División Política-territorial de Venezuela en la época Colonial

3.- División política-territorial de Venezuela en la época colonial

La Corona española fue creando una serie de organismos adecuado a sus intereses políticos-económicos. Es así como se origina un proceso que concluye con la unificación o integración político-territorial de las futuras naciones hispanoamericanas, y, específicamente de Venezuela.

3.1.- El Cabildo

El Cabildo, Ayuntamiento o Concejo, fue una institución colonial trasladada de España a América, para que se ocupara de los asuntos políticos, administrativos y económicos del Municipio. Debía velar por el progreso material y social y defender el patrimonio de la comunidad que representaba. Su estructura y composición fue semejante a la que tuvieron los Cabildos de España; pero tus atribuciones variaron y también su importancia política, debido a las condiciones especiales que tuvo la sociedad de una colonia y por eso se formó el cabildo abierto.

3.2.-Origen del Cabildo Colonial en Venezuela El origen del Cabildo en Venezuela guarda relación con la fundación de las primeras ciudades en el siglo XVI. En efecto, cuando se fundaba una ciudad, el Adelantado designaba entre tus hombres los regidores y alcaldes que irían a constituir el Cabildo de la nueva población. El primer cabildo que se creó en Venezuela fue el de Coro, en 1529. La forma de proveer los cargos del Cabildo varió durante el período colonial. Al comienzo, el fundador de la ciudad designaba a los miembros del Cabildo, de acuerdo con una de las Leyes de Indias, que disponía lo siguiente:

 “El que capitulare nueva población de ciudad, villa o colonia, tenga la jurisdicción civil y criminal en primera instancia por los días de su vida, y de un hijo o heredero, y pueda poner alcaldes ordinarios, regidores y otros oficiales del Concejo del mismo pueblo”.

A fines del siglo XVI (1594), se estableció por ley una nueva forma de proveer los cargos, según la cual:

“…los oficios de regidores no se provean por elecciones ni suertes, sino que se rematen en pública almoneda, prefiriendo a los descubridores y pobladores y sus descendientes. Que los regimientos de las ciudades en ninguna forma se rematen en personas que no tengan las partes y calidades que se requieren, poniendo mayor atención a la suficiencia que al precio”.

Con la adopción de este sistema, los cargos del Cabildo no se elegían, sino que se vendían en subasta, y sólo podían comprarlos los descendientes de los primeros pobladores, es decir, los criollos. En esa forma, el Cabildo perdió todo carácter popular y democrático y se convirtió en un organismo dominado por la oligarquía criolla.

3.3.- Composición del Cabildo

A fines del período colonial, los Cabildos estaban constituidos por regidores, alcaldes ordinarios, alférez real, alguacil mayor, fiel ejecutor, procurador, escribano, mayordomo, depositarlo y el personal subalterno. De estos funcionarios, los de mayor importancia eran los regidores y los alcaldes ordinarios.

Los regidores, ejercían el gobierno de la ciudad; eran como lo dice su nombre, quienes regían y controlaban la vida municipal. EI número de regidores del Cabildo variaba entre cuatro y doce,  de acuerdo con la importancia de la población. En las ciudades capitales de provincia, el Cabildo se componía generalmente de 12 regidores. El de la ciudad de Caracas llegó a tener 16 regidores. En las ciudades del interior el Cabildo contaba con seis u ocho regidores. En las villas se componía de cuatro, y se los denominaba frecuentemente como medios cabildos. En un principio estos cargos duraban un año en sus funciones y eran cargos honoríficos y electivos. Desde fines del siglo XVI, el gobierno español dispuso que los cargos de regidores fueran vendibles y renunciables.

Los alcaldes ordinarios, eran dos funcionarios elegidos por los regidores el primero de enero de cada año. Esta elección debía hacerse entre los vecinos y naturales de la ciudad, y además, como en el caso de los regidores, preferir a los primeros pobladores y sus descendientes. Los alcaldes ordinarios dirigían la vida de la ciudad, presidían el Cabildo y eran la primera autoridad municipal. Su atribución más importante era administrar justicia en primera instancia en lo civil y criminal. Los alcaldes ordinarios tuvieron también la facultad de ejercer el gobierno interinamente en caso de muerte,  ausencia, renuncia o destitución del gobernador de la provincia. Sus antecedentes más remotos los encontramos en las ciudades de coro y el Tocuyo.

Este poder político de los alcaldes le dio una valiosa experiencia a los blancos criollos, quienes supieron aprovecharla al ponerla en práctica cuando se inició el movimiento de independencia a partir de 1810.

La figura del alcalde mantiene vigente su importancia en la Venezuela del siglo XXI. Se le reconoce al municipio su condición de unidad política primaria de la organización nacional, y al Alcalde como su primera autoridad civil.

El alférez real, era un funcionario con voz y voto en el Cabildo, con derecho a suplir a los alcaldes ordinarios en caso de muerte o ausencia. Inicialmente era el oficial que comandaba las milicias de la ciudad, elegido anualmente. Su oficio era vendible. Con el paso de tiempo, el cargo militar pasó a oficiales profesionales y permanentes, mientras el cargo de Alférez Real derivó en un puesto honorario, cuya responsabilidad se limitaba a llevar el pendón real en las ceremonias públicas.

El alguacil mayor, funcionario encargado de hacer cumplir los acuerdos del Cabildo, perseguir los juegos prohibidos, practicar detenciones, hacer la ronda de la ciudad, etc. Era el responsable de arrestar a los delincuentes, vagos y beodos y conducirlos a la cárcel, que estaba por lo general en el mismo edificio del cabildo. Tenía el particular privilegio de que era la única persona habilitada a ingresar con armas al edificio del Cabildo, aún durante las sesiones del mismo. Su cargo también era vendible.

El fiel ejecutor, era un funcionario permanente del cabildo,  encargado de los abastos de la ciudad. Su responsabilidad principal consistía en fijar los precios al detal, controlar las pesas y medidas, y monedas que utilizaban los comerciantes. También era responsable de todo lo relativo al aseo y ornato de la población.

El procurador o Síndico Procurador, era el representante legal del municipio, elegido  por los regidores. Lo representaba en cualquier juicio que se llevara ante la Real Audiencia, o en solicitudes ante los gobernadores y virreyes. También era responsable de recibir y examinar las peticiones de los vecinos, que tenía la facultad de desestimar o de elevar al Cabildo. El procurador debía intervenir en todos los casos de venta, composición y repartimiento de tierras y solares. Este cargo era elegido anualmente por los regidores, aunque no estaba prohibido que ocupara el cargo en años consecutivos. De hecho, la mayor parte de los procuradores permanecía muchos años en sus cargos.

El escribano se encargaba de llevar el libro de acuerdos del Cabildo y el libro de asiento de los depósitos que se hicieran, tanto de las resoluciones políticas como de las sentencias judiciales. El depositario, nombrado por el Cabildo, tenía a su cargo la custodia de los bienes en litigio. En las localidades de menor población, ejercía como notario de los convenios particulares, funciones que en las ciudades mayores ejercían notarios privados, aunque registrados ante el Cabildo.

Mayordomo, ejercían funciones de administradores y tesoreros.

Las atribuciones del Cabildo colonial eran de tres tipos: judiciales, administrativas y políticas.

Las atribuciones judiciales consisten en administrar justicia en primera instancia. las ejercía el Cabildo por medio de los alcaldes ordinarios. (Alcalde es palabra de origen árabe, que significa juez).

Las atribuciones administrativas consistían en: administrar los ejidos de la ciudad, repartir tierras y solares entre los vecinos, cuidar del abastecimiento de la población, de su aseo y ornato, de los precios, pesas y medidas. Estas funciones las cumplía el Cabildo por medio de sus regidores, alférez real, alguacil, procurador y demás funcionarios municipales.

Las atribuciones políticas fueron:

a) El privilegio de que sus alcaldes ejercieran el gobierno interinamente por muerte o ausencia temporal del gobernador.

b) La prerrogativa de reunirse en Congreso o Junta de Municipalidades, para discutir y resolver cuestiones importantes de su jurisdicción.

c) El derecho de enviar procuradores a suplicar al Rey ciertas medidas favorables a la colonia.

d) Suspender el cumplimiento de órdenes llegadas de España cuando las consideraran perjudiciales a los usos y costumbres o que pudieran alterar el orden público. En estos casos, el Cabildo apelaba directamente al Rey para solicitar la suspensión o modificación de estas órdenes.

Algunas Atribuciones Generales del Cabildo eran:

  • Suplir la ausencia temporal del gobernador.
  • Ejercer justicia en la primera instancia.
  • Administrar los servicios y demás asuntos de la ciudad.
  • Establecer impuestos.
  • Impartir educación.

Los cabildos se convirtieron con el tiempo en instituciones oligarcas al servicio de los intereses de la clase social de los blancos criollos (terratenientes, mantuanos o descendientes de los conquistadores), con ellos en sus manos mantuvieron en minusvalía a los pardos (mestizos, mulatos, zambos) imitándoles sus derechos; y también sirvieron como instrumento para quitarles a los blancos españoles competencias y poder político, lo que culminó con los acontecimientos del 19 de Abril de 1810. De tal manera que el cabildo perdió su carácter popular y democrático para transformarse en la punta de lanza de los blancos criollos, quienes adquirían los cargos con el poder de su dinero.

Los cargos más importantes del cabildo eran ad honorem, es decir, sin remuneración, por lo que los pardos (gente sin riqueza) no podían ejercerlos sin sueldos, de tal manera que los únicos que podían optar a esos cargos eran los blancos criollos que sí disponían de bienes y riquezas; por lo demás, tampoco podían ocuparlos los que ejercían oficios viles (trabajos manuales, mercaderes, artesanos, etc.. Todo estaba a favor de los blancos criollos y en contra de los pardos.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s