prohibió toda confiscación de bienes. Estableció la pena de muerte; pero recomendó limar su aplicación en cuanto fuera posible. Esta constitución duró en vigencia hasta 1857.

mapa de territorios que formaron la GranColombiaMapa de los territorios que conformaron la Grancolombia

Transformaciones Derivadas De La Explotación Petrolera

Transformaciones Derivadas De La Explotación Petrolera

I.- Los cambios en la estructura económica

Durante el período petrolero se opera un conjunto de cambios de gran trascendencia en la organización y funcionamiento de la economía nacional, los cuales orientaron en gran medida, el tipo de desarrollo económico, político y social que se ha operado en el país desde entonces. Podemos destacar como los cambios más importantes:

1.- La industria petrolera ha pasado a ser el sector fundamental de la economía venezolana.

Se entiende por sector fundamental de una economía, aquel que tiene mayor influencia sobre la actividad productiva y sobre el crecimiento económico general. En el período anterior la agricultura de exportación ocupó ese lugar clave, de allí que girara alrededor de ella toda l vida económica, social y política del país. El rápido crecimiento de la producción y de exportaciones petroleras permitió que éstas superaran rápidamente a las del sector agropecuario (1926) con lo cual la industria petrolera pasó a ser el sector fundamental de nuestra estructura económica. Este cambio va a tener profundas implicaciones en la vida del país.

En primer lugar, se trata de un, sector extranjero, cuyas decisiones se toman desde el exterior, lo que colocó desde el comienzo a nuestro país en una nueva situación de dependencia con respecto a los países originarios de las empresas petroleras; dependencia no sólo económica y tecnológica, sino también política a partir de entonces se institucionalizó la intervención abierta o solapada de gobiernos extranjeros, especialmente el de Estados Unidos, en nuestra política interna, justificándola con la defensa de los intereses de sus empresas en nuestro país.

En segundo lugar, los ingresos provenientes de la agricultura de exportación circulaban a través de casi todo el país, abarcando sectores importantes de la población venezolana, mientras que los ingresos petroleros apenas beneficiaban directamente a un número de empleados y obreros que no superó nunca el 3% de la población trabajadora. Por otra parte, dichas empresas adquirían en el exterior todos sus materiales y equipos, así como los bienes de consumo que necesitaban sus trabajadores, constituyéndose en enclaves separados del resto de la economía nacional, sin vinculaciones directas con los demás sectores, lo que hacía que su crecimiento tuviera una importancia directa casi nula sobre el resto de la economía. En tal sentido su efecto fundamental se ejercía indirectamente a través del pago de impuestos y regalías al Estado venezolano, lo cual, como ya hemos señalado, hace cobrar a la política de gasto público del gobierno una importancia decisiva para el destino del país.

La producción de petróleo que era de 502.000 barriles diarios en 1940 sube a 1.500.000 en 1950, a 2.849.000 en 1960 y a .3.708.000 en 1970. A partir de este último año tiende a bajar ligeramente, pero su aporte a la economía del país crece considerablemente en virtud, del alza a los precios petroleros que de alrededor de 2 bolívares por barril en la década de los 60 subió, en 1974, a más de 13 dólares, de tal manera la industria petrolera mantiene hasta el presente su condición de sector fundamental de la economía venezolana, como lo comprueban los siguientes indicadores calculados para 1973.

a) El petróleo representa el 95 del valor de las exportaciones venezolanas.

b) El petróleo representa, aproximadamente, un 55% del valor del producto físico del país, es decir, un valor igual al de toda la producción industrial, minera y agrícola nacional.

c) El petróleo aporta directamente el 70% de los ingresos ordinarios del Estado.

d) El petróleo aporta directamente el 60% de todas las divisas extranjeras que ingresan al país, las cuales son las que sirven para pagar nuestras importaciones.

Para ilustrar cuantitativamente el crecimiento de la industria petrolera y su importancia para la economía del país se acostumbra presentar la serie estadística  del crecimiento de la producción y de las exportaciones del producto, la cual da una idea precisa del acelerado proceso de extracción, pero que no expresa, en modo alguno, su real importancia para la economía venezolana.  En este sentido solo hay que tomar en cuenta la parte que perciben los trabajadores y el Estado venezolano. Es decir, el Ingreso Nacional Petrolero, que constituye la parte del Valor de nuestro petróleo que se queda en el país y que influye realmente sobre su economía. Para aclarar este concepto nos remitimos al gráfico siguiente:

Producción de Petróleo en Venezuela (1917-1973)

2.- La explotación del mineral de hierro.

En el año de 1950 se inicia la explotación de mineral de hierro en el Estado Bolívar, realizada, al igual que la de petróleo por empresas extranjeras representantes de grandes trusts internacionales, la Iron Mines of Venezuela, subsidiaria de la Bethlehem Steel Corporation y la Orinoco Mining, de la Unired Steel Corporation, consorcios norteamericanos.

La historia del hierro repite la serie de venalidades iniciada por las empresas petroleras. Veamos como las relató el Dr. Salvador de la Plaza:

“En 1925 fueron descubiertos los depósitos de El Pao y en 1927 se le otorgó concesión de explotación a un señor Boccardo, de Ciudad Bolívar, quien la traspasó en 1932 a la iron Mines Co., subsidiaria del trusi norteamericano Bethlehem Steel Corporation. Estos depósitos están ubicados en el Distrito Piar del Estado Bolívar y la superficie de la concesión abarca 8.600 hectáreas. Sorpresivamente en 1928 fue sancionada una nueva Ley de Minas con la sola finalidad de modificar los artículos relativos al impuesto de explotación y en tal forma, como veremos luego, que quedaron eximidos los concesionarios de pagarlo. A la Iron,  no obstante que la concesión había siclo otorgada a Boccardo en 1927, se le concedió en 1932 la “gracia” de convertir su concesión a esa nueva Ley, por lo que quedó exenta de pagar impuesto de explotación.”

“El hecho de que los trusts norteamericanos, entre ellos Bethlehem Steel con la concesión a la Iron, comenzaron a interesarse en el hierro de Venezuela, debido principalmente a que los riquísimos depósitos de alto tenor de Estados Unidos estaban dando señales de un próximo agotamiento, llevó al Gobierno de ese entonces a designar en 1937 una Comisión para el estudio y exploración de la Guayana, especialmente en lo que a hierro se refería. Esa Comisión rindió en 1939 un amplio estudio sobre la Sierra Imataca.”

“El 10 de noviembre de 1946 y con el nombre de Oliver Iron Mining Co., la Orinoco Mining Co., subsidiaria del trust norteamericano Uníted State Steel Corporation, solicitó y obtuvo del Estado la concesión de explotar unos depósitos de hierro en el Distrito Heres del Estado Bolívar. Sobre esos mismos depósitos le había sido otorgada concesión a un señor Alfredo Gruber, quien la vendió y traspasó a la Orinoco. Esos depósitos integran el hoy renombrado Cerro Bolívar y las concesiones abarcan una superficie de 8.093 hectáreas. El hierro contenido en esas concesiones lo ha avaluado la Orinoco en 35.000 millones de bolívares.”

“Al año siguiente, el 3 de diciembre de 1947 le fueron otorgadas a la misma Orinoco otras concesiones en el Territorio Delta Amacuro, con superficie inicial de exploración de 30.000 hectáreas, las que al ser convertidas en concesiones de explotación quedaron reducidas a 12.500 hectáreas. Dado que para la fecha de otorgamiento de esas concesiones ya había sido declarado ese Territorio de reserva nacional, hubo, para ceñirse a la Ley, que establecer ciertas “ventajas especiales” en el título de la concesión y, entre ellas, la h) que obligaba a la Orinoco a: crear y sostener una pequeña granja agrícola modelo en la región, sin fines de lucro, de conformidad con las disposiciones legales y pertinentes y contratar a ese fin los servicios de un agrónomo venezolano. Esta granja será instalada después de que las concesiones entren en explotación en lugar inmediato a éstas (Gaceta Oficial N° 22.481 del 3-12-47). Como entre una concesión de hierro y una granja agrícola modelo no existe relación alguna, La ilusión de tal “ventaja especial” no dejó de llamar la atención. La única explicación que hasta ahora ha sido sugerida es que la Orinoco, basada en experiencias técnicas, se proponía emplear como explosivo para la extracción de hierro en el Cerro Bolívar en lugar de la dinamita, el nitrato de amonio, el que mezclado con aceite de desperdicio o con petróleo, tiene la propiedad de que su manipulación es más sencilla y menos peligrosa, pues no deja residuos, como ocurre algunas veces con la dinamita, residuos que al hacer explosión en el momento en que son triturados los bloques de rocas, ocasionan pérdidas de vida y deterioro de bienes. Pero el nitrato de amonio es también un fertilizante y como tal la Orinoco no pagaría derechos al importarlo por tratarse de que sería consumido en la Granja Agrícola Modelo. Así pues, la Junta Revolucionaria de Gobierno de los años 46 y 47 no sólo otorgó riquísimas concesiones de hierro al trust norteamericano United State Steel Corporation —Casa Matriz de la Orinoco Mining Co.— sino que con la modesta “ventaja especial” h) le donó, libre de derechos arancelarios, la importación del explosivo que sería usado en la extracción del hierro en el Cerro Bolívar. En 1958 y posiblemente por ser bajo el tenor del mineral, la Orinoco renunció a las concesiones en el Territorio Delta Amacuro.”

“En el mismo Estado Bolívar y con superficie de 6.000 hectáreas, otro trust norteamericano, Republic Steel Corporation. Con el nombre de The María Luisa Ore Company y por traspaso que le hiciera el señor Tade4 Shoen, obtuvo una concesión.”

“Otras concesiones y en otros años fueron otorgadas por el Estado, pero lo de interés en constatar es que los trusts norteamericanos, por otorgamiento directo o p traspasos, llegaron a controlar para diciembre de 1957 más de 40.000 hectáreas de concesiones. Por renuncia de algunas de ellas caducidad de otras, para el 31 de diciembre de 1961 el área de concesiones había disminuido a 31.893 hectáreas y para el 31 de diciembre de 1962 a 26.893 hectáreas, según reciente información del Ministerio de Minas e Hidrocarburos, por haber sido declarada 1 caducidad durante ese último año de die concesiones, de 500 hectáreas cada una, que le habían sido otorgadas al señor Héctor Figarella.”

El desarrollo de la producción de mineral de hierro, impulsado por las crecientes necesidades de la economía norteamericana determinó que rápidamente nuestro país se colocara entre los principales exportadores mundiales del producto.

Con la producción de mineral de hierro se incrementan el poder económico, así con los beneficios del capital extranjero en Venezuela. Nuestro país, en cambio ha percibido hasta ahora muy poco por dicha explotación. En tal sentido, la profundización d iniciado proceso de nacionalización del sector abre nuevos y promisores caminos al auténtico desarrollo económico del país, pues la combinación de petróleo y hierro en manos de la nación venezolana sientan las bases un nuevo tipo de desarrollo, basado en la construcción de una industria pesada capaz de producir maquinaria y equipo para las necesidades nacionales y la exportación, la forma como se sepa utilizar esas posibilidades, depende en gran medida el futuro la economía venezolana.

3.- El comportamiento de la agricultura.

Como ya se ha visto, la agricultura de exportación venía en crisis desde fines del siglo XIX. Después de la Primera Guerra Mundial con el alza de los precios internacionales del café y del cacao, hubo una importante recuperación, pero no lo suficiente para que la incapacidad de la clase terrateniente, unida al éxodo campesino hacia las ciudades y campos petroleros y a la ausencia de una política oficial adecuada terminaran por llevarla a la ruina. La agricultura de exportación comienza desde entonces su fase de decadencia definitiva, con lo cual se consolidó la importancia determinante de la exportación petrolera sobre la economía nacional.

La caída de la agricultura de exportación no significó, sin embargo, una baja absoluta de la producción agrícola, pues el aumento del mercado interno y la apertura de vías de comunicación permitió que ella se orientara hacia el consumo nacional. En efecto, de 1920 a 1936 el producto agrícola total creció más de un 66%. Más adelante, el aumento de la demanda de materias primas agrícolas que trajo consigo el desarrollo industrial, así como el apoyo oficial a algunos programas agrícolas, favorecieron el desarrollo capitalista de la agricultura, el cual ha traído consigo un conjunto de innovaciones técnicas (mecanización, uso de fertilizantes y herbicidas, lucha contra las plagas, etc.), especialmente en la ganadería de leche, textiles y oleaginosas, arroz, tabaco, papas y caña de azúcar, desarrollo que se ha concentrado en los Estados Zulia, Portuguesa, Yaracuy, Aragua, Carabobo, Miranda, Barinas, Guárico y Trujillo.

Otro aspecto que vale la pena subrayar es la realización de varios intentos de reforma agraria, el último de los cuales se inicia en 1960 con la vigente Ley de Reforma Agraria, mediante la cual se habrían asentado unas 100 mil familias campesinas para 1972. Diversos documentos oficiales permiten comprobar, sin embargo, la poca profundidad del intento y lo exiguo de sus resultados. En efecto, según algunos, lo pequeño de las parcelas asignadas (un promedio de diez hectáreas por familia), y la insuficiente asistencia técnica y crediticia no han hecho sino desarrollar el minifundismo con resultados muy precarios, tanto para la economía nacional como para los propios campesinos, cuyo ingreso para una familia con promedio de cinco integrantes es de Bs. 3.554 al año: es decir de Bs. 296 por mes. Por otra parte, sólo el 14,7 por ciento, es decir, menos de 20 mil de los 130 mil campesinos asentados, han logrado realmente un resultado aceptable al alcanzar un ingreso mensual de 935 bolívares por familia. Los restantes o han tenido pérdidas y han fracasado (8.500 familias) o siguen viviendo en las mismas condiciones de miseria tradicional (102.000 familias con ingreso mensual promedio de 218 bolívares).

En todo caso, el desarrollo de la agricultura está bastante rezagado con relación a las necesidades de la población venezolana. Todavía tenemos déficits importantes que obligan al país a realizar importaciones de unos 3.000 millones de bolívares en productos agrícolas, muchos de los cuales podrían ser producidos en el país (maíz, caraotas y frijoles, frutos y hortalizas, etc.). Ese atraso de la agricultura crea serios problemas al desarrollo industrial y repercute negativamente en el nivel de la vida de la población.

4.- El desarrollo del sector comercial y servicio.

En la estructura económica anterior, el sector comercial, exportador e importador, jugaba como ya hemos dicho, un papel central dentro del funcionamiento de la economía como financiador, comprador y exportador de la producción agrícola, importador de los bienes industriales requeridos y pagador al fisco nacional de la casi totalidad de sus ingresos en forma impuestos.

La agonía de la agricultura de exportación y el hecho de que las petroleras exportaban ellas mismas su producción hizo que declinara rápidamente la importancia de la función del sector comercial como exportador. Por otra parte se operaba un conjunto de procesos que la iban a compensar con creces de esa pérdida.

El primer lugar el aumento del mercado interno impulsado por la actividad petrolera determinó un considerable aumento de las importaciones, cuyos beneficios superaron la pérdida de ingresos por la disminución de las exportaciones agrícolas.

En segundo lugar, el crecimiento de la producción nacional tanto agrícola, como industrial fortalecieron el comercio interno, lo que incrementó aún más la importancia económica del sector.

En tercer lugar, el auge de toda la economía hizo crecer considerablemente las necesidades de transportes y otros servicios ligados a la producción y comercialización de los productos (bancos, almacenadoras, financiadoras, compañías de seguros, etc.) actividades que fueron también desarrolladas en gran medida por la burguesía mercantil, con el consiguiente aumento de su poder económico.

En síntesis, el sector comercial y de servicios, o sector terciario, se constituye en el principal beneficiario del auge petrolero, pues allí se obtienen las más altas tasas de ganancia, situación que ha redundado negativamente sobre nuestro desarrollo agrícola e industrial. En efecto, a pesar de que el comercio y los mencionados servicios constituyen actividades necesarias y de gran importancia para la economía de todo el país, el hecho que en esos sectores se obtengan los mayores beneficios con muy poco riesgo, ha desestimulado las inversiones menos seguras en la industria y en la agricultura que son los pilares fundamentales de una economía sana y equilibrada.

5.- El desarrollo industrial.

a) El proceso de crecimiento:

Durante el período gomecista cambió muy poco el panorama industrial del país. Como señala Orlando Araujo:

En efecto, sólo se desarrollaron medianamente algunos renglones corno cigarrillos, textiles, cerveza, jabón, etc., de modo que para 1936 el producto industrial, incluyendo el artesanal, apenas llegaba al 6% del producto nacional. El aumento de la demanda interna que trajo consigo el negocio petrolero se satisfacía, como hemos visto, con importaciones crecientes de productos industriales.

Con el estallido de la II Guerra Mundial en 1939 sucede un doble fenómeno que va a influir sobre el desarrollo industrial del país. Por un lado aumentó el ingreso nacional por el incremento de las exportaciones petroleras que trajeron consigo las actividades bélicas y porque la Reforma Petrolera de 1943 elevó la participación del Estado venezolano en los beneficios de las Compañías Petroleras. Por el otro disminuyeron y se encarecieron considerablemente nuestras importaciones, lo que hizo posible el desarrollo de algunas industrias nacionales; tales como cemento, caucho, alimentos y bebidas, etc.

Al fin de la guerra se presenta, tanto en lo nacional como en lo internacional, un conjunto de condiciones favorables para la compra de maquinaria y equipo, además de haberse formado durante la guerra un conjunto de nuevos empresarios industriales. En el orden internacional, la victoria de los aliados significó el comienzo del desmoronamiento de los grandes imperios coloniales, la formación del Campo socialista, la fundación de las Naciones Unidas, etc., fenómenos todos que contribuyeron a cimentar los deseos de desarrollo económico por parte de los países atrasados, deseos que se concretizaban en la formación de una industria nacional.

Todas esas favorables condiciones permitieron que se iniciara, a partir de 1945, un crecimiento de la industrialización relativamente importante para la época. Frente a los hechos cumplidos, las empresas del capitalismo monopolista, que hasta entonces eran contrarias a nuestro desarrollo industrial, comienzan a establecer sus empresas en el país, ya directamente, ya asociadas con el capital criollo en empresas mixtas. Como resultado crecen de 1945 a 1958 la producción industrial de alimentos (33,9%) textiles (21,2%), otros bienes de consumo (61,1%) y, sobre todo, los materiales de construcción (56,6%). favorecidos estos últimos por la política de “concreto armado” de Pérez Jiménez. es decir, la predilección por parte del dictador de vistosas obras públicas, de gran suntuosidad, especialmente en la capital de la República (Torres de El Silencio. Teleférico, Autopistas, Hoteles de lujo, etc.).

Durante ese período (1950-1958) el Estado prestó algún apoyo al naciente desarrollo industrial en forma de créditos y protección arancelaria, pero fue incapaz de denunciar el Tratado de Reciprocidad Comercial con los Estados Unidos que era uno de los instrumentos que más frenaba dicho desarrollo.

A partir de la caída de la dictadura de Pérez Jiménez se inicia un período de presión de todos los sectores progresistas de la vida nacional para que se acelerara el crecimiento industrial, proceso liderizado por la Asociación Pro-Venezuela con el apoyo de los partidos políticos y del movimiento obrero y campesino; pero es a partir de 1961, año en el que la baja del ingreso nacional petrolero creó serias preocupaciones en los círculos dirigentes del país, cuando comienza un proceso más organizado y acelerado de industrialización favorecido por una generosa política crediticia y proteccionista del Estado.  Como resultado de esa política el producto industrial crece de 2.547 millones de bolívares en 1958 hasta 6.589 millones de bolívares en 1971, aumentando así su participación en el producto territorial total de un 10,8% en 1958 a 13,9% en 1971, cifras que testimonian un crecimiento relativamente importante. Tratemos de analizar ahora el tipo de desarrollo industrial que se ha operado en el país, y su relación con el bienestar general de la población y con el futuro de nuestra nación

b) Característica de la industrialización Venezolana

1- Se trata de una industria que se inicia produciendo en el país lo que antes se importaba (sustitución de importaciones), por ello, lejos de expresar las reales necesidades de la población venezolana expresa el patrón de consumo norteamericano. “Los bienes industriales importados expresan el grado de desarrollo de la fuerza de trabajo y de los instrumentos de producción en el país que los produjo: implican una determinada técnica, acorde con ese grado de desarrollo. Pero son también el resultado de las exigencias particulares que impone la estructura económica de esos países. Las economías capitalistas-monopolistas tienen su talón de Aquiles en el lado demanda del mercado, de allí que su problema fundamental no sea el de producir, sino el de vender, el crear constantemente nuevos elementos estimulantes del consumo. Tal motivación se expresa, necesariamente, en el patrón de consumo: la producción no se limita a satisfacer necesidades, sino también a crearlas. A través de los medios de comunicación de masas, el aparato publicitario empresarial cumple en el capitalismo superior su tarea clave de producir constantemente nuevas necesidades, de crear objetivos ideales de consumo que amplíen la demanda global y eviten el trauma de la producción material. De allí que el intenso proceso de sofisticación del consumo que es característico de los países capitalistas avanzados sea un fenómeno inherente a su estructura económica, expresa una insoslayable necesidad para su mantenimiento en tanto que tal estructura sea un requisito de su crecimiento mientras subsista el conjunto de relaciones de producción capitalista-monopolista que le sirven de sistema fundamental.”

2- Para producir esos bienes tuvo que hacer uso de la tecnología que usaban en sus países las empresas que nos vendían las importaciones, lo que determinó la alianza del capital criollo con esas empresas extranjeras que aportaban sus marcas y patentes. Como resultado tenemos, por una parte un proceso de intensa penetración del capital extranjero en nuestra industria que sube de 576 millones de bolívares en 1958 a 4.128 millones en 1971, y. por la otra que nuestro país tiene que pagar altas sumas cada año por el uso de patentes y marcas de fábrica extranjeras.

“Por la puesta en práctica en Venezuela de la etapa final de la tecnología estadounidense a través de las inversiones directas hemos tenido que incurrir en costos muy elevados. Tales Costos imposibles de cuantificar en su totalidad por la carencia de información. están representados por los dividendos que perciben tales empresas, por los altos salarios del personal directivo y técnico norteamericano utilizado en el país, por la remisión disimulada de utilidades bajo la forma de sobre-precios de materias primas importadas, etc…”

3- Nuestra industria ha sido, hasta ahora, pna industria de ensamblaje, es decir, que compra en el extranjero las partes y materias primas de un bien y la maquinaria para armarlo en el país. Un ejemplo típico es la “construcción” de automóviles, industria que depende en alto grado del abastecimiento extranjero, ya que sólo una parte mínima de sus componentes comienzan a producirse en el país, también con tecnología e inversiones extranjeras.

4- Debido al uso de esa tecnología extranjera concebida para los grandes mercados de los ‘países capitalistas, con una o dos fábricas se producía mucho más de lo que requería el mercado nacional, lo cual, además de mantener ociosa una parte de la capacidad productiva de las empresas, favoreció la formación de monopolios en los distintos sectores de la producción, lo que es una de las causas del alto costo de la vida del país.

Podemos concluir señalando que el crecimiento industrial ocurrido representa una etapa de avance en el desarrollo económico del país; pero debe corregir todavía serias fallas, como son su carácter dependiente y la concentración de sus capitales en un pequeño grupo de capitalistas nacionales y extranjeros para poder avanzar a constituirse en una industria madura, verdaderamente nacional y al servicio de todos los venezolanos.

c) Las industrias básicas.

 —Párrafo aparte merece el desarrollo de un conjunto de industrias básicas en manos del Estado que representan un considerable avance, y de cuyo desarrollo dependerá esencialmente el futuro del país. Nos referimos esencialmente a las industrias siderúrgicas y petroquímicas, que representan el punto de partida de un auténtico desarrollo industrial nacional basado en la transformación de nuestras materias primas (petróleo, hierro y productos agrícolas), y no en el ensamblaje de partes y productos importados. Estas empresas, unidas a la industria petrolera y del hierro nacionalizadas, constituyen las bases del futuro económico de Venezuela, sin olvidar en ningún momento la necesidad de un cambio radical en la agricultura del país.

6.- Características de la nueva estructura económica

A pesar de la gran importancia de los cambios ocurridos, permanecen y se acentúan, aunque cambiando de forma, los rasgos característicos señalados en la estructura económica anterior, es decir, la nonoproducción, la dependencia y la heterogeneidad estructural.

a)      La monoproducción:

Ya para 1936 la producción venezolana de petróleo constituía más del 50 por ciento del valor de toda la producción agrícola, industrial y minera, porcentaje nunca alcanzado por el cacao ni el café en sus mejores épocas. Para 1972 a pesar del crecimiento agrícola e industrial este porcentaje apenas había bajado a un 47 por Ciento.

La hegemonía del petróleo mantiene una amenaza constante para la seguridad de los venezolanos, creando un clima nada propicio para el progreso y el bienestar colectivo.

…La importancia del petróleo depende del precio pagado por consumidores que se encuentran fuera del territorio nacional. La excesiva proporción que ocupa en el conjunto de cuanto producimos obliga a que en gran parte tenga que enviarse a otros países y lo que hace verdaderamente grave nuestro elevado coeficiente de exportación es que el 92,8 por ciento es de petróleo. La mono- producción nacional es tan marcada que se vuelca hacia afuera en los peligrosos niveles señalados.”

“(…) La hegemonía del petróleo, determinante de las grandes exportaciones que extreman nuestra dependencia del comercio exterior, crea una situación de peligro, independiente  de las entidades o empresas que pudieran administrar este recurso nacional. Aun cuando fueran empresas venezolanas o el propio Estado quienes manejaran la industria petrolera, el peligro señalado subsistiría porque se debe a la exagerada significación del petróleo en su relación a la economía general del país…”.

b)      La Dependencia:

El carácter dependiente de la economía venezolana también se acentúa y diversifica. Por una parte, el nuevo sector fundamental de la estructura es ahora propiedad de empresas extranjeras, de cuyas decisiones en materia de precios y volumen de las exportaciones dependerá desde entonces la vida económica del país. Por la otra, se genera la ya mencionada dependencia tecnológica y, finalmente, la introducción del patrón de consumo extranjero significó una nueva forma de dependencia que transformaría totalmente la vida de los venezolanos, inducidos desde entonces, a través de los medios de comunicación dominados por el gran capital, a sumar cada día nuevas modas y hábitos de consumo, muchos de ellos innecesarios, para dar salida a la inmensa producción del capitalismo mundial.

c)      La heterogeneidad estructural:

El proceso de descomposición de la vieja estructura atrasada ha sido de tal lentitud que continúa hasta el presente. Todavía tienen vigencia en el campo venezolano relaciones de trabajo basadas en el rentismo parasitario de los terratenientes. Como se ha visto, la Reforma Agraria, lejos de resolver el problema ha creado una importante capa de campesinos pobres de muy baja productividad. Mientras tanto, se desarrolla en las ciudades y en el campo un capitalismo dependiente que coexiste en algunas regiones con el atraso característico de la estructura anterior. En otras palabras, el capitalismo crece sin ser capaz de absorber a toda la población trabajadora, lo que crea el llamado fenómeno de la marginalidad, es decir, el hecho que una parte de la población queda al margen del crecimiento económico capitalista tanto en el campo como en las ciudades, lo que da lugar en estas últimas al desarrollo de barriadas llenas de ranchos miserables donde se incuban las más diversas formas de desadaptación social.

En síntesis, continuamos siendo un país monoproductor y dependiente. con una estructura heterogénea en la que la miseria extrema de sectores importantes de las masas populares se hace cada vez más notoria y humillante frente al enriquecimiento acelerado de la minoría que recoge los frutos del crecimiento capitalista dependiente.

7.- Caracterización del tipo de desarrollo económico

Así como el tipo de crecimiento característico de la economía agropecuaria era el que convenía al desarrollo del capitalismo en los países avanzados de la época, el del período petrolero es el que correspondía a los intereses de los grandes consorcios monopolistas del período imperialista.

Hasta 1936 seguíamos siendo un país productor de materias primas para nutrir el crecimiento de la economía capitalista mundial. por lo cual recibíamos un pago en sueldo y salarios a los trabajadores y en impuestos y regalías al gobierno que servía para fortalecer nuestra condición de compradores de la producción industrial de aquellos países.

En otras palabras: la forma de crecimiento consistía en cambiar cantidades crecientes de petróleo por mercancías industriales, lo que, lejos de aumentar la capacidad productiva del país, la empobrecía porque el petróleo es un bien agotable cuyas reservas disminuyen con cada barril extraído, y beneficiaba a los países extranjeros que lo explotaban a muy bajo costo y nos vendían artículos industriales a precios cada vez más altos.

Para consolidar este sistema de relaciones de explotación del país, Estados Unidos impuso a Venezuela la firma del Tratado de Reciprocidad Comercial por medio del cual dicho país se comprometía a dar facilidades de venta al petróleo venezolano a cambio de que mantuviéramos bajos los derechos de aduana (aranceles) que pagaban en nuestro país las mercancías norteamericanas que importábamos. De esa manera impedían que se desarrollara una industria nacional, pues las empresas venezolanas requerían protección arancelaria para poder competir con la producción industrial extranjera.

El desarrollo industrial, que podría haber cambiado el tipo de crecimiento económico fue rápidamente penetrado por el capital extranjero, de tal manera que si antes comprábamos los bienes industriales terminados, ahora seguimos comprando, y en mayor cuantía, las materias primas y partes semielaboradas al extranjero, con lo cual seguimos siendo un país exportador de materias primas e importador de la producción de dichos países.

Otro aspecto que vale la pena destacar dentro del tipo de crecimiento ocurrido es la desigual distribución de los frutos del crecimiento. Una pequeña minoría de capitalistas monopoliza la riqueza que se concentra cada vez más en un reducido número de venezolanos. Baste señalar en tal sentido que según el censo de población de 1950 existía en el país para ese año 64.698 patronos y que esta cifra se reduce en el censo de 1971 a 13.002. Mientras tanto se condena a una miseria vergonzosa a la gran mayoría de los venezolanos.

II.- Los cambios en la estructura social:

Como consecuencia de los cambios económicos señalados, en la vieja estructura social basada en el latifundio y en la explotación de trabajadores por los terratenientes y la burguesía mercantil, sufre un considerable impacto que iniciara el proceso de descomposición definitiva, al mismo tiempo que comienza el ascenso de las nuevas clases y capas sociales:

1.- Las clases sociales tradicionales

a)      El campesinado

La historia del campesinado venezolano es la historia de su lucha sostenida a través de variosig1os por mejorar sus condiciones de vida. Las crónicas coloniales están llenas de revueltas de esclavos e indígenas y de las más variadas formas de protesta campesina, situación que no sufrió cambios de importancia después de la independencia. La liberación de los esclavos en 1854 señala el punto de partida de una estructura económica en la que el trabajo campesino responde, en lo fundamental a las circunstancias de la servidumbre feudal.

La reacción del campesinado, contra un orden de cosas que, sólo ofrecía como perspectivas la seguridad de una miseria vitalicia, fue de dos tipos. Por una parte, la lucha por la propiedad de la tierra y contra los privilegios de los terratenientes que tienen su punto culminante en la Guerra Federal; por la otra, incorporación a la lucha armada en las partidas, montoneras y ejército de la época como soldados, en busca de arriesgar en la guerra su vida miserable contra la posibilidad de una mejora social o económica. Era lo que Juan Parao, el personaje de Gallegos en su obra “Cantaclaro” denominaba “cambiar el menudo por la morocota”.

La llegada de los caudillos andinos al poder con Cipriano Castro y su consolidación con la dictadura de J. V. Gómez apoyada en el creciente flujo de ingresos petroleros, hicieron cada vez más difíciles las condiciones para con esos dos tipos de reacción del campesinado. La creación de un sólido aparato militar basado en mandos regionales fieles al dictador y el floreciente poder económico del Estado permitieron “pacificar” al país bajo el signo de la fuerza y el terror, lo que fortaleció inicialmente el poder social de los latifundistas y la explotación del campesinado.

Es fácil comprender que, en tales circunstancias la explotación petrolera creara las condiciones básicas para la descomposición del campesinado con su emigración a los campos petroleros y áreas urbanas a que ya nos hemos referido, no sin la oposición de los latifundistas, que hicieron grandes esfuerzos para impedir el éxodo campesino, tales como la solicitud de detención a las obras públicas, institución de la recluta coactiva, etc., pero tales medidas resultaron a la postre, inoperantes frente a la magnitud del proceso de transformación que estaba viviendo el país.

El éxodo campesinado no tuvo sin embargo, la misma intensidad en todas las zonas rura1es dependiendo de las facilidades de comunicación, del grado de densidad, poblacional de cada zona rural con relación a la disponibilidad de, tierras laborables, de las condiciones de salubridad, etc.

Trujillo, Falcón y Lara, tres Estados vecinos, aportaron el 72 por ciento de la población que para 1941 habitaban los municipios petroleros del Estado Zulia. Sucre y Nueva Esparta, Estados que tuvieron acceso por vía marítima dieron también un importante aporte de trabajadores; en cambio, Estados de pocas vías de comunicación, como Bolívar y Apure, tuvieron poca actividad migratoria.

En las zonas poco afectadas por el fenómeno petrolero, el campesinado siguió viviendo en las mismas condiciones anteriores, pero estaba abierta, definitivamente, una puerta de escape que se ampliaría con el desarrollo posterior de las vías de comunicación. La clase campesina tradicional, se transforma, pues- en Una clase descendente, en descomposición tanto por el abandono de las actividades agrícolas por los importantes contingentes que fluyeron a las ciudades y campos petroleros como por la Penetración del capitalismo en el campo y el surgimiento de1os obreros agrícolas (trabajadores asalariados).

Para 1936 la población ocupada en la agricultura (incluye ganadería, pesca, explotaciones forestales, etc.) era de 625 mil trabajadores que representaban el 57 por ciento de toda la población activa ocupada en el país. Para 1971 la cifra absoluta había subido ligeramente (a 656 mil trabajadores); pero baja considerablemente su importancia relativa hasta un 23 por ciento. Cambia también radicalmente la composición del campesinado con el crecimiento de los obreros agrícolas, y los asentados por la Reforma Agraria.

b)      Los terratenientes

La primera Guerra Mundial agravó considerablemente la crisis crónica en que se debatía la agricultura latifundista. Por una parte la baja de los precios del café y del cacao afectó seriamente el valor de las exportaciones; por ¡a otra, “las casas comerciales alemanas, las más importantes —señala Salvador de la Plaza — suspendieron sus anticipos en dinero y artículos a los propietarios y hatos”.

Al fin de la guerra pareció mejorar la situación, aumentaron los precios del café y del cacao y el valor de las exportaciones venezolanas tuvo un enorme incremento, para luego caer en la violenta crisis de 1920 que golpeó seriamente a terratenientes y comerciantes.

Tal era la situación económica de la clase latifundista en el momento en que se inician las exportaciones petroleras. De 1921 a 1929 vuelven a subir los precios que prácticamente se duplican, pero el éxodo campesino y la incapacidad de la clase terrateniente y la falta de apoyo oficial para mejorar el financiamiento y la técnica de los cultivos como se había hecho en Brasil, impidieron que se aprovechara la nueva situación favorable.

Para 1928 el gobierno estableció el Banco Agrícola y Pecuario que llenó de júbilo a la clase terrateniente porque se desligaba del agiotismo de las casas comerciales y la hacía soñar con un gran crecimiento de la producción de café y de cacao, pero la crisis mundial de los años 30 vino a terminar, y ahora definitivamente, con tales esperanzas, pues la baja de los precios de dichos productos sumergió en la ruina a los hacendados. En 1934 la agricultura de exportación recibió el golpe de gracia con la fijación oficial del tipo de cambio del dólar a 3,93 cuando hasta entonces había oscilado entre 5 y 7 bolívares. Ello significaba que los dólares recibidos por la venta de un saco de café en el exterior tenían un valor en bolívares mucho menor que antes, con el consiguiente perjuicio para los cultivadores.

La agricultura de exportación no podría reponerse de este golpe final. Allí comienza la larga decadencia de la agricultura latifundista que sería acelerada, paradójicamente, por la creación del Banco Agrícola y Pecuario, creado para fortalecerla. En efecto, el surgimiento de una fuente de préstamos a bajo interés en momentos de una crisis agrícola y de auge de las actividades urbanas tenía que traer como consecuencia el estímulo del ausentismo. En efecto, los propietarios hipotecaban sus tierras y con el dinero obtenido emigraban también a las ciudades, donde algunos de ellos comenzaron a desarrollar nuevos tipos de actividades económicas.

Como resultado de este proceso, que se uniría más tarde a la penetración del capitalismo en el campo y la formación de un grupo importante de empresarios agrícolas, la clase terrateniente va perdiendo progresivamente su poder económico y político tradicional, se hace también una clase en descenso en escala nacional, aunque todavía mantenga la propiedad de importantes extensiones de tierra en algunas regiones, en especial en las zonas cafetaleras de Los Andes, en las regiones ganaderas de los llanos y en algunas zonas cacaoteras.

c)    La burguesía comercial

Como ya hemos señalado, con la crisis de la agricultura tradicional y el auge de las importaciones, la burguesía comercial perdió su (exportador-importador), lo que la separó definitivamente del latifundio y la ligó más al capitalismo extranjero, pues, por una parte, la capacidad de compra del país dependía ahora de las compañías petroleras y, por la otra, el abastecimiento de artículos industriales, cuya demanda crecía, se realizaba desde el exterior. Esta clase se fortalece-política- mente con la decadencia del latifundio y con la muerte de J. y. Gómez, después de la cual, aparece como el factor social más importante en el gobierno del Presidente López Contreras.

A medida que se desarrollan los transportes y servicios y se opera el proceso de industrialización, la burguesía comercial expande su poder económico hacia esos sectores hasta integrarse completamente con el resto de la clase capitalista que hoy domina la vida económica del país.

d)   El artesanado

De acuerdo con los censos de 1920 y 1936, el número de artesanos y trabajadores por su cuenta subió de 43 mil a 123 mil. Por su parte, el producto creado por ellos subió de 72 millones de bolívares en 1920 a 223 millones en 1936. Todo ello revela un gran auge dé esta clase social que participaría en muchas de las, luchas de la época al lado de la naciente clase obrera y de los sectores progresistas de las capas medias de la población que se desarrollaría dentro del nuevo proceso generado por la explotación petrolera.

A partir de entonces, a medida que se cumple el proceso de industrialización el artesano comienza a perder importancia pues la gran mayoría de ellos termina por convertirse en trabajadores asalariados.

2.- Nuevas clases sociales

a) La clase capitalista extranjera

La penetración de las empresas foráneas, y su dominio del sector fundamental de la nueva estructura económica, significo también la inserción de la clase capitalista extranjera en la estructura social del país en condiciones de clase dominante fundamental, con una solida influencia sobre el poder político interno basado en su gran poder económico y en el apoyo que le prestaban sus gobiernos de origen.

Para ejercer ese poder político la burguesía monopolista extranjera utilizó inicialmente a las clases dominantes internas tradicionales, es decir, a los latifundistas, cuya representación se sintetiza en la figura del dictador J. V. Gómez y en la burguesía comercial interna que, como ya hemos señalado, era una de las principales beneficiarias de la nueva situación.

La clase capitalista extranjera es una clase reaccionaria en temimos nacionales porque su interés es el de obtener beneficios para trasladarlos al exterior. No tiene ningún interés en el desarrollo integral de nuestro país; por el contrario, su conveniencia es mantener el atraso para ejercer en las mejores condiciones posibles la explotación de nuestros trabajadores y recursos naturales.

Como hemos visto, a medida que creció el mercado interno y los demás sectores de la economía, el capital extranjero penetró en. todos ellos, contribuyendo así a incrementar la dependencia del país.

b) La clase capitalista nacional:

Esta clase tiene sus orígenes en la burguesía comercial, en algunos grupos de terratenientes enriquecidos y en la capa de altos funcionarios públicos conocida como burguesía burocrática, es decir, que utilizó las ventajas del poder político para enriquecerse. Estas tres vías de origen contribuyeron a crear al comienzo una clase capitalista ligada al comercio importador, a la usura, a la especulación, especialmente en la compra y venta de terrenos en las ciudades, y al desarrollo de los medios de transporte y otros servicios necesarios al negocio petrolero y las importaciones.

Este campo de acción para los capitalistas se ampliará considerablemente con el desarrollo de la industrialización y el creciente apoyo en forma de créditos y protección de toda índole brindada por el Estado. Como consecuencia se desarrolla rápidamente el poder de esta clase, como lo evidencia el monto creciente de su capital, que sube de 30 mil millones de bolívares en 1950 a más de 85 mil millones en 1971.

A medida que ha avanzado el proceso de crecimiento económico del país se van perdiendo las fronteras entre capitalismo mercantil, industrial, financiero, etc. y se conforma una solida burguesía integral donde sus más connotados representantes tienen intereses en todos los sectores de la economía.

Paralelo al auge de su poderío crece también su conciencia de clase y su capacidad de organización para la defensa de sus intereses. Ya en 1944 se funda la Federación Venezolana de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción (FEDECAMARAS) que ha cumplido un importante papel como organizadora de la clase capitalista, con una capacidad económica, política e ideológica que la colocan como uno de los más importantes factores de poder en la Venezuela de hoy.

Un aspecto importante de la clase capitalista criolla es su íntima ligazón con capital extranjero. Según cifras del Banco Central de Venezuela, para 1971 el total de la inversión extranjera en el país era de 15.400 millones de bolívares y el capital nacional complementario, o asociado a él era de 19.592 millones. Si a esto se agrega la dependencia tecnológica del capital criollo respecto, al extranjero, se llega a la conclusión de que ambos tipos de capital nacional y extranjero, forman hoy una unidad difícilmente separable.

c)  La clase obrera:

Como ya se ha señalado, uno de los efectos más importantes del desarrollo de la explotación petrolera fue el crecimiento de la clase obrera que aumenta, de unos 70.000 trabajadores en 1920 a unos 141.000 en 1936. Se trataba, todavía, de un desarrollo incipiente pues para éste último año dichos obreros representaban apenas un 13 por ciento del total de los trabajadores venezolanos, pero fueron ellos ya desde aquel entonces, apoyados por el estudiantado y otros sectores de la pequeña burguesía, la vanguardia de las luchas económicas y sociales por la mejora de las condiciones de vida del pueblo venezolano y contra la explotación del país por parte de las compañías extranjeras y sus aliados criollos.

Era, entonces, una clase, no sólo poco numerosa, sino también débil organizativamente fuera del sector petrolero y de los transportes, pues en el resto de la economía las empresas empleadoras tenían apenas un promedio de cuatro trabajadores, lo que limitaba la organización y la toma de conciencia de su condición de clase explotada. A pesar de ello, durante el período gomecista se realizaron las primeras huelgas en lucha por el aumento de salarios, como la de los trabajadores petroleros del Distrito Bolívar del Estado Zulia (1925) que duró dos semanas y logró el aumento del salario de 5 a 7 bolívares diarios.

En 1936 fue aprobada la primera Ley del Trabajo, que además de garantizar un conjunto de prestaciones y derechos a los trabajadores, permitió por primera vez la organización de sindicatos. A finés de dicho año se inició la primera huelga legal organizada en la historia del país, que apenas logró pequeñas mejoras de salario debido a la intervención del gobierno de López Contreras en defensa de las compañías petroleras, pero que señala, en cambio, el inicio del auge de las organizaciones sindicales en Venezuela y de la importancia política creciente de la clase obrera.

A partir de entonces, como resultado del desarrollo del capitalismo su número crece ininterrumpidamente hasta alcanzar en 1971 1.789.429 asalariados, es decir, un 60% del total de la población trabajadora del país.

Mientras se opera su crecimiento cuantitativo se desarrollan las organizaciones obreras con muchos altibajos, ya sea por las condiciones políticas negativas durante algunos períodos como el de Pérez Jiménez, como por la propia división del movimiento obrero en base a parcialidades políticas. Esta división de la clase obrera, todavía vigente, ha contribuido a restarle poder, mientras que, como ya hemos visto, la clase capitalista unida y solidaria en su organización nacional (FEDECAMARAS), ha incrementado considerablemente su influencia en todos los órdenes de la vida nacional.

d)  Otros trabajadores:

Como parte de las consecuencias del éxodo campesino hacia las áreas urbanas aumentaron considerablemente los trabajadores domésticos, especialmente mujeres. Su número sube de 35 mil en 1920 a 108 mil en 1936 y a158 mil en 1971.

Aumenta también los trabajadores ocupados en la Administración Pública que se constituye en el primer empleador del país al subir de 13 mil trabajadores en 1920, 56 mil en 1936, 500 mil en 1971 y 900.000 en 1980.

Se opera también el ascenso de un conjunto de sectores medios de la población (pequeña burguesía), tales como profesionales, estudiantes, pequeños propietarios, etc., que desde la dictadura de J. V. Gómez hasta la actualidad han jugado un importante papel político y social y como orientadores ideológicos de las distintas tendencias que privan en nuestro país.

e)    Las masas marginales:

Como ya hemos señalado, el crecimiento dependiente, desarticulado e insuficiente que ha tenido la economía del país, unido al acelerado proceso de urbanización han tenido como consecuencia el surgimiento y desarrollo de una considerable masa de desempleados y trabajadores con ocupaciones precarias (buhoneros, limpiabotas, cuidadores de vehículos y otros trabajadores de muy bajos ingresos) que habitan, junto con sus familias en ranchos insalubres y en condiciones miserables.

Esta población que ocupa junto al campesinado los más bajos lugares de la escala social, constituyen las llamadas masas marginales, que representan un porcentaje superior al 45 por ciento de la población urbana del país, cifra que expresa la crítica más seria y objetiva a la actual sociedad venezolana y a la forma de crecimiento económico que se ha verificado en el país.

El crecimiento de nuestra población marginal está íntimamente ligado al fenómeno migratorio. De un lado, la migración interior, principalmente del medio rural, cuyos habitantes siguen buscando en las ciudades mejores condiciones de vida y de trabajo. De otro lado la inmigración extranjera de países vecinos, cuyos habitantes han trasladado al nuestro los problemas económicos y sociales de sus países de origen, con lo cual han contribuido a aumentar la presión sobre nuestros servicios sanitarios, asistenciales, educativos, y a incrementar el desempleo y los índices delictivos.

La penetración del capital internacional en Venezuela

La penetración del capital internacional en Venezuela

A partir del inicio de la explotación petrolera se abre un nuevo período de la historia venezolana, durante el cual se opera todo un conjunto de transformaciones significativas en los distintos aspectos de la vida social que han permitido superar el estancamiento característico de la Venezuela agropecuaria y conformar la compleja realidad económica, social, y política de lo que es el país.

El motor fundamental de ese conjunto de cambios es un factor externo: la penetración creciente de nuestro país, por empresas extranjeras, primero la importación de hidrocarburos, luego en la mineral de hierro y, sucesivamente, en la industria, la agricultura, el comercio, los transporte, etc., hasta llegar a abarcar todos los sectores de la economía nacional, desde la cual se han expandido todos sus efectos a todas las demás esferas de la vida social, a lo político, a lo ideológico, a lo cultural. De allí la importancia que tiene para la historia de nuestro país una comprensión cabal del fenómeno de la inversión extranjera.

1.- El fenómeno de la inversión extranjera. Causas. Tipos de inversión

Se entiende por inversión, en general, la utilización del capital para obtener un beneficio económico, y por inversiones extranjeras, aquellas en las que el inversionista es un particular o institución, pública o privada, residente en un país diferente de aquel donde se realiza la operación. Dichas inversiones pueden ser directas o indirectas. Las inversiones extranjeras indirectas son aquellas en las que el inversionista no tiene relación expresa con el destino que se vaya a dar a la inversión; su finalidad es la de obtener una ganancia en forma de intereses o dividendos sin que tenga nada que ver con la forma como el prestatario utilizará el capital invertido.

En cambio, las inversiones extranjeras directas son aquellas en las que el inversionista traslada su capital a otro país para instalar allí empresas que van a ser operadas por él mismo. Su interés es el de obtener directamente un beneficio en forma de ganancia a través de las actividades realizadas por su empresa en el país donde ésta se establezca.

Durante el período agropecuario predominaron en Venezuela las inversiones extranjeras indirectas en forma de préstamos al gobierno y a algunos particulares. Ya hemos visto cómo el enorme incremento de la producción que generó la Revolución Industrial capitalista exigió incorporar nuestros países como productores de materias primas y alimentos y como mercados para colocar la creciente producción industrial. No fue necesario que dichos países extranjeros realizaran inversiones directas, porque el aparato productivo nacional era capaz de garantizar 1a producción de esos alimentos y materias primas necesarias para los países avanzados. En efecto, el café, el cacao, la carne, los minerales y otros productos del género siguieron produciéndose en Venezuela y la América Latina productiva tradicional que exigía poco capital y utilizaba una tecnología atrasada, pero suficiente para contribuir a abastecer el mercado mundial de la época.

Mientras se cumplía y desarrollaba ese tipo de comercio entre nuestros países y los centros del capitalismo avanzado, se iban operando importantes transformaciones dentro de la organización y operación del capitalismo mundial. La más importante de todas fue la creciente concentración del capital en grandes empresas que absorbieron o desplazaron a las más pequeñas dando lugar a una nueva fase del capitalismo que se conoce con el nombre de capitalismo monopolista o imperialismo.

Son esas empresas gigantes que comienzan a formarse en Europa y Estados Unidos a partir de 1880, las que van a realizar la penetración capitalista directa de nuestros países. Por eso conviene conocer, aun cuando sea someramente, las principales razones que las llevan a realizar su expansión mundial.

La gran concentración de poder de estas empresas les permitió realizar importantes avances tecnológicos, y aumentaron considerablemente su capacidad productiva. De allí su necesidad de penetrar en otros países, es decir, de hacerse empresas internacionales y luchar con sus competidores por una gran parte cada vez mayor del mercado mundial. El desarrollo de las empresas extranjeras en nuestros países generaba sueldos y salarios para los trabajadores e impuestos y regalías que cobraban los gobiernos, lo que incrementaba nuestra capacidad de compra, es decir, aumentaba nuestro increado para los productos industriales creados por las grandes empresas monopolistas.

Para mantener y desarrollar sus posiciones dentro del mercado mundial, dichas empresas debían controlar directamente las fuentes mundiales de materias primas que requerían para sus actividades, impidiendo así que cayeran en manos de sus competidores. Es por ello que a través de diversas formas legales o ilegales, los grandes consorcios monopolistas logran, después de años de luchas y enfrentamientos, repartirse las reservas naturales conocidas del mundo.

Por último, la moderna tecnología desarrollada por las nuevas empresas gigantes exigía que fueran ellas mismas las que explotaran directamente dichas fuentes mundiales de materias primas, es decir, que se inicia el dominio de las inversiones directas de capital

Todas estas razones nos explican por qué a través de distintas vías, no siempre muy limpias, pero siempre eficientes, dichas empresas llegan a penetrar y dominar la producción de nitrato en Chile y de azúcar en Cuba, (anteriormente explotadas por empresas nacionales), de bananas en Centro América, de petróleo en México y Venezuela, así como de los más diversos productos en América Latina y el resto del mundo subdesarrollado. Se inicia así una nueva forma de’ explotación de nuestros países por parte del capital internacional, en la cual los Estados Unidos llegaron a sobrepasar el poderío inglés y a convertirse en potencia dominante del sistema capitalista mundial.

2.- La importancia del petróleo para el imperialismo

Hasta el inicio de la Revolución industrial capitalista, en el siglo XVIII, la humanidad había utilizado la madera como combustible fundamental y la fuerza muscular del hombre y de algunos animales como formas básicas de energía. Uno de los aspectos fundamentales de dicha revolución fue el desplazamiento de la madera por el carbón mineral que hizo posible la operación de las máquinas de vapor y de toda una serie de avances tecnológicos de gran importancia.

Más tarde, el descubrimiento del motor de combustión interna permitió el desarrollo inusitado de la industria automovilística, de la navegación aérea y marítima y de la mecanización creciente de las actividades productivas. Estos progresos significaron el desplazamiento del carbón por los hidrocarburos como fuente fundamental de energía del mundo contemporáneo.

La primera guerra mundial sirvió para cimentar el prestigio de los hidrocarburos y garantizar su futuro como combustible y fuente de energía. En efecto, dicha guerra fue ganada por las naciones aliadas “sobre un chorro de petróleo”, lo que garantizó desde entonces su uso creciente en la industria bélica. De allí, la profecía del comisionado francés de petróleo durante dicha guerra, Henry Berenger:

Para 1920 todavía el carbón mineral abastecía el 80% del consumo mundial de energía y el petróleo el 14%. A partir de entonces el negocio petrolero se desarrolla con una velocidad no conocida por ninguna otra industria, hasta hacer de los consorcios petroleros los más poderosos del mundo capitalista, en virtud de ser la actividad más importante y más lucrativa de la economía mundial contemporánea. Son, precisamente, esos grandes superpoderes económicos mundiales los que van a dirigir la penetración del capital extranjero en Venezuela, donde ejercerán su dominio indiscutible en todos los órdenes de la vida del país durante más de cincuenta años.

3.- La penetración del capital extranjero en el caso venezolano

La penetración de un país por otro no es nunca un hecho unilateral, hay que tomar en cuenta también la reacción que presenta el país penetrado a la acción invasora. Una larga lista de documentos, nacionales y extranjeros, permiten comprobar cómo las clases dominantes de Venezuela, y los gobiernos que las han servicio, fueron entregando de manera venal e irresponsable, nuestros recursos naturales a los grandes monopolios.

La historia moderna comienza en 1883 con la firma entre el gobierno de Guzmán Blanco y el norteamericano Horacio Hamilton de un contrato de concesión.

En contrapartida el señor Hamilton se comprometía a pagar Bs. 2 por cada tonelada de asfalto y un promedio de Bs. 3 por cada tonelada de maderas, además de canalizar “uno o más de los ríos del Estado Bermúdez”.

Este convenio fue ratificado por el Congreso en 1885, año en el cual Hamilton traspasó la concesión a la New York and Bermúdez Company, empresa que inició en nuestro país la tradición de intrigas e intervenciones en la vida política venezolana que mantienen desde entonces los grandes consorcios norteamericanos con el apoyo abierto o solapado de su gobierno. Compras de jueces y otros funcionarios públicos para favorecer sus intereses, amenazas abiertas o veladas a los gobiernos, y hasta el financiamiento del General Malos contra Cipriano Castro (1901) forman parte del expediente de arbitrariedades de esta empresa, cuyo contrato fue rescindido por Castro en 1904 por incumplimiento de algunas de sus cláusulas, a pesar de la presión del Departamento de Estado norteamericano.

A partir de entonces comienza la conspiración extranjera contra el gobierno de Castro quien obstaculizaba la entrega de los recursos petroleros del país que querían imponer las empresas foráneas. En 1908 el Restaurador Castro viajó a Europa a restaurar su menguada salud y dejó encargado de la presidencia a Juan Vicente Gómez, quien fraternalmente le impediría su regreso con el apoyo de los Estados Unidos y algunas potencias europeas. Desde el propio ascenso de Gómez al poder cambió radicalmente la posición del gobierno venezolano que comenzó a repartir concesiones a manos llenas. Al comienzo fue una compañía anglo-holandesa, la Royal Dutch-Shell la que logró sacar el mayor partido, comprando diversas concesiones, especialmente las de la Caribbean Petroleum Company, empresa originalmente norteamericana, lo que le permitió controlar las mayores reservas conocidas del Estado Zulia entre 1912 y 1914.

La penetración organizada del capital norteamericano fue dirigida por la Standard Oil de John D. Rockefeller, la más poderosa empresa petrolera de aquel país. Protegida por su gobierno, ávida de controlar las zonas petrolíferas del Caribe, la Standard logró de Juan Vicente Gómez importantes concesiones a partir de 1920, tanto en el oriente como en el occidente del país, las cuales fueron centralizadas más adelante en la Creole Petroleum Corporation.

En ese carnaval de concesiones participaron como intermediarios, testaferros, abogados y protectores, los más conocidos nombres de la oligarquía nacional que aliados a Gómez y sus familiares obtuvieron altos beneficios de la venta de la riqueza fundamental del país a las compañías petroleras extranjeras, venta tan flagrante que hizo de la legislación venezolana la más favorable del mundo para las compañías petroleras, como señaló en 1930 el Ministro de Fomento Dr. Gumersindo Torres.

4.- El desarrollo inicial de la explotación petrolera

La producción de petróleo venezolano comienza realmente en 1917 con 121 mil barriles. Para 1926 ya era de 259 millones de barriles y el valor de las exportaciones ascendió a 250 millones de bolívares, superando por primera vez el valor de las exportaciones agropecuarias tradicionales. A partir de entonces el petróleo se transforma en el producto fundamental de la economía venezolana. A la muerte del dictador J. V. Gómez el país exportaba M8 millones de bolívares en productos petroleros, cifra superior al valor de toda la producción agrícola e industrial del país para ese año.

Pasemos ahora a exponer las consecuencias que ha tenido la explotación petrolera sobre la vida económica, política y social del país.

El inicio mismo de la explotación petrolera en el país generó un impacto que tuvo implicaciones inmediatas en todos los órdenes de la vida social. Vamos a señalar los aspectos de mayor importancia para comprender el proceso de transformaciones que se operan en el país desde entonces hasta el presente.

a) La introducción de la moderna tecnología del sector petrolero

El primer efecto significativo de la explotación petrolera fue el traslado al país de la técnica y organización capitalista más avanzada de la época. Llegan al país, junto con la maquinaria y equipo necesario, lo técnicos extranjeros que las operarían, mientras que las decisiones más importantes se tomaban en las casas matrices ubicadas en el exterior. Los efectos de esta traslación de tecnología extranjera fueron de signo contrario. Por una parte, servía de ejemplo para los trabajadores venezolanos que llegarían con el tiempo a dominar la operación de los distintos procesos técnicos de la actividad petrolera; por la otra, nos coloca en condicione de dependencia tecnológica, pues nuestro país no tenía ninguna posibilidad de participa en la producción y desarrollo de la maquinaria y equipo, actividad que se reservaban lo grandes países desarrollados. En todo caso podemos señalar este aspecto con un balance positivo porque, además de propiciar el desarrollo de los trabajadores venezolanos sirvió de ejemplo para ser utilizado posteriormente en el desarrollo de la industria nacional.

b) La descomposición del campesinado y el desarrollo de la clase obrera y de la urbanización

A la llegada de las compañías petroleras extranjeras la economía agropecuaria tradicional padecía una crisis crónica que determinaba el estancamiento de toda la actividad productiva y condenaba al campesinado a una vicia de miserias sin escape posible. De allí que el inicio de las actividades petroleras generó en los trabajadores del campo, especialmente en aquellos ubicados geográficamente cerca de las zonas de actividad petrolera, un impacto considerable. Se inició así el éxodo campesino hacia dichas zonas con la cual comenzó el proceso de descomposición del campesinado que dura hasta nuestros días y el desarrollo, relativamente rápido de la clase obrera nacional.

Para 1927 el número de trabajadores empleados directamente por las empresas petroleras era alrededor de 20.000, a lo cual hay que agregar el nutrido contingente de trabajadores que acudía a los campos petroleros a servir en las actividades comerciales y de servicios (alrededor de 60.000 para dicho año) que allí se requerían, los cuales, encontraran o no trabajo, se sustraían de la actividad agrícola buscando evadir la miseria y explotación del latifundio.

A lo anterior hay que agregar el aumento de empleos por parte del Estado y el desarrollo de las obras públicas, lo que vino a favorecer también el éxodo campesino, hasta el punto que en el año 1926 los terratenientes tuvieron que pedir al dictador J. V. Gómez el cese de los programas de obras públicas y el regreso de los trabajadores a las labores agrícolas. Por otra parte, aumentó también la burocracia civil y militar que de 13.409 personas en 1920 subió a 56.170 para 1936.

Comienzan a configurarse así ‘dos Venezuelas”, una constituida por las zonas petroleras y las áreas urbanas hacia donde tiende a concentrarse el disfrute del ingreso petrolero, la otra, constituida por aquellas regiones donde no llegan los efectos del impacto petrolero, en las cuales continuarán dominando las relaciones serviles características de la Venezuela agropecuaria.

Como consecuencia de todo lo anterior la población rural comienza a perder importancia relativa, pues de un 80% que representaba en 1920 baja a un 61% en 1936; mientras que la población urbana sube en el mismo período de 20% en 1920 a 39% en 1936. Estas cifras reflejan un proceso que ha continuado, en el período contemporáneo, a partir de 1936, dando origen a una composición poblacional con un predominio de la población urbana que en la actualidad representa el 75%.

c) La nueva posición del Estado

El inicio de la actividad petrolera determinó importantes cambios, en el poder económico del Estado y en la naturaleza misma de la función que cumple en la vida económica del país.

Comenzaremos por señalar que los ingresos fiscales del gobierno subieron de 81 millones de bolívares en 1920 a 300 millones de bolívares en 1936, lo que representa una multiplicación por más de tres. Pero tan importante como ese salto es el cambio radical que se opera en la función económica del Estado venezolano.

En efecto, el Estado de la República agropecuaria era, desde el punto de vista económico, un ente pasivo, cuyos bajos ingresos dependían fundamentalmente de los impuestos al comercio exterior. Tales ingresos apenas alcanzaban para mantener la burocracia y el aparato militar y represivo que servía de soporte al sistema. Al convertirse en el principal perceptor de los ingresos petroleros a través del cobro de impuestos y regalías, el Estado pasa a constituirse en el ente económico más importante del país, pasando a ser la correa de transmisión entre los ingresos petroleros .y el resto de la economía.

Con este aumento de la importancia económica del Estado, aumenta también su responsabilidad sobre el tipo de desarrollo que va a tener el país, pues de su política económica va a depender en gran medida, el tipo de crecimiento que va a tener el país desde entonces hasta el presente.

d) El desarrollo del mercado interno y la introducción de un nuevo patrón de consumo

Ya hemos visto cómo durante el período agropecuario la sociedad venezolana era una especie de archipiélago en el que cada hacienda, cada caserío, cada región se hallaba separada de los ciernas, por el tipo de actividad económica y por la falta de vías de comunicación. En tales condiciones, cada una tendía a tener una economía de subsistencia. Las importaciones, que abastecían un porcentaje muy bajo del consumo nacional circulaban fundamentalmente en las áreas urbanas. En síntesis, no había un verdadero mercado nacional integrado.

El surgimiento y desarrollo de los trabajadores petroleros y el aumento del gasto público contribuyeron desde un primer momento a ampliar los ingresos monetarios que servirían de base al mercado nacional interno. En otras palabras, los sueldos y salarios pagados por las empresas extranjeras y los ingresos percibidos por la burocracia civil Y militar y los obreros estatales constituyeron el punto de partida de un desarrollo del mercado nacional cuyo sostenido crecimiento hasta el presente será una de las transformaciones más importantes inducida por la explotación petrolera.

A esto se agrega la apertura de vías de comunicación por parte de las petroleras y del gobierno, lo que permitió incorporar al mercado la producción agrícola de regiones que, hasta entonces habían estado casi totalmente cerradas al intercambio. Al mismo tiempo, por dichas vías de comunicación llegaban a esas regiones los productos importados.

Los nuevos ingresos determinaron un alimento en la demanda, lo cual sirvió para que la agricultura incrementara su producción de alimentos para atender las necesidades crecientes del mercado nacional. En efecto, con excepción de la leche, las papas, el trigo y el maíz, cuyas importaciones aumentaron rápidamente, la agricultura nacional abasteció con holgura la demanda interna, hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial.

En cambio, la demanda de bienes industriales, especialmente de los productos de lujo que consumían los viejos y nuevos ricos del petróleo, no podía ser satisfecha debido a la falta de una industria nacional. Esta circunstancia dio origen a una carrera acelerada de importaciones que subieron de 71.200.000 en 1921, a 299.200.000 en 1941 y a 8.252.000.000 en 1971.

El país se vio inundado de mercaderías importadas que han transformado progresivamente el tipo de consumo tradicional, ligado a la producción autóctona característica del período anterior. En otras palabras, cambió el patrón de consumo de la población venezolana en el que se introduce de manera creciente, los hábitos de consumo de los países desarrollados. Esto conforma otro tipo de dependencia, mucho más grave que la del período anterior, pues, como se demostró durante la Segunda Guerra Mundial, si se cierran los mercados exportadores de dichos bienes, el país sufre serias limitaciones de consumo, cosa que no había sucedido nunca en su historia.

5.- Actividades donde se realizaron las inversiones extranjeras

  • El petróleo.
  • El hierro y otros minerales.
  • Industria y comercio.
  • Agricultura y transporte.

6.- Características de las Industrias venezolanas

  • Industrialización monopólica.
  • Industria sofisticada que generaron poco empleo.
  • Se fortalece la burguesía industrial.
  • acentuado predomino extranjero (EEUU).

7.- Tipos de Industrias en Venezuela

a) Industrias Tradicionales: Han tendido un origen en lo artesanal y en la producción doméstica. Su objetivo fundamental es atender las necesidades básicas de la población. Ejemplo: Alimento, textil, calzado y otros.

b) Industrias Intermedias: Son aquellas que producen materias primas para otras industrias. Ejemplo: Industrias del papel, químicos, cemento.

c) Industrias Mecánicas: Son aquellas que producen maquinarias. Ejemplo: Industrias ensambladoras de automotores, productoras de equipos eléctricos.

d) Industrias Residual: No encaja dentro las categorías anteriormente señaladas. pero son las que se dedican por ejemplo a las Artes gráficas, informática.

e) Industrias extractivas: Se especializan en la búsqueda y extracción de la materia prima, para su posterior conversión en productos terminados: tal es el caso de las minas, las canteras, los pozos petroleros.

f)  Industrias metalúrgicas: Son aquellas  que utilizan los metales como materias prima para su transformación en productos terminados: que a su vez, se utilizarán en otras actividades industriales; tal es el caso de las forjas o fundiciones, complejos siderúrgicos, industrias del aluminio, de aleaciones ligeras, fabricación de vigas, viguetas, tubos, laminas y otros.

g) Industria química: en ésta se incluye la petroquímica y otras plantas en las que se fabrican ácidos, fertilizantes, pinturas, alcoholes, plástico entre otros.