Liberalismo Amarillo

El Liberalismo Amarillo

 Es el nombre que se le da al período histórico comprendido desde 1870-1899 en Venezuela. Los rasgos de esa etapa se marcan desde el triunfo de la guerra federal (gobierno de Juan Crisóstomo Falcón) y continúan una vez terminado el siglo XIX. El Ilustre Americano Antonio Guzmán Blanco, hijo de Antonio Leocadio Guzmán, tramó junto con su padre el retorno al poder de los liberales. Al huir por el rechazo del gobierno, organizó en Curazao una invasión apoyada por caudillos regionales como Joaquín Crespo y Francisco Linares Alcántara. En 1870 desembarcó en la costa y tomó posiciones por el centro-occidente del país mientras engrosaba sus fuerzas. Tomó Caracas en abril, por lo que su acceso al poder se conoce como la Revolución de Abril. Una vez hecho presidente, implementó medidas tendientes a modernizar el país e instaurar el orden definitivo, en una plataforma denominada como “LIBERALISMO AMARILLO.

Características Generales Del Liberalismo Amarillo

a) Su nombre es originario de la Revolución o Guerra Federal

b) Sus Presidentes fueron casi todos Generales

c) Hubo aumento del Caudillismo, “Revoluciones y Contrarrevoluciones”

d) Hubo problemas económicos generados en la corrupción administrativa

 Origen del Partido Liberal Amarillo

El Liberalismo Amarillo se llama así porque en él predominó el partido liberal, que ahora se llama Partido Liberal Amarillo. Esto debido a que toma el color simbólico de los conservadores y oligarcas, que usaban el color amarillo desde mediados de la década del 40, cuando las masas populares respaldaban las acciones políticas del fundador del partido Antonio Leocadio Guzmán. el Partido Liberal Amarillo, que en ocasiones se llamaba “Gran Partido Liberal”, gobernó con sectarismo a través y gente de la administración pública. Este sectarismo lo pusieron en práctica por considerase herederos, por derecho, del éxito de la Revolución Federal; excluyeron cualquier otra tendencia política, por eso hubo mucha inconformidad ese período de más de treinta años en el que predominaron.

Presidentes del Liberalismo Amarillo

En el Liberalismo Amarillo hubo un total de nueve presidentes, de los cuales siete fueron militares con el cargo de general y  dos civiles con el rango de Doctor. Estos fueron son:

 Antonio Guzmán Blanco (Militar)
1870 – 1877 (septenio)

Francisco Linares Alcántara (Militar)
1877 – 1878 (Muere en la presidencia)

Antonio Guzmán Blanco (Militar)
1879 – 1884 (Quinquenio)

Joaquín Crespo (Militar)
1884 – 1886

Antonio Guzmán Blanco (Militar)
1886 – 1888 (Bienio o La Aclamación)

Juan Pablo Rojas Paúl (Civil)
1888 – 1890

Raimundo Andueza Palacios (Civil)
1890 – 1892

Joaquín Crespo (Militar)
1892 – 1898

Ignacio Andrade (Militar)
1898 – 1899
(Derrocado por Cipriano Castro)

Caudillismo “Revoluciones y Contrarrevoluciones

Como secuela de la Revolución Federal aumentaron los levantamientos o montoneras con caudillos locales en todos lados del país, especialmente antes del arribo de Guzmán Blanco al poder. Todo se debe al descontento que había por el mal gobierno de Juan Crisóstomo Falcón, muy especialmente por el desastre económico y la corrupción administrativa. Se habla de que hubo unas sesenta conmociones locales con los cinco años que siguieron al finalizar la Guerra Federal.

Algunas de esas conmociones toman el nombre de revoluciones, aunque no lo son porque no provocan ningún cambio de estructuras sino simple variación en cuanto a quienes gobiernan. Entre esas conmociones y presencia de caudillos cuentan las siguientes:

  • La Revolución Azul, que encabezo de Oriente a Caracas José Tadeo Monagas contra el gobierno de Juan Crisóstomo Falcón en 1868. La escogencia del color indicaba la posición intermedia de los llamados revolucionarios entre los amarillos liberales y los rojos conservadores.
  • La lucha por el poder que se da al morir siendo presidente José Tadeo Monagas en el mismo año de 1868. Los protagonistas son su hijo José Ruperto y su sobrino Domingo Monagas, hijo de su hermano José Gregorio Monagas. Resulta triunfante José Ruperto Monagas, quien es el tercero de la familia que llega al poder.
  • Los levantamientos de caudillos en distintas zonas de la nación. Entre esos caudillos se encontraba Venancio Pulgar de Maracaibo (pretendió separar a Maracaibo como nación independiente debido a conflictos con el gobierno central por cobros de aduanas del puerto), Diego Colina en Coro, Francisco Linares Alcántara en Aragua, Joaquín Crespo en Guárico, José Ignacio Pulido en Barinas.
  •  La invasión de Coro en 1870  por Antonio Guzmán Blanco, hijo de Antonio Leocadio Guzmán quien derroca a José Ruperto Monagas. Así empieza la época guzmancista.
  • El general Gregorio Cedeño se levantó en 1879 contra el gobierno de Francisco Linares Alcantara,  que se comportaba como antiguzmancista mientras que Guzmán estaba en Europa. Cedeño era partidario de Guzmán. Al regreso de éste terminó la rebelión. Guzmán tomó de nuevo el mando. El movimiento de Cedeño se llamó “Revolución Reivindicadora” 

Desastre Económico y Corrupción Administrativa. “Prosperidad” Con Guzmán Blanco

Todo el período del Liberalismo Amarillo, incluidos los cinco años que siguen a la Revolución Federal, se caracterizan por la corrupción administrativa, la apropiación de los bienes del Estado por parte de los gobernantes y el reparto y el reparto de esos bienes entre oficiales, soldados y dirigentes civiles que se consideraron con derecho a compensarse directamente por su participación en las acciones de la guerra. Se destacan como depredadores, como arrasadores del Tesoro público, Juan Crisóstomo Falcón y Antonio Guzmán Blanco.

Falcón distribuyó libremente los frutos de la victoria (lograda en la Guerra Federal) entre sí mismo y sus compañeros más allegados. El Presidente  se concedió un sueldo anual de cuarenta y ocho mil pesos, así como también una copiosa indemnización de cien mil pesos por propiedades perdidas durante el curso de la guerra. A sus subordinados (generales, coroneles, tenientes, subtenientes, capitanes, sargentos, soldados y lideres liberales) les concedió miles de pesos. Los principales federalistas ingresaron a la aristocracia terrateniente mediante generosas donaciones de tierras provenientes, ya de propiedades expropiadas, ya de tierras baldías. Las cuantiosas sumas acordadas a los favoritos saldrían de nuevos empréstitos internos y externos que empeñarían todavía más el futuro de la nación.

En el gobierno de Guzmán Blanco el caso fue diferente: la nación prosperó con él, pero él se enriqueció paralelamente y, en muchos casos, más que la nación. Era accionista de casi todas las empresas de servicios del país, como las ferrocarrileras, las de transporte fluvial, la de teléfonos, las comerciales. Era dueño de inmensas extensiones de tierras y de cuantiosas ganaderías. Gestionaba empréstitos en el extranjero y él personalmente era participe de las utilidades.

En verdad “un resultado de la guerra fue la aparente mejoría de la economía nacional bajo el genio de Guzmán Blanco. Sin embargo, es    difícil precisar si lo que pasaba por prosperidad nacional no era sino la sombra de la riqueza de Guzmán Blanco, un sobrante que se vertía en la Tesorería Nacional mientras aquel consolidaba su fortuna (….). Guzmán Blanco trató a la nación como si fuese su patrimonio  personal. Venezuela progresaba a medida que aumentaban las posesiones de Guzmán Blanco. En ese sentido se puede decir que desarrolló al país. La producción de sus haciendas era suficientemente grande como para influir significativamente sobre los índices de exportación. (…). El ilustre Americano (Guzmán Blanco) aumento el volumen de comercio de Venezuela con el mundo, desarrolló su sistema de transporte y trajo a Venezuela la tecnología moderna como un subproducto de la riqueza que amasó. Al mismo tiempo dio a los intereses extranjeros una influencia sobre la economía de la nación mucho más fuerte que en ninguna otra época anterior”.

Predominio de Antonio Guzmán Blanco

El general Antonio Guzmán Blanco gobernó en forma directa desde 1870 hasta 1888, con intervalos en los que ejercen la presidencia seguidores suyos, y su influencia –el guzmancismo- se deja sentir hasta finales del siglo XIX. Sus períodos de gobierno directo, fueron El Septenio (1870 – 1877), El Quinquenio (1879 – 1884) y El Bienio o La Aclamación (1886 – 1888). Su régimen fue el más estable, el más progresista y el más organizado del siglo pasado. Guzmán se diferencia de los demás presidentes que le precedieron en que él es el primero que actúa como un verdadero estadista. El progreso se manifiesta en distintos órdenes: El político-administrativo, el socio-cultural, el económico. Hace respetar a Venezuela en el ámbito de las relaciones exteriores y, en el aspecto religioso, tiene conflictos con la iglesia católica por mantener autonomía del Estado frente a la institución eclesiástica.

Aspectos de la administración Guzmancista

1.- Aspecto Político-Administrativo

El gobierno de Guzmán fue una verdadera autocracia, es decir, un régimen centralizado y fuerte. Se puede afirmar que tiene característica de dictadura. Se llegó a ello porque Guzmán debió pacificar al país, y, para ello se dedicó a eliminar los focos de rebelión caudillista que se extendían por todas partes. Por eso hubo suspensión de garantías, cárceles, destierros e inclusive, condenas a muerte. Los éxitos que tuvo en los campos de la pacificación  y el progreso llevaron a sus seguidores a enaltecerlo con títulos; entre éstos el más conocido es el de “Ilustre Americano”. Se levantaron estatuas en su honor, que, cuando tocó gobernar a sus opositores, fueron derivadas.

Organizó el registro civil y el otorgamiento de partidas de nacimiento, matrimonio y difusión por parte del Estado. Antes estos trámites se hacían en las parroquias; con ello quitó la potestad que tenia la iglesia en esos aspectos y dispuso que la documentación civil debía obtenerse antes de realizar la ceremonia religiosa correspondiente; es decir, bautizo, matrimonio o entierro.

Puso en funcionamiento un servicio de estadística y promovió la elaboración de mapas del país. En 1873 hizo realizar el primer censo de población que se conoce en nuestra historia. Ese censo arrojó un total de 1.784.194 habitantes.

Desarrolló una política de vías de comunicación por carreteras, ferrocarriles, ríos, costas, telégrafo y correo. En este campo aplicó la política de las concesiones a gobiernos extranjeros para que financiaran los proyectos a cambio de retribuciones producidas por las mismas obras. El mismo fue accionista, junto con el gobierno, de compañías que fueron formadas para el desarrollo de esa política. Los ferrocarriles de la época guzmancista duraron hasta la primera parte del siglo XX. Tuvieron el inconveniente de que no podían formar una sopla red porque el ancho de los rieles no era uniforme. En la red ferrocarrilera que fue desarrollada cuentan las siguientes vías:

  • Caracas – Valencia (Gran Ferrocarril de Venezuela)
  •  Valencia – Puerto Cabello
  • Caracas – La Guaira
  •  Macuto – Maiquetía
  • Aroa – Tucacas (Gran Ferrocarril Bolívar)
  • Coro – La Vela
  • Santa Bárbara – El Vigía
  • “Gran Ferrocarril Táchira”
  • Naricual – Guanta

Se trazó como meta el “afrancesamiento” de la ciudad de Caracas  y para ello dedicó gran parte de su esfuerzo como gobernante a la construcción de obras públicas, entre las cuales destacan: El Capitolio Federal, el Panteón Nacional,  el Templo Masónico, la Basílica de Santa Teresa, el Teatro Municipal (con el nombre de Teatro Guzmán Blanco), la Universidad de Caracas (hoy Palacio de la Academias) la Santa Capilla (antigua iglesia de San Mauricio), el paseo del Calvario y numerosos boulevares, al estilo de la ciudad de Paris. El responsable del proyecto y ejecución de la mayoría de las obras de la época fue el arquitecto Juan Hurtado Manrique.

2.- Aspecto Socio-Cultural

Guzmán Blanco estableció la educación primaria gratuita y obligatoria por decreto del 27 de junio de 1870. El decreto divide el campo educativo en “instrucción pública gratuita y obligatoria”, que equivale a la primaria,  y en “instrucción libre o voluntaria”, que comprenden los estudios que siguen a la primaria.

La obligación de dar la educación primaria corresponde al Estado y a los padres o representantes de los niños. Para el control del cumplimiento del decreto fue creada una Dirección Nacional de Instrucción Primaria, dentro del Ministerio de Fomento, que equivalía ,en esa forma, al actual Ministerio de Educación Cultura y Deportes. El Ministro era Martin J. Sanabria. Fueron creadas igualmente juntas vecinales, parroquiales, departamentales y la Junta Superior de Instrucción Primaria.

Las materias que debían impartirse en las escuelas primarias eran castellano, en cuanto su lectura y escritura, aritmética práctica, sistema métrico decimal, moral y compendio de la Constitución Federal.

El financiamiento de la educación primaria de acuerdo con el decreto, se haría mediante “estampillas de escuelas”, que debían comprarse para hacer válido todo documento sobre circulación der valores (giros, letras, cambios, pagaré, acciones, etc.). Se estableció la jubilación con sueldo completo a los maestros que hubieran enseñado por quince años consecutivos.

Otras disposiciones de Guzmán Blanco establecieron la reglamentación de imprimir libros de textos para primaria, la división de los colegios públicos o nacionales en dos categorías: federales, que otorgaban títulos de bachiller y licenciado, y los seccionales, que daban el título de maestro o instructor, agrimensor y bachiller en filosofía.

En la misma área socio-cultural, el presidente Guzmán Blanco reorganizó la Universidad Central y estimuló el estudio de las ciencias, creo un Museo de Historia Natural y el Instituto de Bellas Artes, para la enseñanza gratuita de música, pintura  y dibujo, entre otras y fundó la Academia de Venezuela de la Literatura.

Dio gran importancia a la política inmigratoria, para ello estableció colonias mixtas, con la finalidad de que los extranjeros enseñaran a los venezolanos y no formaran grupos aislados dentro del mismo país.

Instituyó el “Gloria al Bravo Pueblo” como Himno Nacional de Venezuela.

3.- Conflictos con la Iglesia Católica

Guzmán Blanco mantuvo muy malas relaciones con la iglesia católica debido a su concepción de que el Estado debía estar completamente independizado de la iglesia. Su posición lo enfrentó a la jerarquía eclesiástica. Como resultado expulso del país al monseñor Silvestre Guevara y Lira, Arzobispo de Caracas, y al monseñor Juan Hilario Bosset, Obispo de Mérida, suprimió los seminarios de varones y los conventos de monjas; sus edificios los puso al servicio del Estado;  Puso en manos de la universidad la enseñanza de las materias eclesiásticas; estableció el registro civil; se prohibió celebrar bautizos, matrimonios; prohibió el pago de primicias que hacían los fieles a la Iglesia; los cementerios pasaron a ser controlados por el Estado; destituyó templos como el de San Pablo en Caracas (donde erigió el Teatro “Guzmán Blanco”) y Construyó otros como la Basílica de Santa Teresa.

Estas medidas provocaron un enfrentamiento entre el Estado y la Iglesia ya que las mismas fueron rechazadas por las autoridades eclesiásticas. Desde entonces, las iglesias y el clero lanzaron una campaña contra el Gobierno, y en muchos lugares los sacerdotes se pusieron a favor de las tropas azules. Al no lograr una solución al problema, Guzmán Blanco amenazó al Papa Pío IX con crear una “Iglesia Nacional” en Venezuela separada de Roma y la cual tendría como autoridad religiosa suprema el Jefe de Estado. Esto obligó al Papa a negociar con el gobierno. Así nombró al Arzobispo José Antonio Ponte y puso fin al conflicto con esta designación.

5.- Aspecto Económico, Inversiones Extranjeras

La política económica de Guzmán Blanco se puede resumir en los siguientes puntos:

  1. Fueron promulgadas leyes que disponían que la moneda nacional debía llevar la efigie del Libertador y el escudo de Armas del País. La Ley de 1871 dispuso que la moneda fuera “El Venezolano”, llamado “Fuerte”, como la moneda antigua de Cinco Bolívares. En 1879 se establece como unidad monetaria el bolívar, dividido en cien céntimos y con las características que mantiene en la actualidad.
  2. Se creó la compañía de crédito, que en 1876 se transformó en Banco de Caracas y en 1885 integró el Banco Comercial.
  3. Fue Fundada la Casa de la Moneda para la acuñación del dinero en metálico. Funcionó en la actual esquina de Caracas que lleva el nombre de “El Cuño”.
  4. El régimen se vio favorecido por el aumento de precios de los productos de exportación café, cacao y algodón a nivel internacional, con lo cual obtuvo grandes ingresos.
  5. La ganadería y la producción agrícola que sufrió grandes descalabros en la Guerra Federal, se recuperó en la era guzmancista.
  6. El gobierno dictó medidas proteccionistas del comercio tanto doméstico como en el   exterior. Esas medidas fueron:
  • Subsidios a los productores, es decir ayuda para el desarrollo.
  • Eliminación de las  trabas de peaje que antes se pagaba por pasar una mercancía de una zona a otra del país.
  • Eliminación de impuesto al comercio de cabotaje (de un puerto costero a otro).
  • Reducción y casi eliminación de los impuestos de exportación.

Los productos de exportación más importante era el café, que se vendía especialmente a Estados Unidos y Alemania, lo mismo    que el algodón y el cacao, cuyo comprador principal era Francia.

      7.- La explotación minera también tuvo importancia, aunque reducida al oro de Guayana. Se   realizó por medios de empresas de Inglaterra, gubernamentales y particulares.
8.- La estabilidad del régimen guzmancista dio confianza para las inversiones extranjeras en el país. Estas se hicieron por vías de empréstitos al Estado e igualmente por la participación de capitales foráneos en el sistema de concesiones que fue aplicado para diferentes programas gubernamentales. Se formaron compañías con capital británico, alemán o francés para la construcción de los diferentes segmentos del programa ferrocarrilero, de carreteras, viaductos, puentes, acueductos, edificios públicos. Gracias a esta política se vio favorecida la nación, especialmente por el plan de vialidad que comunicó a los diferentes estados, y por el plan de edificaciones que elevó a Caracas al rango de verdadera capital dentro del ámbito de América Latina.

ASPECTOS RELEVANTES

  • Surgimiento de un nuevo partido: Liberalismo Amarillo.
  • Gobernaron por casi 30 años.
  • Se decretó la Instrucción Pública, Gratuita y Obligatoria en 1870.
  • Se declaró el Gloria al Bravo Pueblo como Himno Nacional.
  • Establecimiento del matrimonio civil
  • Se estableció el bolívar de plata como unidad monetaria
  • Se destacó un predominio militar y un fuerte descontento social. Según la Constitución vigente de la época, su período culminaba el 20 de febrero de 1892; sin embargo, Andueza planeó una reforma constitucional para prolongar su permanencia en el poder por dos años más.
  • Estuvo dos años al mando del gobierno, durante los cuales liberalizó la prensa y luchó contra el caciquismo.
  • El corto período presidencial de Andrade, de menos de veinte meses, se debe atribuir a la situación general del país en confusión, la amenaza constante del caudillismo, la revolución del «Mocho» Hernández, la del General Ramón Guerra, y otras calamidades desatadas por la naturaleza.

CRISIS DEL LIBERALISMO AMARILLO

La crisis del Liberalismo amarillo se manifiesta con los últimos gobernantes del guzmancismo. Estos son:

  • 1888-1890: Juan Pablo Rojas Paul
  • 1890-1892: Raimundo Andueza Palacios
  • 1892-1898: Joaquín Crespo (por segunda vez porque ya había sido presidente entre 1884 y 1886).
  • 1898-1899: Ignacio Andrade (su periodo debía durar hasta 1902, pero fue derrocado por Cipriano Castro).

La crisis se manifiesta en los siguientes aspectos:

a)      Vicios en el progreso de sucesión de gobernantes: en lugar de respetar la Constitución, cuando estaban al final de sus mandatos, se las ingeniaban para mantenerse en el mando o para que su influencia continuara.

b)      División del Partido Liberal en fragmentos que siguen a determinados líderes, con esto se pierde la unidad de criterios que el gobierno necesitaba para cumplir cabalmente su función.

c)      Resurgimiento del caudillo en los distintos estado de la Federación, desaparece la Paz que había gozado el gobierno de Guzmán.

 d)     La baja del precio del café en el mercado internacional, en efecto al bajar el café los ingresos disminuyen,  ya que Venezuela era para esa época prácticamente un país monoproductor y dependiente.

e)      La política contraproducente de los gobiernos de contraer deudas y compromisos con otros países, se acometían al nuestro a estipulaciones de contratos por plazos que llegaban, incluso hasta los noventa y nueve años. Junto con estos compromisos venia la corrupción por pago de comisiones y recepción directa de retribución por haberse concedido facilidad y buenas ganancias en la contratación al país correspondiente.

 Este panorama dio por resultado la descomposición social y la inestabilidad gubernamental. Hubo desempleo, protestas populares que provocaron represión y como hecho más resaltante, la frecuencia de levantamientos caudillistas por todo el país. El primero fue el de general Cipriano Castro, que puso fin al periodo guzmancista al derrocar al general Ignacio Andrade en 1899.

Estos hechos definieron la crisis del Liberalismo Amarillo con la desaparición de Guzmán Blanco de la escena política y la división y pugnas de poder entre los jefes liberales; dichos acontecimientos sirvieron de preámbulo a la Revolución Liberal Restauradora.

About these ads

19 Respuestas a “Liberalismo Amarillo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s