Regiones agropecuarias

Regiones agropecuarias

Introducción

Las actividades económicas venezolanas se fundamentan en el aprovechamiento de ricos y variados recursos naturales, en especial, los hidrocarburos, complementados con recursos mineros, acuíferos, de suelos, agropecuarios, pesqueros, forestales, de biodiversidad de fauna y flora y turísticos. Ellos son movilizados y transformados por la población activa, aunque ésta labora preferentemente en actividades productivas directas agrícolas y de extracción de recursos naturales, junto a actividades industriales manufactureras.

En la actualidad la actividad económica venezolana se basa principalmente en la explotación del petróleo liviano, mediano, pesado, de bitúmenes y de gas natural, con sus derivados transformados en las refinerías, plantas criogénicas y de orimulsión. Desde mediados del siglo XX Se ha tendido a diversificar las exportaciones de minerales de hierro, carbón, cemento, bauxita y productos no convencionales, como materias petroquímicas, manufacturas metálicas de acero y aluminio y productos agrícolas y pesqueros. Creciente importancia van tomando las actividades turísticas.

La economía nacional y los rasgos físicos del territorio

Recursos agropecuarios

Son los bienes provenientes de la actividad agrícola y pecuaria, mediante el cultivo de los suelos y las actividades pecuarias.

Este tipo de bienes se origina en las llamadas regiones agropecuarias; son extensiones del territorio nacional con los suelos aptos para el cultivo y explotación de ellos en trabajos de siembra y recolección de frutos y cría de ganados.

Las regiones agropecuarias son de alta significación económica para el país, ya que la agricultura y la cría son dos actividades determinantes para el desarrollo de los pueblos, por ser fuentes de alimentación y por proveer materia prima para la actividad industrial.

 

Localización y características de las regiones agropecuarias

o    Conjunto Regional Costas – Montañas

Este conjunto está conformado por las tierras de las altas montañas tanto del Occidente, como del norte del país, con sus depresiones y valles; y las tierras de la faja litoral, incluyendo la parte norte del Zulia y la Península de Paraguaná. Esta región, es el dominio de la agricultura de plantación (café, cacao, caña de azúcar), estos y otros cultivos son posibles gracias a las variedades topográfico-morfológicas, edafológicas y climáticas de la región; con sobresaliente actividad pecuaria en los estados Zulia, Lara y Falcón. Se practica la agricultura migratoria o itinerante, cuya generalización de este tipo de agricultura es una de las características más resaltantes de la región., y es responsable del deterioro ambiental de muchas de sus áreas. La horticultura y la fruticultura de la región perecen especial mención, porque los renglones agrícolas que lo integran son, quizás junto con la caña de azúcar, los que han experimentado mayores avances en cuanto espacio cultivado, técnicas empleadas y producción y productividad obtenida.

La calidad de la ganadería que se practica en la región, especialmente bovina, porcina y aves, es posiblemente su característica más sobresaliente, en virtud de los inmensos beneficios socioeconómicos que aporta la población. Básicamente se trata de una ganadería intensiva, empresarial, mecanizada y tecnificada, que tiene su asiento en haciendas y granjas dotadas adecuadamente, destinadas a la producción de leche y carne (bovino), carne y embutidos (porcino) y carnes y huevos (aves), productos estos muy apetecidos en los mercados consumidores.

o    Conjunto Regional de los Llanos

Es el dominio de la ganadería; donde resaltan además las prácticas agrícolas modernas y empresariales en el sector de los llanos centro occidentales, especialmente el cultivo de arroz y de oleaginosas (ajonjolí).

 Es la zona de los grandes hatos dedicados a la actividad de cría de ganado (Apure, Barinas, Portuguesa, Cojedes…)

La característica más visible y significativa de esta región agropecuaria, es marcado y casi excluyente de la ganadería bovina, para la cual los llanos presentan las condiciones naturales apropiadas a este tipo de ganadería: grandes extensiones bajas y planas, cubiertas de vegetación herbácea y disponibilidad de agua.

Fundamentalmente es una ganadería extensiva, que se ocupa vastas áreas territoriales en donde el ganado pasta libremente sin mayores cuidados o aplicación de técnicas por parte del ganadero. La unidad de explotación agraria de este tipo de ganadería es el hato (latifundio ganadero), caracterizado por la ociosidad de la tierra, es decir la mayor parte de su extensión territorial no se aprovecha en lo absoluto.

En los llanos bajos e inundables durante el periodo lluvioso, es muy común la práctica de la ganadería trashumancia, esta ganadería consiste en el traslado periódico del ganado a las partes más alta durante dicho periodo.; con la finalidad de protegerlos de las inundaciones.

Además de la ganadería, cabe señalar que la agricultura, que ha venido echando raíces en los llanos altos cenrooccidentales (Guárico, Portuguesa, y Barinas). Se trata de una agricultura moderna, mecanizada y tecnificada, resultado de considerables inversiones de capital en el campo, que ha contado con el respaldo financiero y crediticio de los diversos organismos oficiales de la empresa privada. Destacan el ella los cultivos de cereales (arroz, maíz, sorgo) de textiles y oleaginosas (ajonjolí y algodón) y de tabaco.

 

o    Conjunto Regional Guayana y Delta.

Está integrado por las tierras de los Estados Amazonas, Bolívar, y Delta Amacuro.

Estas tierras no son propiamente de producción agropecuaria; son tierras periféricas porque no son de actividad agrícola,  por eso es considerado el conjunto regional de Venezuela más pobre desde el punto de vista agrícola, debido su condición selvática, de relieve abrupto y su abundante lluviosidad. Los suelos que predominan son los afloramientos rocosos, muy poco aptos para la agricultura sin embargo, las vegas de algunos ríos, se utilizan para la actividad agrícola en pequeña escala con fines de subsistencia. Es decir es el dominio de bosques y selvas; con actividad pecuaria de cierta importancia regional,  en la penillanura del norte.

Características de las actividades pecuarias

En las características de las actividades agropecuarias que se practican en las distintas regiones venezolanas, inciden una serie de factores ambientales y sociales. Entre los ambientales pueden señalarse: suelo, relieve, agua, clima; y entre los sociales: capital para las inversiones; tecnologías y técnicas, que hacen posible el avance de la agricultura y de la ganadería.

Áreas ganaderas de Venezuela:

Tomando en consideración el tipo de  ganado que predomina en las de las distintas regiones del país, se pueden establecer las siguientes áreas ganaderas:

  • Área llanera. Región integrada por los estados Apure, Barinas, Portuguesa, Cojedes, Guárico, Anzoátegui y Monagas. El hato constituye la unidad de explotación básica, siendo una zona de ganadería extensiva. Además, se dan procesos de trashumancia originados como consecuencia de la alternancia entre lluvias y sequías. El propósito de la cría de bovinos es, fundamentalmente, la obtención de carne.
  • Área zuliana. Esta región está integrada sólo por el estado Zulia, donde la ganadería bovina tiene las siguientes características: es una ganadería dirigida a la producción de leche (distrito Perijá) y a la producción de carne (distrito Colón); y se utilizan adelantos tecnológicos y se practica el cruce de razas en la búsqueda de una más alta productividad.
  • Área guayanesa. Comprende el estado Bolívar, donde el ganado bovino parece haber sido introducido a comienzos del siglo XVIII por misioneros españoles. En esta zona la vegetación de gramíneas propia de las sabanas guayanesas ha favorecido el libre pastoreo. En cuanto a la distribución espacial actual, ésta indica que los distritos Piar (Upata) y Cedeño (Calcara del Orinoco) son los espacios más importantes dentro del área. El propósito de esta ganadería es la obtención de carne.
  • Área andina. Está constituida por los estados Táchira, Mérida y Trujillo. Esta área carece de tierras llanas abundantes, por lo que la ganadería debe desarrollarse en laderas y en algunas depresiones interiores de los pisos térmicos templado y frío. La ganadería factible para desarrollarse tiene que ser del tipo lechero, para poder alcanzar altos niveles de rentabilidad.
  • Área Lara-Falcón-Yaracuy. Comprende los tres estados; esta región, que presentaba una ganadería tradicional basada en la cría de caprinos y ovinos, como resultado de la introducción de moderna tecnología logró desarrollar una ganadería bovina orientada a la producción de leche. Las zonas más características son los distritos Torres (Carora) y Palavecino (Cabudare), en el estado Lara, y el distrito Federación (Churuguara), en el estado Falcón. Igualmente, es de destacar las importantes áreas de cría en el estado Yaracuy.

Tipos de ganaderías

Ganadería porcina

    La ganadería porcina representaba una actividad extensiva de carácter secundario, pero, en virtud del desarrollo de la industria de los jamones y embutidos, la cría de cerdos se constituyó en una actividad económica de alta rentabilidad, practicada con carácter intensivo y con utilización de moderna tecnología.
La especie “cerdo criollo” fue reemplazada por razas más productivas, como las siguientes: Yorkshire, Landrace, Hempshire, Large-Black, Poland-China Negro y Poland-China Manchado.
Atendiendo a la distribución geográfica de esta ganadería, su localización coincide con las áreas de más alto consumo, es decir, el Distrito Federal y los estados Aragua, Carabobo, Cojedes, Zulia y Miranda.

    La cabaña de porcino se cifra en unos 3,5 millones de ejemplares. La producción alcanza cada vez valores más elevados debido al uso industrial de la carne de cerdo y sus derivados. Así, en 1995 se sacrificaron un total de 2.238.261 cabezas con un valor superior a los 1.700 millones de bolívares, cifras ligeramente superiores a las registradas el año anterior.

Ganaderías caprina y ovina

    La ganadería ovina no tiene, en conjunto, demasiada importancia dentro del sector agrícola animal, aunque se sacrifica como fuente de alimento y proporciona lana para la fabricación de textiles. Su distribución geográfica abarca las áreas semidesérticas de los estados Lara y Falcón y las partes altas de los Andes.
El ganado caprino se desarrolla prácticamente en las mismas zonas que el ovino, a las que hay que añadir ciertas localizaciones en el estado Zulia. Además de para obtención de carne, las pieles de caprino son procesadas en las empresas curtidoras nacionales

El sacrificio de ganado ovino se produce especialmente en los estados Anzoátegui, Sucre, Lara y Aragua, aunque en ninguno de ellos se superan los 6.500 al año. El total de cabezas sacrificadas en 1995 representó un total de 637.476 kilogramos, con un aumento respecto al año anterior del 29%.
Por su parte, los 127.320 canales de ganado caprino totalizaron 1.067.577 kilogramos; el mayor número de cabezas beneficiadas se dio en el estado Lara (62.609), seguido del Distrito Federal (22.483) y del estado Falcón (19.696).

Avicultura

    Esta actividad ha adquirido un gran desarrollo en el país. Los efectos de los reajustes económicos decretados por el Gobierno tuvieron notables efectos en la cesta de la compra del venezolano, como lo demuestra el hecho de la fuerte caída en el beneficio de gallinas y pollos de engorde acaecida durante el año 1994. No obstante, la situación está mejorando en los años posteriores.
En 1995, de los casi 3,7 millones de gallinas sacrificadas, algo más de un millón se realizó en el estado Aragua y casi 800.000 en Monagas. De los 550 millones de pollos de engorde beneficiados el mismo año, 137 millones correspondieron al estado Aragua, 85 millones a Zulia y 76 millones a Miranda. Los datos disponibles de 1996 y 1997 señalan incrementos medios del 6%.

    La producción de huevos de consumo ha experimentado en los últimos años un fuerte incremento que todavía dura hasta la actualidad. Este hecho condujo a la substitución total de las importaciones y al logro del autoabastecimiento. Con los huevos fértiles la situación no es exactamente la misma, ya que la producción se ha mantenido estable, aunque se aprecian leves repuntes.
En el estado Aragua se producen casi 800 millones de huevos para el consumo, del total de los 1.648 millones producidos en todo el país; le siguen en importancia Zulia (142 millones), Carabobo (121 millones), Monagas (112 millones) y Portuguesa (111 millones).

Áreas pesqueras de Venezuela y sus actividades

Venezuela, por la extensión de sus costas y lo numeroso de sus ríos, es un país altamente rendidor en las actividades de pesca, tanto de mar como de río.

Venezuela es el primer país pesquero de toda el área del Caribe, con una producción anual de aproximadamente 500.000 toneladas. La pesca, además, es una actividad generadora de empleo y juega un papel primordial en el abastecimiento de alimentos del país. El producto de las actividades pesqueras surte a los mercados nacionales y atiende los pedidos de los mercados internacionales, sin embargo, el aporte al producto interno bruto es de apenas 0,3%. Esto se debe, principalmente, a que el mayor número de transacciones comerciales se efectúan en aguas territoriales y, por lo tanto, no pueden ser incluidas en las cuentas nacionales. Pero, de manera resaltante, son la fuente permanente de materia prima para la industria de los enlatados que funcionan en el país.

Las principales especies que se capturan en las aguas venezolanas son la sardina (cuya producción supera las 150.000 toneladas anuales), el atún (con más de 80.000 toneladas), el bagre marino, la curbina, el pargo, el carite, el corocoro, la manamana, el jurel, el lebranche, el bocachico y el mero, junto a especies como los camarones, las pepitonas, las langostas, los langostinos y las ostras.

El pescado fresco, el salado y todas las especies de animales de mar, constituyen la provisión para la dicta del Venezolano.

La actividad pesquera en Venezuela se desarrolla en tres zonas:

  • La zona oriental. Se extiende desde Punta Unare (Anzoátegui) hasta los límites con Guyana, incluyendo el delta del Orinoco y el golfo de Paria, es decir tanto la costa del atlántico como la del Caribe. Constituye la zona pesquera más importante del país debido al desarrollo de la plataforma continental en la zona y a la variedad y cantidad de especies que posee (para sardinas, corocoros, pargos, anchoas, camarones, jureles…).

·         La zona occidental. Comprende las costas de los estados Zulia y Falcón: se extiende desde Castilletes, incluye el lago de Maracaibo y llega hasta Chichiriviche, en el estado Falcón. Por su producción, es la segunda zona pesquera en importancia a nivel nacional. Sus productos son variados: lisas, pargos, meros, carites, robalos, curvinas, langostinos, langosta y se destaca por la obtención de camarón.

·         La zona central. Se extiende desde Chichiriviche (Falcón) hasta Punta Unare (Anzoátegui), incluyendo todo el litoral central. Es la tercera en importancia debido al poco desarrollo de la plataforma continental en la zona. Zona con abundancia de pargo, mero, lebranche, almejas, pulpos…

En cuanto a la pesca fluvial (en aguas dulces de ríos, represas, lagos y lagunas), la producción destaca de manera significativa en los estados con ríos de mayor caudal, así como en los que se cuenta con embalses y represas. En la mayoría de los casos se realiza de manera artesanal y destacan especies como la trucha, el bagre de río, la cachama, la palometa y el Caribe.

Tipos de pesca

La pesca en Venezuela puede dividirse en dos grandes tipos:

·         La pesca industrial. Se realiza a gran escala para abastecer al mercado local de conservas enlatadas, así como para la exportación. Posee dos flotas distintas: la de arrastre camaronera, con unas 400 embarcaciones, cuyo objetivo es la pesca de camarones mar adentro; y la flota atunera de altura, que consta de unas 105 embarcaciones que se especializan en el atún aleta amarilla, entre otras especies.

La pesca de arrastre: Es una modalidad de pesca que causa impactos sobre los recursos del fondo marino. Esta técnica, además de generar arrastre de sedimentos y ocasionar daños severos en los arrecifes de coral, afecta un gran número de especies que no son objeto de la pesca y que se encuentran bajo planes de protección, como las tortugas marinas. En otros casos, se capturan especímenes juveniles que luego son desechados por no reunir las condiciones de peso y tamaño ideales para la actividad

  • La pesca artesanal. Se basa en el uso de recursos que protegen la ecología de los mares. Entre ellos se encuentran mallas, redes de cerco, chinchorros, mandingas y tendedores; todos elaborados de manera manual. Esta pesca se realiza de dos formas: la pesca costanera o de bajura, llevada a cabo a través de pequeñas embarcaciones de tipo peñero; y la pesca de pargo-mero o de altura, constituida por embarcaciones más grandes de madera que operan principalmente frente a las costas de Guayana hasta Brasil. La pesca artesanal es la más importante del país, pues su producción representa entre 65% y 75% de la producción nacional, incluyendo la de sardina y la de pepitona, que son dos de los productos más importantes en el mercado de enlatados marinos.

Otras actividades productivas de la especie acuática:

·         La piscicultura: Es una actividad productiva que consiste en la cría de especies acuáticas para su consumo local y nacional. En Venezuela existe un importante programa de piscicultura que se desarrolla principalmente en los estados Apure, Barinas, Mérida, Táchira, Cojedes y Zulia. Estos productores han adaptado el cultivo de peces en lagunas naturales y artificiales, con alta rentabilidad y utilizando alimentos proteicos de bajo costo. Entre las especies que se cultivan están la trucha, el bagre, el coporo, la palometa y los camarones.

·         La ostricultura: Es un subsector importante de la producción pesquera que se encarga del cultivo de ostras, aprovechando su alto índice de fecundidad y su fácil manejo. Éstas pueden liberar en cada puesta más de 100 millones de huevos y ser transportadas vivas a través de largas distancias con sólo mantenerlas frescas.

                                             Áreas forestales

La distribución de las áreas forestales del país esta estrechamente ligada a las características del clima y del relieve. Para cada tipo de clima existe un tipo de vegetación y fauna.

Aproximadamente el 50% del territorio nacional está cubierto de bosques, y el rio Orinoco constituye la línea divisoria entre la parte meridional de Venezuela o dominio de bosques, representada por los estados Bolívar, Amazonas y Delta Amacuro y la parte septentrional del resto del país.

En relación con la distribución de las reservas forestales, vale decir que las mayores áreas productoras de madera no corresponsen con las mayores reservas, es decir por razones de localización y accesibilidad, los estados Barinas, Portuguesa y Zulia son los que concentran mayor producción de madera del país y no la Guayana.

Las especies  forestales más importantes en la producción comercial de madera en Venezuela son: caoba, cedro, roble, carapa, saquisaqui, mijao, samán, apamate, jobo, jabillo, mora, cuajo zapatero de Maracaibo, pardillo, bálsamo, cacho venado, pino, daujen, carta, cascarillo y curarire. Estas especies se hallan distribuidas de acuerdo con sus características en las regiones madereras ya citadas. También son cotizados el eucalipto y el pino Caribe, Estos dos últimos son se desarrollan en plantaciones a gran escala en zonas de Anzoátegui y Monagas.

Además de la madera existen otros productos forestales secundarios de gran importancia económica, ellos son: sarrapia, balatá, caucho, chicle, cortezas de quina, mangle y mora, dividive, cipaiba o cabima, chiquichique, palma de moriche, palma de seje, carapa, etc; se localizan básicamente en la Guayana, en los llanos, en las areas xerófilas y en las costas; su uso es muy variado: perfumería, aromas, gomas, cortezas, tónicos, bálsamos, fibras industriales, aceites, etc.

                     La explotación forestal

La producción del sector forestal apenas representa 0,3% del PIB (producto interno bruto) nacional y 6,0% del PIB agrícola, tomando en consideración sólo la explotación industrial para la fabricación de muebles y sin incluir el uso de subsistencia, como suministro de leña y carbón para la población. Esta realidad contrasta con el inmenso potencial con que cuenta el país para el desarrollo de este sector, estimado en 550.000 km2 de bosques.

En Venezuela, las zonas con mayor potencial forestal se encuentran amparadas bajo la figura de régimen de administración especial como «áreas con fines productivos», por ser fuente importante de madera y agua, así como una reserva significativa de flora y fauna. Entre ellas están:

  • Las reservas forestales. Son grandes extensiones boscosas cuyo principal fuente de recursos es la madera. El aprovechamiento de estas zonas puede realizarse a través de diversas actividades como las plantaciones, la investigación y la caza deportiva (con períodos de veda).

Entre las reservas forestales de Venezuela están: Caparo (Barinas), Caura (Bolívar), Guarapiche (Monagas), Imataca (Bolívar y Delta Amacuro), La Paragua (Bolívar), Río Tocuyo (Lara), San Camilo (Apure), Sipapo (Amazonas), Ticoporo (Barinas) y Turén (Portuguesa).

  • Los lotes boscosos y áreas boscosas. Son zonas con una gran reserva de productos forestales que, más allá de su aprovechamiento, requieren medidas especiales para su uso sustentable y su conservación.

Entre los lotes boscosos venezolanos están Capure (Delta Amacuro), El Dorado-Tumeremo, Fundo Paisolandia y la Altiplanicie de Nuria (Bolívar); en las áreas boscosas destacan El Baúl-Corralito (Cojedes), Las Lajas (Táchira), Nirgua-Aroa (Yaracuy), Río Aricuaisa, Río Tarra, y Río Tucuco (Zulia).

Las razones por las cuales estas zonas son consideradas como ABRAE (Áreas bajo régimen de administración especial) obedecen, principalmente, a la fragilidad ecológica de estos ambientes y a la necesidad de protegerlas de un uso indiscriminado. Sin embargo, la ausencia de políticas efectivas para el control de las concesiones forestales otorgadas por el Estado venezolano ha llevado al deterioro acelerado de importantes áreas como la selva de San Camilo, la selva de Ticoporo, Imataca y los bosques de Turén.

El país dispone actualmente de, aproximadamente, 30.000.000 de hectáreas de sabanas con potencial forestal, de las cuales sólo han sido desarrolladas 500.000 al sur de Monagas y Anzoátegui. El área forestal con mayor planificación y control se encuentra en los bosques de Uverito (Monagas), desarrollada con miras a la obtención de pulpa de papel y materia prima para la producción de paneles aglomerados.

La explotación de los recursos forestales del país ha originado un sólido desarrollo de actividad industrial y comercial del sector, del cual podríamos citar como ejemplos la industria del mueble, de la construcción y naviera. En la actualidad varias corporaciones internacionales realizan importantes inversiones en la zona.

2 Respuestas a “Regiones agropecuarias

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s